Almería

El OEA pide un giro político que acabe con la "débil capacidad productiva"

  • El Observatorio admite que las políticas desplegadas por el PSOE no han funcionado, pero tampoco ve alternativas en la oposición

Directivos del Observatorio Económico de Andalucía (OEA), con Francisco Ferraro en el centro, ayer, en Sevilla. Directivos del Observatorio Económico de Andalucía (OEA), con Francisco Ferraro en el centro, ayer, en Sevilla.

Directivos del Observatorio Económico de Andalucía (OEA), con Francisco Ferraro en el centro, ayer, en Sevilla. / Víctor Rodríguez

Andalucía necesita un cambio de política económica. Y aumentar su capacidad productiva como principal mejora. Ésos son los mensajes que el Observatorio Económico de Andalucía (OEA) lanzó ayer al hacer sus propuestas a la clase política regional de cara a las elecciones autonómicas del 2-D.

El presidente del Observatorio Económico de Andalucía, Francisco Ferraro, defendió la necesidad de que se oiga la voz de la sociedad civil para enriquecer el debate público, colectivo y político y aún más en un momento electoral como el que vive ahora la comunidad. Por ello, la asociación independiente, que basa sus reflexiones y propuestas en el análisis económico, ha elaborado un documento para "llamar la atención de los responsables políticos en particular y de las sociedad andaluza en general sobre la necesidad de que el debate electoral se centre en el problema fundamental que Andalucía: la débil capacidad productiva de la región para generar empleo y rentas suficientes para sostener de forma solvente las necesidades de los andaluces, reducir la tasa de desempleo, sostener el Estado de Bienestar y mirar al futuro con confianza", explicó Ferraro en la presentación del texto, que llegó a calificar de "manifiesto", a los medios de comunicación.

Ferraro señala la baja calidad institucional de Andalucía como un lastre para progresarDesde 2005, la región ha perdido 4,8 puntos de PIB por habitante, alertan los economistas

Ferraro explicó que el OEA demanda que "el debate electoral debería centrarse en propuestas para una nueva orientación de la política económica regional, que debería tener por norte el desarrollo de los factores de crecimiento y la eficiencia en todas sus políticas". Y señaló que ese enfoque "exige partir de una evaluación de las políticas que vienen aplicándose en muchos casos desde hace décadas; es decir, un análisis profesional e independiente de sus resultados, de su eficiencia y eficacia, lo que, junto a la consideración de la experiencia internacional, permita formular nuevas políticas, para definir tanto los grandes objetivos como las medidas, instrumentos y agentes".

Preguntado por si propugnan un cambio político en el Gobierno de Andalucía, Ferraro y el resto de directivos del OEA se cuidaron mucho de poner siglas a sus propuestas porque lo que piden es un giro a las políticas, independientemente de quién las ejecute. Sí admitió que las políticas desarrolladas en 40 años de autonomía y preautonomía, siempre bajo gobiernos del PSOE "no han funcionado", pero alertó de que tampoco el OEA encuentra entre los partidos que concurren y no gobiernan propuestas coincidentes con las suyas para hacer viable ese cambio de política económica.

La elaboración de este documento parte de la constatación de que la economía andaluza, que ya partía de una posición retrasada respecto al conjunto de España y de la UE, en el periodo de democracia y de desarrollo autonómico "no ha logrado mejorar su posición relativa". Es más, la preocupación es mayor, relató Ferraro, porque ha empeorado no sólo en periodos de crisis, lo que es habitual, "sino que también en la fase de recuperación sigue divergiendo, aunque sea lentamente". "Desde 2005 hemos perdido 4,8 puntos de PIB por habitante", alertó el también consejero editorial de Grupo Joly, hasta situarnos en el 73,9% de la media española.

El OEA detalla en el documento las que considera que son las principales limitaciones de Andalucía para conseguir un adecuado progreso económico. Entre ellas destacó en primer lugar el capital humano, porque aunque "haya aumentado el número de egresados en todos los niveles de formación, tanto los años promedio de formación como los niveles formativos de Andalucía son los más bajos de España", enfatizó Ferraro antes de recordar que la región es la "última en el informe PISA".

Sobre la inversión productiva, el OEA ve una "reducida capitalización de la economía andaluza respecto a su peso demográfico".

El mercado de trabajo sigue mostrando un elevado nivel de paro en Andalucía, lo que para el OEA es ya "un hecho estructural". Ferraro destacó la "paradoja" de que con una población del 18% de la española, solo represente el 10,1% de la emigración española al extranjero en el periodo comprendido entre 2008 y 2017.

También encuentra limitaciones en el tejido empresarial, porque Andalucía es la comunidad autónoma con menor densidad empresarial de España (6,05 empresas por cada 100 habitantes, frente a 7,15 en el conjunto nacional). Y aunque Andalucía tenga una estructura productiva muy diversificada, hay "mayor peso relativo en actividades intensivas en recursos naturales y empleo de modesta cualificación, mientras que las actividades intensivas en tecnología y conocimiento" tienen mucha menos relevancia.

Señaló también como restricción el marco institucional, con especial incidencia en que hay cada vez "más evidencias de que la calidad institucional es determinante del progreso" y el OEA alerta de que "Andalucía se encuentra en una posición menos favorable para el progreso y la actividad económica" con motivo de la "calidad de su Gobierno regional".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios