Almería

Las Lomas vuelve otra vez a 'crujir'

  • Por tercera vez en los últimos meses este cerro situado junto al casco urbano ha vuelto a registrar desprendimientos Hay tres familias desalojadas Las últimas lluvias, las culpables

El cerro de Las Lomas se ha convertido para el Ayuntamiento de Zurgena en su principal quebradero de cabeza, y por ende, en un pozo sin fondo de recursos económicos. Hace unos días volvían a producirse nuevos desprendimientos -y ya van tres veces- lo que ha obligado al Consistorio a instar a tres familias y a dos comercios colindantes a desalojar. "Hemos tendido nuestra mano con los afectados como no podría ser de otra manera y estamos trabajando para acabar, de una vez por todas, con este problema", explica con tono preocupado el alcalde de la localidad, Francisco José Ramos.

El regidor explica que las fuertes lluvias registradas estas últimas semanas han provocado nuevas fisuras en el monte en puntos en los que la empresa que ejecutaba las obras de rehabilitación aún no había finalizado los trabajos. "Este jueves pasado vinieron los técnicos a supervisar la obra y nos comentaron que en la parte alta de la colina había que retirar una berma pero como estaba lloviendo era imposible acceder al terreno. Al final, esta zona terminó cediendo y por esta razón hemos procedido al desalojo", señala.

Hay que recordar que a finales del mes de marzo, las diez familias que tuvieron que ser desalojadas tras el segundo desprendimiento -el primero tuvo lugar en noviembre- volvieron a sus casas. La tranquilidad les ha durado un escaso mes. Y por lo que se vislumbra, tardará tiempo en volver porque como afirma el alcalde zurgenero "la zona es muy propensa a este tipo de corrimientos ya que la morfología del cerro es arcillosa".

Un mal augurio para los vecinos que viven en esta zona del municipio y que vuelven a sufrir ahora desalojos, aunque en menor medida que en las otras dos ocasiones.

El alcalde afirma que los trabajos se retomarán en los próximos días "en cuanto se seque el terreno". Preguntado por si es posible que se produzcan nuevos corrimientos, la respuesta es dubitativa. "No sabemos lo que sucederá, lo que si tenemos claro es que vamos a acabar con las obras y blindar el cerro para intentar impedirlo", espeta.

Ahora toca seguir echando cuentas y frenar cuanto antes la sangría a las arcas municipales. Por ahora, los dos corrimientos de tierra le han costado al Consistorio más de 350.000 euros. El Ayuntamiento intentará que parte de ese dinero lo reintegre el Gobierno Central tras la petición que se va a formular a la Dirección General de la Protección Civil .

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios