Gracias por continuar

Farmacias al pie del cañón

  • Los farmacéuticos se han convertido en uno de los grupos profesionales más expuestos en esta pandemia. Las 330 farmacias de la provincia fomentan con su trabajo su compromiso

Farmacias al pie del cañón Farmacias al pie del cañón

Farmacias al pie del cañón / D.A. (Almería)

La crisis del Coronavirus nos dejará en la retina muchas imágenes difíciles de olvidar. Si echamos la vista atrás y nos vamos al comienzo nos acordaremos de las grabaciones televisivas donde podíamos ver las puertas de las farmacias con carteles de: “No hay mascarillas”. En España, al igual que en muchos otros países, intentamos hacer acopio de mascarillas e hidrogeles pero solo unos pocos los consiguieron. La demanda subió en pocos días y la oferta no fue suficiente. Las autoridades nos hacían llamamientos a la tranquilidad y nos decían una y otra vez que las mascarillas no eran necesarias.

Algunas farmacias de Almería se desplazan a los domicilios para llevar medicinas

Transcurridos ya más de 2 meses desde esas primeras escenas, la situación ha cambiado y ahora las autoridades nos alertan de la necesidad de utilizar las mascarillas. En el centro de toda esta confusión se encuentra el colectivo de los farmacéuticos. Unos profesionales que se han visto afectados por la crisis y que han tenido que adaptarse rápidamente a la nueva situación porque son un servicio esencial para la sociedad. La provincia de Almería cuenta con 330 farmacias y alrededor de 1.000 farmacéuticos colegiados. María del Mar Garrido y Francisco Jesús García son dos de estos profesionales que están viviendo esta crisis desde dos puntos diferentes de la provincia, María del Mar Garrido es propietaria de la Farmacia Presidente en Almería ciudad y Francisco Jesús García trabaja en su farmacia en Rágol.

Desde 2013 Rágol cuenta con farmacia. Hasta allí se desplazó Francisco Jesús García que considera a los poco más de 300 habitantes del pueblo su familia. “Estoy muy contento aquí, conozco a todos los habitantes de Rágol y se hace una atención muy personalizada. La crisis ha traído una reorganización sanitaria en el pueblo, ahora no hay médico, así que para urgencias pequeñas las personas se desplazan a la farmacia”.

Este gremio de profesionales ha tenido que adaptarse al tratarse de un servicio esencial

La atención en la farmacia se ha tenido que adaptar a esta nueva etapa. Se extreman las medidas de limpieza, el contacto es mínimo y se facilita la entrada al local de manera individual. La mayoría de los pacientes-clientes, como los llama este farmacéutico, son personas entre 58 y 73años. En el colegio de la localidad solo hay 6 niños. “Somos una gran familia, incluso el alcalde, Miguel Rodríguez, se encargó personalmente de desinfectar las calles y fachadas del pueblo”. Al ser una farmacia VEC (Viabilidad Económica Comprometida) se instaló de forma gratuita por la empresa almeriense Distecalum una mampara con el objetivo de evitar posibles contagios. Unas separaciones que hemos empezado a encontrar en otros muchos lugares como los supermercados.

En la farmacia Presidente de Almería la crisis ha provocado también cambios, por ejemplo en los horarios laborales de las 4 trabajadoras. María del Mar Garrido comenta que ¨nos hemos adaptado a las nuevas circunstancias y no hemos tenido problemas. Ha habido entendimiento y sentido común. Con los niños en casa hemos tenido que organizar de manera diferente nuestros horarios de trabajo”.

Los almerienses también hemos cambiado nuestras visitas a las farmacias. “Ahora se compra lo imprescindible, han bajado mucho las ventas de productos de parafarmacia. Al principio de la crisis se notó un aumento de la demanda de paracetamol y termómetros sobre todo pero estas compras se han estabilizado”, comenta esta farmacéutica.

Farmacia Farmacia

Farmacia / D.A. (Almería)

Ella se desplaza también a ciertos domicilios para llevar medicamentos a personas enfermas que no pueden acudir a comprarlos y destaca como en circunstancias críticas como las actuales sale a flote la calidad humana y la solidaridad de las personas “nos dan las gracias por el servicio que hacemos. Todos colaboramos para superar esta crisis. Hemos tenido gestos estupendos. Uno de ellos fue el de la empresa Infopres, nos regaló 4 mascarillas especiales para poder atender al público y evitar el contagio”.

Las farmacias seguirán acompañándonos y ayudándonos a superar este virus, “todos trabajamos para conseguir volver a la normalidad y en mi caso poder ver de nuevo a mi madre y abrazarla”, concluye con tristeza María del Mar Garrido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios