TRADICIÓN

Miles de hogueras iluminan las playas en la noche más corta

  • Todo el litoral, de Pulpí a Adra, celebró la noche de San Juan hasta altas horas de la madrugada

  • En Almería, 10 minutos de fuegos artificiales llenaron el cielo de color

Una de las hogueras de San Juan Una de las hogueras de San Juan

Una de las hogueras de San Juan / J. Alonso

Dicen que la de San Juan es la noche más corta del año, aunque para muchos se hace larguísima, pues retrasan la llegada del sueño hasta que el sol deja ver sus primeros rayos. Cuentan que es un día mágico, en el que  se rinde culto al astro rey, que alcanza su plenitud en este solsticio de verano. Hablan de que los deseos se cumplen entorno al fuego purificador de las hogueras que, como cada año, han llegado todo el litoral almeriense, desde Adra a Pulpí. De lo que no cabe duda es de que la de ayer es una de las noches más esperadas por los almerienses, como quedó claro por las miles de personas que llenaron las playas.

Como en la canción del gallego Xoel López, todo ocurrió “a la sombra del verano, a la luz de las hogueras, en una playa incendiada, la noche de San Juan”. Amigos, familias o compañeros de trabajo se reunieron para disfrutar de una barbacoa con pescado, carne o verduras, unos bocadillos o cualquier táper de cualquier cosa preparada en casa. En la capital, desde primera hora de la tarde la playa de El Zapillo vio llegar a centenares de personas buscando el mejor sitio, a pie de mar, para darse el tradicional chapuzón de media noche a la luz de las estrellas y de los fuegos artificiales.

Como es tradición, se lanzaron desde el Espigón de la Térmica en torno a la medianoche. Durante diez minutos el cielo se iluminó de colores con los castillos de fuegos y los efectos aéreos, para los que se utilizaron 45 kilos de pólvora y casi 200 kilos de material explosivo en bruto, además de 1.000 efectos pirotécnicos.

Coincidiendo con el espectáculo sobre el cielo, en la arena, casi a la vez se encendieron centenares de hogueras, para cumplir con las diferentes tradiciones rituales de la noche. La primera, aunque no todos se atrevieron, saltar sobre la hoguera, hasta una decena de veces. Otra, darse un refrescante baño (al menos los pies) y pedir un deseo con la esperanza de que se cumpla.Y como San Juan da mucho de sí en cuanto a ritos, no faltaron quienes lanzaron al fuego purificador sus deseos por escrito o incluso los apuntes del instituto o la universidad (ojalá no necesiten hacer una copia como las notas no sean las esperadas).

Luego, y hasta la mañana, muchos prosiguieron la fiesta en la arena o en el aparcamiento de El Palmeral, donde el Ayuntamiento de Almería instaló una zona de zona de atracciones y restauración, con más de 40 establecimientos entre los que había camas elásticas, castillo hinchable, casetas de juegos, heladerías, gofres, puestos de algodón de azúcar y chucherías y también otros puestos de restauración, vino o mojitos, además de bisutería y complementos. Una auténtica feria que casi todos pudieron disfrutar sin remordimientos de conciencia pues este lunes es festivo en la capital de la provincia.

Para que la noche transcurriera con total normalidad, los módulos de Salvamento de las playas estuvieron atendidos por socorristas desde las siete de la tarde hasta las 2 de la madrugada. Además, el Plan de Emergencias desplegó a alrededor de setenta efectivos, entre agentes de Policía Local, Bomberos y Protección Civil, que vigilaron el normal desarrollo de las hogueras y el resto de actividades. A ellos hay que sumar los agentes de Policía Nacional, Guardia Civil del Mar y la Capitanía Marítima.

Finalmente, los últimos que acaban esta jornada festiva son el personal de limpieza. Desde la medianoche trabajaron dos equipos de recogida de papeleras y a partir de las seis de la mañana se inició la limpieza de las playas, de modo que a las 10:30 horas de hoy estaba previsto poder garantizar la limpieza de la zona de baño en toda la costa, y para las 11:30 horas, el resto de playa y paseos marítimos. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios