Almería

Mabel abandona Cs en plena negociación del presupuesto

  • La concejal no aguanta más el "aislamiento" en su Grupo

  • Ciudadanos le pide el acta y le abre expediente

De nuevo otra jornada de sobresaltos en el Ayuntamiento de Almería. El sensible equilibrio de fuerzas políticas ha vuelto a cambiar, después de que la concejal Mabel Hernández haya decidido, por segunda vez, abandonar el Grupo Municipal de Ciudadanos sin renunciar a su acta, debido al "aislamiento" que asegura haber estado sufriendo por parte de sus compañeros, Miguel Cazorla y Rafael Burgos, desde el inicio de la legislatura. Hernández deja la formación naranja en plena negociación del presupuesto entre el Partido Popular y Cs.

Las malas relaciones entre los miembros del grupo municipal naranja eran evidentes. Especialmente en los actos públicos y sesiones plenarias, donde la tensión era visible. De hecho, Hernández no acudía la pasada semana al último debate. Y no ha aguantado más. Sabiendo de la previsión del alcalde de convocar un Pleno extraordinario para este próximo viernes, la edil presentó el escrito formal al Ayuntamiento comunicando su decisión de dejar de pertenecer a la formación naranja y ostentar la condición de concejal no adscrita, que ayer rezaba ya en el orden del día plenario de solo dos puntos.

Los motivos de su marcha los explicaba Hernández a través de un comunicado de prensa. Son los mismos que los del pasado año, si bien suma la "inoperancia" de su partido a la hora de reconducir unas malas relaciones por una mayoría amplia conocidas.

"El pasado 17 de julio de 2017 volví al Grupo Municipal de Ciudadanos, después de que me asegurara mi partido que la situación que venía sufriendo desde principio de legislatura iba a ser reconducida. Desde esa fecha, la situación no ha mejorado, sino que, por el contrario, ha ido empeorando progresivamente", detalla la edil, quien también describe su relación con Cazorla y Burgos. "El aislamiento, falta de información y comunicación por parte de mis compañeros del grupo municipal han sido una constante en el día a día, que me impiden desarrollar mi trabajo en el Ayuntamiento como corresponde. Llegado a este extremo, y ante la pasividad y completa inoperatividad de mi partido en este asunto, me veo abocada, una vez más y de forma definitiva, a tomar la decisión de dejar de pertenecer al Grupo Municipal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Almería y pasar a la condición de concejal no adscrita hasta final de legislatura, para así poder cumplir con mis funciones de concejala al servicio de los almerienses", declara.

Hernández se enfrenta ahora una situación complicada. Como concejal no adscrita permanecerá durante los seis meses que restan para las elecciones municipales en tierra de nadie, mientras Ciudadanos le ha exigido ya el acta de concejal. Un gesto que devolvería a Cazorla el mango de la sartén en unos presupuestos clave, ya que el PP podría aprobar las cuentas municipales de 2019 sin problema alguno solo sumando el respaldo de Hernández.

En un escueto comunicado, Ciudadanos le invita a "cumplir con la carta ética que firmó para ser edil bajo las siglas de la formación naranja". Cs considera que debe respetar la voluntad de la ciudadanía expresada en las urnas el pasado 24 de mayo de 2015 y la Comisión de Régimen Disciplinario del partido ha abierto un expediente a Mabel Hernández.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios