Almería

FeSP-UGT defiende el Técnico en Integración Social

Desde hace varios años, se están posibilitando las contrataciones a través de empresas privadas para atender al alumnado con necesidades educativas especiales. La Delegación Territorial de Educación de la Junta se ve obligada a dar cobertura a este alumnado ante la negativa de Función Pública de contratar mediante la bolsa vigente de la categoría de Técnico en Integración Social (antiguos Monitores de Educación Especial) perteneciente al VI Convenio del Personal Laboral de la Junta e integrados en dicha bolsa desde el último concurso de méritos en el año 2008, también quedando congelada la oferta de empleo público de 2009 con 40 plazas más en la categoría.

Tras la finalización del periodo de matriculación en centros públicos el año pasado, la Consejería de Educación vio la necesidad de dotar a los centros educativos con 487 puestos de trabajo a través de empresas privadas. Sólo este año la necesidad de dichas plazas asciende a 900 en toda Andalucía que están privatizadas y en la provincia de Almería actualmente hay 97 puestos privatizados. El trabajo a desempeñar en estos puestos no coincide exactamente con las funciones de la categoría profesional del Técnico en Integración Social perteneciente al personal laboral de la Junta de Andalucía, con la diferencia de que a las personas contratadas por esta empresa no se les exige la titulación específica para realizar estas funciones.

Desde UGT han rechazado la oferta de empleo público 2018 por considerarla "ridículamente insuficiente para erradicar la temporalidad de nuestros centros y exigimos una oferta con plazas suficientes, en la cual sólo han ofertado 10 plazas de esta categoría". Por todo ello, desde FESP UGT Almería "exigimos a la Junta que estas plazas privatizadas reviertan en empleo público, respetando el proceso de igualdad de oportunidades, mérito y capacidad que exige el VI Convenio del Personal Laboral".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios