Almería

La Iglesia 'excomulga' a las palomas

  • El Consistorio ha instalado un sistema de desplazamiento en el perímetro del tejado de San Miguel ·El nuevo mecanismo, con un nulo impacto visual, traslada a estas aves hasta una ubicación más natural

Las palomas ya no pueden volar a sus anchas por la Iglesia de San Miguel en Pulpí y es que desde el Consistorio se ha instalado un sistema de desplazamiento para evitar los excrementos y la suciedad que estas aves provocaban.

En concreto la voz de alarma la dio el párroco de la Iglesia de San Miguel, Antonio Flores, al Consistorio que le trasladó las reiteradas quejas y protestas, tanto de los feligreses que acuden a los servicios religiosos, como de los muchos vecinos que transitan o visitan esta céntrica zona del municipio y que se ven agredidos por los excrementos de estos animales.

La Concejala de Sanidad del Ayuntamiento de Pulpí, Fina García, detalló que en concreto se ha instalado un sistema de desplazamiento de palomas, que se ha ubicado en el perímetro del tejado de la citada Iglesia ante las quejas de numerosos vecinos que acuden a la Glorieta o transitan por ella.

Se trata de un sistema de nulo impacto visual, pero que traslada a las palomas hasta una ubicación más natural y adecuada en la que no puedan agredir al entorno ni a las personas que lo habitan.

Este sistema se basa en la colocación de una tira de PVC en la cornisa, tira atornillada, sobre la cual se han colocado unos filamentos metálicos que impiden el acercamiento de las palomas al filo y que estas depositen sus excrementos sobre los vecinos o en el mobiliario público.

Según detalló la edil del área el sistema se ha elegido por las garantías que ofrece y es que el fin al que se utiliza está garantizado ya que se encuentra en otros edificios municipales, incluso hay vecinos que los tienen en sus propias viviendas o negocios instalados y el éxito ha sido inmediato.

En cuanto al coste hay que destacar que se trata de una mínima inversión ya que han sido 700 euros en materiales los que han sido necesarios para sufragar este sistema de los que 100 se han dedicado a tornillería. El personal encargado de llevar acabo la actuación forma parte de los servicios operativos del Consistorio.

Han sido necesarios un total de 100 metros de cornisa en los que se han instalado este sistema que desde su colocación "está consiguiendo su finalidad ya que no se observan excrementos de palomas ni en el suelo ni en los bancos", matizó García.

Así con un sistema mucho más sencillo de los que se puede pensar se ha conseguido acabar con el problema que los feligreses y vecinos habían trasladado y con la imagen de suciedad que transmite, y del deterioro del mobiliario urbano, pero sobre todo, "el peligro sanitario que conlleva para los vecinos esta situación insalubre con riesgo de transmisión de enfermedades que fue lo que nos llevó a tomar esta medida", detalló la edil de Sanidad.

Aunque en Pulpí se ha optado por un sistema sencillo hay muchas empresas que se dedican a instalar sistemas más modernos para alejar las palomas y proteger de este modo el Patrimonio Histórico, instalando por ejemplo sistemas electrostático para el mencionado fin. Y es que hay muchos problemas que surgen cuando la población de palomas comienza a ser importantey se producen acumulaciones o plagas. Hay incluso caos en los que se pueden producir enfermedades, dependiendo de las condiciones higiénicas y medioambientales como la histoplasmosis, aunque no representan con el higiene adecuado no suponen riesgo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios