Almería

Los Príncipes visitan Exodus

  • Han pasado dos noches en un hotel con encanto de Agua Amarga tras visitar Níjar y Mojácar Tabernas es el último rincón que pisaron para ver el rodaje de la película de Ridley Scott

Comentarios 2

Los Príncipes de Asturias visitaron ayer en Tabernas los escenarios del rodaje de The Book of Exodus, la superproducción internacional sobre la historia bíblica de Moisés, dirigida por el británico Ridley Scott y protagonizada por Christian Bale, ganador de un Óscar por The Fighter. Don Felipe, Doña Letizia, junto con las infantas las Infantas Leonor y Sofía, y varios amigos que les han acompañado durante todo el puente festivo por los distintos parajes de la costa almeriense, acudieron al Paraje del Búho, uno de los lugares donde Scott graba parte de la película. Así lo confirmaron testigos y participantes que ayer trabajaban en la grabación.

Los Príncipes llegaron a Tabernas poco antes del mediodía, después de recorrer distintos puntos del término municipal de Níjar (Agua Amarga, Níjar y Las Negras) y Mojácar. Su estancia en la provincia, sorprendente e inesperada para los vecinos de los municipios que quisieron conocer de primera mano, es de carácter privado y apenas iban acompañados por dos escoltas que "pasaban muy desapercibidos", tal y como relatan los que tuvieron la oportunidad de verlos e incluso fotografiarse con ellos. La primera parada al sur de España fue a la ciudad de Granada y antes de caer la noche, su vehículo particular llegaba a tierras del Parque Natural de Cabo de Gata, donde se alojaron durante dos noches en un hotel con encanto.

La visita a la provincia coincide además de con la festividad de Todos los Santos, con la celebración del octavo cumpleaños de la Infanta Leonor, y con el décimo aniversario de la presentación en sociedad de Doña Letizia como prometida del heredero de la corona.

Un día después de su aparición en la villa de Níjar y en Mojácar, donde se dieron un baño de multitudes, los vecinos no hablaban de otra cosa. La emoción aún estaba latente y muchos se lamentaban de no haber podido verlos a pesar de que lo intentaron. Es el caso de Joaquín Hernández, que supo de la noticia a última hora de la noche del sábado y ayer recorrió una y otra vez la barriada de Agua Amarga sin éxito. "He ido hasta el hotel donde supuestamente se han alojado y ni rastro, tampoco en el pueblo..., yo creo que ya se han ido", aseguraba a este periódico mientras compraba el pan en la única tienda del lugar y donde muchos aseguran haber visto a los Príncipes esa misma mañana comprando croissants.

Los periódicos estaba agotados desde primera hora de la mañana. Las fotografías corrían como la pólvora en las redes sociales. Y los más mayores hacían su vida como un domingo normal, sin alterar sus quehaceres por la presencia de los miembros de la Casa Real. Francisca Capel, de 80 años, aseguraba que por Agua Amarga ha pasado "mucha gente importante pero en la mayoría de las ocasiones ni siquiera nos enteramos". Aún recuerda el revuelo que despertó la visita en Semana Santa de los Príncipes de Holanda y de Suecia, así como las vacaciones de ministros, actores, cantantes y famosos.

Como ya publicó ayer Diario de Almería, Felipe y Letizia, junto a sus dos hijas, realizaron una ruta por la villa de Níjar, donde visitaron los monumentos más emblemáticos y las tiendas de artesanía más tradicionales, como es el comercio de Isabel Montoya. "Cuando los vi entrar en la tienda ni me lo creía. Me quedé helada. Entraron y estuvieron mirando todos los productos que tengo. Se interesaron por el funcionamiento del telar y compraron dos jarapas pequeñas de cinco euros cada una. También les llamó mucho la atención el pan de higo, que compró una amiga que iba con ellos. Y lo que más me sorprendió es la normalidad con la que hablaban y lo cercanos que se mostraron", explicó Isabel Montoya, la vecina de Níjar y dueña de un comercio de artesanía del casco histórico, que también les acompañó hasta el interior de la iglesia de Santa María donde contemplaron la recién restaurada imagen de la virgen de la Inmaculada y los antiquísimos frescos que se han descubierto en la pared del templo. Durante su estancia en Níjar aprovecharon para tomar café en el bar El Pipa.

En Mojácar, tras recorrer las calles más típicas del lugar entre una multitud de curiosos, eligieron el restaurante La Taberna para cenar. "Si no tiene inconveniente, me gustaría ver el interior del local". A Concepción Fuentes no le llamó especialmente la atención que aquél hombre quisiera ver su establecimiento por dentro, es uno de los bares restaurantes más visitados de Mojácar pueblo y que a sus tapas y platos suma el estar ubicado justo en el antiguo arco árabe que hacía de entrada a la localidad en la época musulmana. El hombre, al salir, reservó una mesa para ocho personas. Concepción, encargada del restaurante, tomó nota de la mesa a nombre de Javier. Ya con la anochecida, a eso de las 20:30 horas, hicieron su entrada en La Taberna.

A Concepción Fuentes le costó creer que allí estuviera el Príncipe Felipe, la Princesa Letizia y las Infantas. "Pidieron un trato normal, que avisara a los ocupantes de las mesas contiguas que no pidieran fotos. Tras mirar la carta, la principesca familia tomó verduras y especialidades de la casa, fueron muy amables y correctos", subraya Concepción, al tiempo que asegura que "una de las cosas que pidieron es que les permitiera cenar tranquilamente sin que nadie les molestara, que no comentara nada hasta que se marcharan, y así lo hice". El Príncipe, por lo que Concepción pudo observar, se mostraba muy familiar con sus hijas, "niñas muy sencillas y educadas, pero muy normales". A Concepción le llamó la atención la estatura de Don Felipe y "la amabilidad y corrección" con la que se comportaron, "no son nada estirados". Y pagaron las consumiciones. "Si, les cobré", asegura la dueña del restaurante, quien explicó que "hay quien me ha dicho que no debí de cobrarles, pero ellos pidieron un trato normal y dentro de la normalidad entra el pagar". A ojo de buen cubero calcula que la cuenta fue de unos 200 euros. La voz se corrió por el pueblo, la gente se agolpó en la puerta de La Taberna y a la salida de los Príncipes les pidieron fotos que ellos se dejaron hacer.

La Familia Real abandonó Almería en avión ayer por la tarde en clase turista. Cogieron un vuelo desde el aeropuerto de Almería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios