Almería

Francisco Flores toma el relevo de Céspedes al frente del Ayuntamiento

  • El nuevo alcalde ha anunciado que, aunque el camino es de continuidad, "la nueva configuración del equipo de gobierno cambiará la forma de gestionar"

Francisco Flores es desde el pasado 19 de junio el nuevo alcalde de Felix, en virtud del pacto político alcanzado tras las elecciones municipales del 7 de junio entre PSOE y PAL. Durante los dos primeros años ha estado al frente del Consistorio el socialista Francisco Céspedes que dio el relevo en un pleno de continuidad a quien hasta ese momento había ejercido como concejal de Urbanismo.

Flores ha explicado que aunque el camino que ahora se inicia es de continuidad, "la nueva configuración del equipo de gobierno cambiará la forma de gestionar. Me he marcado como objetivo escuchar a todos los vecinos y tratar de atender todas las demandas que me planteen, aunque también tengo muy claro que si bien es mi obligación escuchar a todos, es mi deber que ellos sepan en cada momento cuáles son mis planteamientos y prioridades. En este sentido, iré siempre de frente y no me voy a comprometer a llevar a cabo actuaciones que no tenga intención de ejecutar. Sé, que el cambio ha abierto muchas expectativas que no estoy dispuesto a defraudar".

De esta manera, la concejalía de Urbanismo y Medio Ambiente recae ahora en Francisco Céspedes; la de Servicios Sociales y del Mayor, en Carmen Morales Ibáñez y la de Juventud, Deportes y ahora también de Turismo, en Julia Carmona Ibáñez.

"Mi idea es dinamizar e impulsar el sector turístico en Felix, no sólo para que se conozcan las bondades de esta localidad sino porque a través de él también se pueden crear puestos de trabajo y afianzar a la población y evitar uno de los graves problemas de los municipios del interior", explica Flores. Con este objetivo, el alcalde se reunirá próximamente con la delegada de Obras Públicas para abordar la cesión de la caseta de Peones Camineros, ubicada a 3 kilómetros del centro urbano, en la zona conocida como La Menea "para convertirla en un centro de Interpretación del Paisaje. Además, hay un proyecto de camping con puntos de obra fijos que se puede enfocar al sector extranjero que quiera pasar largas temporadas de vacaciones en invierno. Otro proyecto que queremos impulsar desde el PAL es la rehabilitación del castillo árabe con vistas a hacer un museo etnográfico que recoja enseres agrícolas y domésticos para dar a conocer cómo se vivía en el pueblo".

Dos son, sin embargo, los escollos con los que tendrá que lidiar el edil municipalista. Uno es el PGOU. "Tenemos ya la aprobación inicial y está pendiente del informe sectorial de Medio Ambiente y la Agencia Andaluz del Agua. El retraso que estamos sufriendo en su aprobación nos está impidiendo iniciar la construcción de 5 VPO que tenemos proyectadas a través de la Empresa de Vivienda de la Diputación y a nivel privado también se encuentran paradas algunas promociones, entre ellas, una que afecta a un discapacitado que está pendiente de esta obra para poder ir a una vivienda de planta baja y poder así abandonar la 2ª planta que ahora ocupa y que le genera importantes incomodidades".

El segundo tiene que ver con la oposición. "Hasta ahora está siendo nefasta. Lo único que hemos conocido del PP de Felix es que está dispuesto a pactar con quien sea y a costa de lo que sea, -lo ha intentado con varios miembros del equipo de gobierno aunque no ha podido porque el peso de la responsabilidad y la estabilidad está por encima de cualquier bravuconada-, para gobernar y se ha planteado como único objetivo impedir que el PAL gobierne llegando incluso a la obsesión enfermiza. A mi me hubiera gustado escuchar propuestas que beneficien el interés general, pero su oposición se ha basado en el clientelismo político y el amiguismo. En este tiempo se ha dedicado a decir a cada cual lo que quería oir sin preocuparse en analizar si eso era viable o no para el Ayuntamiento. Por poner un ejemplo votó en contra de la modificación de las tarifas del agua por tramos a pesar de la gran injusticia que suponía que algunos vecinos estuvieran gastando grandes cantidades de agua de abastecimiento para uso agrícola por sólo 20 euros mientras que pensionistas del centro del pueblo debían pagar 36 euros por un uso doméstico de la misma, con lo que esto suponía de trato discriminatorio y antisocial además de un despilfarro sin sentido".

Tan sólo han transcurrido dos semanas pero para Flores han sido "muy intensas", ya que en este tiempo se han puesto en marcha o están finalizando los trámites de numerosas obras cuya ejecución comenzarán a verse en los próximos días. Entre ellas destaca el tanatorio, cuyo proyecto entra en su última fase. Esta obra, que concluirá en este mes de julio, se está llevando a cabo a través de los Planes Provinciales de la Diputación de varios años. En total, se han invertido más de 100.000 euros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios