Sucesos

Oleada de violaciones en la capital, ya son tres en lo que va de año

  • El autor de la perpetrada en Año Nuevo sigue sin ser detenido

  • Prisión para los dos agresores de una joven de 21 años y libertad para el de su ex

Calle Antonio Gala, dónde tuvo lugar la primera agresión de este año. Calle Antonio Gala, dónde tuvo lugar la primera agresión de este año.

Calle Antonio Gala, dónde tuvo lugar la primera agresión de este año. / EFE

Tres casos conocidos de presuntas violaciones en la capital almeriense en lo que va de año. Ese es el negativo saldo que arroja el mes de enero. Por el momento han sido detenidas tres personas por estos hechos, dos de las cuales han ingresado en prisión y otra ha quedado en libertad con cargos. Sin embargo, el presunto autor del primer asalto sigue sin ser apresado y la información de este caso sigue siendo nula por parte de fuentes oficiales de la Comisaría de Almería.

Precisamente, éste caso sorprendió a medio país. El día de Año Nuevo una joven de 20 años recibió una brutal paliza y sufrió un intento de violación. Un caso que comenzó con lo que parecía ser una alerta por atraco. Eso es lo que un testigo indicó sobre las 08:44 horas del 1 de enero al 112 de Andalucía. Según han trasladado fuentes cercanas a la familia a este periódico, la joven habría indicado a la Policía Nacional que su agresor tiene entre 20 y 30 años. En su relato a los agentes responsables de la investigación ha señalado que fue abordada en el portal de su edificio por un hombre “bien vestido” que tras darle un golpe la habría introducido en el inmueble.

Una vez allí, la víctima le habría manifestado que le daba todo el dinero que llevaba pero la respuesta de éste habría sido clara: No quería sus pertenencias, sino violarla. La estudiante intentó defenderse con un spray, que su asaltante habría logrado arrebatarle, y acto seguido habría comenzado una desigual lucha en la que el varón le habría quitado la ropa para agredirla sexualmente, quedando en cierto momento inconsciente la chica.

Según las fuentes consultadas por Diario de Almería, el agresor habría emprendido la huida por los alrededores de los jardines de Alcaldía, en el antiguo preventorio. Dado que en esa dirección se encuentran instaladas cámaras de seguridad en varios edificios, la descripción proporcionada por el testigo y los datos que haya podido facilitar sobre el prófugo la víctima, son de vital importancia para cotejar este retrato robot con las grabaciones de dichos dispositivos.

Pero aún se sigue sin novedad. Las últimas informaciones oficiales trasladaron que se había descartado al testigo como sospechoso y que el personal sanitario comunicó a la Policía Nacional que presentaba golpes por todo el cuerpo y la cara, así como que sí que podría haber sido objeto de una agresión sexual, aún pendiente de confirmar por el informe forense.

El segundo caso se produjo 18 días después. En esta ocasión, la víctima, de 29 años, denunció que sobre las 21:30 horas del día 19 de enero su expareja, de la que se encuentra en trámites de separación desde hace unas semanas, llegó con los hijos menores de edad que ambos tienen en común a su domicilio de la capital almeriense. Tras acostar a los niños, encontrándose ya dormidos éstos, el hombre se dirigió al salón, dónde se encontraba la víctima, y presuntamente la empujó “fuertemente” a un sillón y tras sujetarla por las muñecas, la penetró a la fuerza pese a su resistencia.

El presunto agresor abandonó el lugar después de que su hija se despertase por el ruido y apareciese en el salón, dirigiéndose a su vivienda, ubicada en un municipio de la comarca almeriense del Bajo Andarax. Tras esto, la víctima alertó a su hermano de lo ocurrido y éste dio traslado a la Policía Nacional, que se personó en el hogar de la agredida y posteriormente se trasladó hasta el domicilio del hombre, deteniéndolo.

El Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Almería dejó en libertad con cargos a este hombre de 29 años, que se encuentra investigado como presunto autor de un delito de agresión sexual, si bien el juez le ha prohibido aproximarse a menos de 500 metros a la víctima y ha dictado una orden de protección respecto a la mujer. No existían denuncias previas por malos tratos en más de una década de matrimonio de la pareja, y el ahora detenido no tiene antecedentes de ningún tipo.

El último caso ha tenido lugar esta misma semana. La víctima, una joven de 21 años, acudió a refugiarse a un establecimiento ubicado entre la avenida de la Estación y la calle Artés e Arcos tras la presunta agresión. Allí fue encontrada por la Policía Local. En esta ocasión, el Juzgado de Instrucción número 6 de Almería decretó este jueves el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza de C.A.M.G. y J.H.R.M., dos hombres de 29 y 37 años, detenidos por la Policía Nacional como presuntos autores de la violación. Ambos se encuentran investigados por un delito contra la libertad sexual y cuentan con un importante número de antecedentes.

Los presuntos hechos por los que han sido arrestados comenzaron poco antes de las dos de la mañana del pasado 20 de enero. Fue entonces cuando la víctima quedó con su exnovio para ir a un pub ubicado en el barrio de Nueva Andalucía de la capital almeriense. Allí permanecieron unas dos horas a solas hasta que llegó J.H.R.M., al que la joven conocía por ser amigo de un hermano.

De esta forma, se entabló una conversación entre los tres, sumándose otra mujer y un amigo de ésta. En cierto momento, según este relato, J.H.R.M. fue en búsqueda de C.A.M.G., también amigo del hermano de la víctima. Así hasta que poco antes de las cinco de la mañana, cuando iba a cerrar el pub, la chica y el resto del grupo salieron del pub. Según ha apuntado en el Juzgado la presunta víctima, preguntó entonces a su hermano si podía ir a casa con unos amigos, cosa que finalmente no hizo al encontrarse ya durmiendo los que se encontraban en su domicilio.

Esto hizo que la otra mujer propusiera la posibilidad de ir a su casa. Tras esto, la denunciante, la otra chica, el amigo de ésta y los ahora detenidos se montaron en un coche y de camino a la vivienda compraron cerveza. Ya en su destino, pasadas las cinco de la mañana, los cinco se fueron a la habitación de la residente del domicilio, dónde estuvieron bebiendo y escuchando música. Sin embargo, en un momento dado la víctima se habría quedado a solas con C.A.M.G. y J.H.R.M., al salir del dormitorio la otra mujer junto a su amigo. Fue entonces cuando, según su testimonio, tuvo lugar la supuesta agresión sexual.

Según las fuentes consultadas, la otra mujer entró una primera vez en el dormitorio mientras tenían lugar la supuesta violación para pedir que dejaran de hacer ruido, sin darse cuenta en ese momento de lo que ocurría, y en una segunda vez que accedió a la habitación sacó a la víctima.

La joven presuntamente agredida llamó a su expareja para que la recogiese, cosa que éste hizo, y cuando iban en el coche, el hombre insistió en avisar al hermano de la víctima sobre lo que había ocurrido, lo que provocó que la mujer se bajase del automóvil y accediese a una tienda ubicada entre la calle Artés de Arcos y la avenida de la Estación de Almería.

Una vez allí, una trabajadora del establecimiento alertó a la Policía Local al ver el estado en el que se encontraba la joven, que fue trasladada a la Comisaría de Almería por los agentes que acudieron para socorrerla, y donde se registró la denuncia. Los presuntos autores fueron detenidos el 22 de enero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios