Tribunales

Rebajan de seis años a cuatro años y siete meses de cárcel la pena de un condenado por descargar 105 fardos de cannabis

  • El TSJA considera que era un "mero peón" encargado de trasladar la droga desde una embarcación hasta un camión

Sede del TSJA en Granada

Sede del TSJA en Granada

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha reducido de seis años de cárcel a cuatros años y siete meses de prisión la pena impuesta por la Audiencia Provincial de Almería a un hombre que el año pasado participó en la descarga de más de cien fardos de cannabis en la provincia almeriense.

La sentencia del alto tribunal andaluz estima parcialmente el recurso de apelación del joven y emprendedor abogado Maikel Franco Navarro contra el fallo original, que declaró probado que el acusado se trasladó el 13 de abril de 2020 a la playa de Punta Entinas-Sabina, en el término municipal de El Ejido.

Lo hizo con junto a otras personas no identificadas y con conocimiento de que llegaba una embarcación que transportaba un gran número de fardos de resina de cannabis, con la intención de recepcionarlo e introducirlo en el país.

Así, sobre las 23:17 horas de dicho día, esta semirrígida con tres motores y de “gran potencia” alcanzó la costa, momento en el que el hombre comenzó a realizar la descarga de 105 fardos para introducirlos en un camión.

Fue sorprendido mientras realizaba esta tarea por agentes de la Guardia Civil, que intervinieron la droga. Dicha sustancia arrojó un peso de 3.045,157 kilos y una pureza que oscilaba entre el 17,91% a 48,77%, con un valor en el marcado ilícito al por mayor de 5.113.829,00 euros.

Por ello, el acusado fue condenado a seis años de prisión por un delito contra la salud pública, por el que también se le impuso una multa de 15 millones de euros y otra de 10 millones de euros.

Sin embargo, ahora el TSJA revoca en parte la sentencia y sustituye la pena de prisión por la de cuatro años y siete meses tras el recurso del abogado del condenado al considerar que era desproporcionada en relación a los hechos y a la intervención del acusado en los mismos, apuntando que tuvo un “carácter secundario”.

El TSJA afirma precisamente que según resulta de la prueba practicada, “no consta que la intervención del hoy recurrente vaya más allá de la actuación como mero peón encargado junto a otros de la descarga de los fardos desde la embarcación que los trajo y la ubicación de los mismos en el camión llegado al lugar para su transporte”.

“Ello ha de conducir a una moderación al individualizar la pena privativa de libertad (…) La menor relevancia atribuible a la intervención del acusado como mero descargador desaconseja mantener la pena de seis años (…) y, así, lleva a atemperarla hacia el margen menor, estimándose justo imponerla en la extensión de cuatro años y siete meses de prisión”, precisan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios