Almería

Mesón gitanoTerminado... O casi

  • La edificación a los pies de la Alcazaba concluye tres años después, aunque las visitas al yacimiento andalusí han de esperar a la musealización

  • Abrirá en primavera

1. El alcalde y la concejala de Fomento en la planta superior del Mesón Gitano, desde donde se puede apreciar el barrio andalusí. 2. El arquitecto Ramón de Torres explica el diseño interior de llamativos colores. 1. El alcalde y la concejala de Fomento en la planta superior del Mesón Gitano, desde donde se puede apreciar el barrio andalusí. 2. El arquitecto Ramón de Torres explica el diseño interior de llamativos colores.

1. El alcalde y la concejala de Fomento en la planta superior del Mesón Gitano, desde donde se puede apreciar el barrio andalusí. 2. El arquitecto Ramón de Torres explica el diseño interior de llamativos colores.

Rodeado de polémicas, denuncias y otros avatares, pero también del grato descubrimiento del barrio andalusí del siglo XII, las obras de construcción del nuevo edificio del Mesón Gitano han acabado. Lo hacen por fin y tras haber agotado sus plazos de ejecución e incrementado el gasto a siete millones de euros, sin contar con la musealización que deja pendiente otros 400.000 euros a invertir y la fecha de inauguración para la primavera del próximo año.

Con un plazo de ejecución de 16 meses, la edificación del Mesón Gitano debía haber estado totalmente concluida en 2015, dentro de los proyectos subvencionados por la Unión Europea bajo el paraguas del Plan Urban. Son varias las razones del retraso y de las modificaciones del proyecto, con los consiguientes incrementos de coste -la fase que ahora concluye es la adaptación interior del inmueble-, si bien la más notaria es justo la que le ha dado valor añadido al controvertido edificio levantado a los pies de la Alcazaba. Es el yacimiento arqueológico que ahora abraza el Mesón Gitano y que ayer el alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco, junto al arquitecto Ramón de Torres y la concejala de Fomento, Ana Martínez Labella, recorrió, escenificando la esperada conclusión de las obras.

El retorno de piezas halladas en las catas depende de un acuerdo con la Cultura

Reconociendo el "esfuerzo" realizado y los "muchos recursos económicos" invertidos, el regidor se mostró satisfecho con el resultado de esta iniciativa, sobre todo porque su ánimo es la de convertirse en un atractivo turístico y cultura que complemente las visitas a la Alcazaba. "Son miles y miles los visitantes que van a venir", atraídos por ese barrio andalusí cuyas peculiaridades hacen singular a este yacimiento con respecto a los descubiertos en otras provincias. En los más de 100.000 metros cuadrados que fueron excavados se encontró un completo poblado compuesto por más de una veintena de viviendas de los siglos XII y XIII, en un estado de conservación magnífico, pero sobre todo porque son las primeras viviendas descubiertas de esta época con cuevas. "Los visitantes podrán conocer el origen de la ciudad, su relación con el mar y el puerto, cómo era la vida cotidiana en aquel entonces...", una temática -explica el regidor- "inédita en toda España y con todos los condicionantes para convertirse en un museo de primer nivel".

El diseño interior del edificio se ha adaptado a esta nueva mina turística con la inclusión de cristaleras que dejan a la vista las casas, sus zonas comunes, calles y adarves. Es, en concreto, en la última planta donde el futuro visitante podrá recrearse de este espacio, una vez que, de igual manera, sea recreado. Es la última fase que queda pendiente para la apertura de puertas. El proyecto de musealización, a adjudicar en un plazo aproximado a diez días, ha de ofrecer una envoltura, con sus 400.000 euros, que preste una lectura interesante de los restos arqueológicos. Se emplearán para ello medios virtuales, maquetas y otros elementos, que la edil de Fomento prefirió no desvelar todavía, así como las propias piezas halladas durante las excavaciones. Aparecieron centenares y las más de 600 cajas fueron entregadas a Cultura. El retorno de algunas de ellas dependerá del cierre de un acuerdo entre el Ayuntamiento y la Junta. Los responsables municipales lo abordarán pronto, entendiendo que el Mesón Gitano, como centro de interpretación, no tiene por qué entrar en conflicto con la Alcazaba ni con el Museo Arqueológico sino, como expresó, el alcalde "servir de complemento".

El edificio, además de centro de interpretación, ha sido ideado para servir de sede a colectivos sociales que necesiten de un espacio para el desarrollo de actividades culturales, como exposiciones o conciertos. Cuenta para ello el Mesón Gitano, con una superficie total construida de 573 metros cuadrados, con salas polivalentes . Además, albergará escuelas taller de formación, cuyo alumnado podría estar implicado en las tareas de mantenimiento.

Con dos plantas, la inferior dispone de una sala de usos múltiples, una de exposiciones y un centro de recepción de visitantes, con aforo para 112 personas. Y una primera planta abierta a los restos arqueológicos para su análisis e interpretación.

En el edificio se ha integrado un ascensor que facilite el acceso público al nivel de las cuevas existentes que conforman la denominada explanada del Mesón Gitano. El ascensor dispone de un acceso independiente, que permite su uso sin interferir en el normal funcionamiento del edificio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios