Almería

La Guardia Civil pone a punto las habilidades de sus monitores en Benahadux

  • La Benemérita realiza un simulacro de detención, con la captura del conductor de un coche robado que se resiste

  • Posteriormente, en las galerías de tiro, se han llevado a cabo ejercicios con y sin munición

La Guardia Civil pone a punto las habilidades de sus monitores en Benahadux La Guardia Civil pone a punto las habilidades de sus monitores en Benahadux

La Guardia Civil pone a punto las habilidades de sus monitores en Benahadux

Seguridad Ciudadana, Servicio Marítimo, Seprona, Policía Judicial, Agrupación de Tráfico... La Guardia Civil cuenta con diversos grupos y unidades prestando servicio en prácticamente todos los ámbitos que afectan a la seguridad ciudadana, en tierra y mar. Por su trabajo, los hombres y mujeres del Instituto Armado deben estar preparados para cualquier eventualidad o situación que se pueda producir situándolos en una situación de peligro. Por ello, es fundamental que actualicen sus capacidades y protocolos, actualizándose de forma continua.

Así, la Benemérita cuenta con monitores que se encargan de esta tarea. Unos profesionales que también tienen que ponerse a punto. A lo largo de esta semana se está llevando a cabo desde la Comandancia de la Guardia Civil de Almería el proceso de formación de los monitores del Sistema de Intervención Operativa para el año 2019. En concreto, este viernes se han llevado a cabo diversos ejercicios en el campo de tiro de ACTOA en Benahadux, que han podido ser presenciados por los medios, entre ellos Diario de Almería.

Una de estas prácticas, relatada a los periodistas por el guardia de Seguridad Ciudadana Nicolás González, ha consistido en el simulacro de la intervención que llevaría a cabo una patrulla de dos agentes que se encontrase con un vehículo que conste como robado. Tal y como ha explicado González, una vez confirmado con la matrícula que el automóvil ha sido sustraído, la patrulla pondrá en marcha las sirenas y comenzará a indicar por megafonía que debe estacionar en un lugar adecuado y seguro en la vía.

Agentes durante una de las rondas de tiro Agentes durante una de las rondas de tiro

Agentes durante una de las rondas de tiro

En este caso, se parte de un supuesto en el que el presunto ladrón circula sólo en el turismo. Una vez ha parado, un primer agente comprueba si el maletero está abierto y ocupará entonces la parte delantera del vehículo para proporcionar seguridad a su compañero, que soportará el “peso” de esta intervención. Si el conductor, como en este supuesto, se resiste, se le aplicarán técnicas de control cuerpo a cuerpo, controlando que no esté armado, se le cacheará y será esposado.

Acto seguido será levantado en dos tiempos y se concluirá el cacheo de sus piernas, si no ha sido posible hacerlo antes, y será conducido al coche patrulla. Ante una posible agresión o resistencia mayor por parte de éste, se podrán aplicar diferentes medidas y utilizar las defensas extensibles o, en el peor de los casos, las armas a su disposición.Cuando el detenido tiene un acompañante, si éste intenta huir la prioridad será garantizar el arresto del primero, nunca dividir la patrulla. “Los monitores decimos que dos son uno y que uno es nada”, han sostenido. Más tarde, los medios han podido acceder a las galerías de tiro.

En la primera de las visitadas, el cabo primero Francisco Fernández Rivera ha dirigido un ejercicio sin munición, en el que los guardias participantes tenían que repetir una serie de movimientos a golpe de silbato, “interiorizando”así los movimientos que tendrían que realizar a la hora de sacar el arma reglamentaria y apuntar con ella. Una repetición que hará que estos sean prácticamente automáticos cuando llegue una intervención real.

En la siguiente, los periodistas han podido asistir a pruebas de tiro y puntería reales. De nuevo, la preparación para poder utilizar el arma en casos extremos es fundamental. Y el buen hacer de estos agentes así lo demuestra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios