Abrucena

Ponen la primera piedra de la nueva casa convento de Abrucena

  • El acto tuvo lugar este pasado viernes en el que estuvo presente el Obispo de Almería, Adolfo González Montes

Comentarios 1

El alcalde de Abrucena, Juan Manuel Salmerón,  y el Obispo de Almería, monseñor Adolfo González Montes, realizaron el pasado viernes día 4 de noviembre la colocación de la primera piedra de la nueva casa convento de las Hermanas Dominicas Rurales de Abrucena, que la congregación está construyendo en esta localidad almeriense.

La jornada comenzó a las 10 horas con una visita del Obispo de Almería, junto al alcalde de la localidad, al cementerio de Abrucena y a la ermita de San José, donde monseñor Adolfo González dijo una misa por los difuntos.

Posteriormente, se realizó el acto de colocación de la primera piedra del nuevo edificio, en la que también participó el arquitecto almeriense redactor del proyecto Antonio Góngora. Numerosos vecinos de la localidad asistieron a este importante momento. Junto a la primera piedra se guardó una carta del Obispo dirigido a la congregación, un periódico comarcal y provincial, y monedas de España y Ecuador.

La jornada continuó con una visita al colegio Antonio Relaño de la población. Tras estos actos, el Obispo de Almería fue recibido en la Casa Consistorial por la corporación municipal, donde se trataron temas como las obras que el Ayuntamiento ha realizado en la iglesia del municipio y en la ermita de San José. A la finalización de la reunión, monseñor Adolfo González firmó el libro de honor del Ayuntamiento y junto al alcalde de Abrucena se trasladó al centro de la Tercera Edad, donde finalizó la jornada con la degustación de un vino de bienvenida.

El convento de las Hermanas Dominicas Rurales de Abrucena, casa fundadora de esta congregación se encontraba en condiciones deterioradas, motivo por el cual se decidió su demolición y la construcción de unas nuevas instalaciones. El nuevo edificio constará de dos plantas.

Mientras duran las obras, que se han adjudicado a Consabru,  empresa de Abrucena, las monjas que habitaban el convento se han trasladado a la población de Serón y a Ecuador, de donde se espera que regresen tras la finalización de las mismas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios