Almería

Tromba de agua sobre Almería

  • Tormenta. Las fuertes lluvias tuvieron su mayor incidencia en la rambla de la Chanca. La virulencia sorprendió a los conductores de los vehículos que a esa hora circulaban por la zona

Tromba de agua sobre Almería Tromba de agua sobre Almería

Tromba de agua sobre Almería

Algo más de tres horas duró la tromba de agua que descargó sobre la capital el 2 de abril de 1970 cuyos efectos provocaron las salidas de las ramblas de la Chanca, Belén y Barranco Crespi y como funesta consecuencia murieron trágicamente siete personas después de que los vehículos en que viajaban fueran arrastrados por la fuerza del agua hasta el mar. Las fuertes lluvias tuvieron su mayor incidencia en la rambla de la Chanca. La virulencia de la tormenta sorprendió a los conductores de los vehículos que a esa hora circulaban por la zona. Varios coches y sus ocupantes fueron arrastrados por las torrenciales aguas hasta el mar. En uno de estos vehículos viajaban seis personas, fallecieron todos ellos ahogados.

Un ciudadano jordano, Mihad Ali de 34 años, que intentó cruzar con su coche en el cruce de la rambla de la Chanca y el parque, pereció ahogado al arrastrar las aguas el turismo hasta el mar. Otros cuatro vehículos fueron arrastrados por la fuerte crecida sepultados en el mar a la altura del desaparecido club de Mar. Una hormigonera frenó en seco otro turismo francés arrastrado por la corriente. Según testigos presenciales de aquel día, hubo suerte porque pudieron ser bastantes más los vehículos estacionados en la avenida del Mar que arrastrados por el agua cayeran al mar,.Muchos se estrellaron o se empotraron frente a las fachadas de las casas

Afectó a las comunicaciones eléctricas y Almería se quedó sin emisiones de televisión

La desgracia se cebó en el taxista Cándido Herrera Fuertes de 45 años de edad y los ocupantes del vehículo Francisco Narváez Jurado de 81 años y su esposa Obdulia Bellver, vecinos de la colonia San Félix, cuando taxi en que viajaban fue arrastrado en el momento en que el conductor intentó cruzar la rambla a al altura de la actual avenida del Mar y no percatarse de la cantidad y la fuerza del agua que bajaba torrencialmente por la avenida.

Los cadáveres de Juan Ibáñez del Rey de 54 años y Encarnación Madolell Hernández de 56 años y del joven Francisco Serrano Madolell de 15 años fueron rescatados del mar por los bomberos y personal de la Junta de Obras del Puerto. veinticuatro horas después que se produjera la tragedia al ser arrastrado por la lluvia el vehículo en el que viajaban..

Así mismo un matrimonio y su hija de tres años fueron felizmente rescatados cuando se encontraban en una complicada situación y el agua subía de nivel. Dos adolescentes que circulaban con una bicicleta fueron derribados por los efectos de la tormenta teniendo que refugiarse encaramándose a un camión de reparto que se había quedado cruzado en mitad de la avenida del Mar. El volumen de agua que llevaba la rambla iba acompañado de miles de piedras, bloques de cemento y hormigón provocando un ruido ensordecedor. Los vecinos de la zona que veían como el agua empezaba a anegar sus casas no tuvieron mas remedio que subirse a los terrados...

La tormenta empezó a descargar sobre las diez y media de la mañana y se mantuvo con fuerza hasta un poco antes de la una de la tarde, Las consecuencias de la tromba de agua pudo ser incluso mayor si no se hubiese actuado con rapidez para evacuar a vecinos y demoler viviendas, una serie de casas no habitadas, que resultaron dañadas por otra riada de menor intensidad ocurrida en el mes de enero de ese mismo año.

En el barrio de la Fuentecica las aguas llegaron a alcanzar en algunas zonas más de metro y medio de altura.

Allí una casa se derrumbó y tuvo que ser rescatado de entre los escombros Francisco Guirado García de 66 años al quedar sepultado y sin poder moverse. Una situación critica que de haberse demorado su res cate habria tenido trágicas consecuencias. La extinta Policía Armada, tuvo que intervenir para socorrer a varias personas que efectuaban practicas de conducir en las autoescuelas de conducir de la rambla de Belén y que se salvaron al ponerse a salvo trepando a los árboles.

Otra vivienda de la calle Molinos del barrio Alto se derrumbó y sus inquilinos fueron salvados por una patrulla de la Guardia Civil. También sufrieron daños un numeroso grupo de viviendas situadas frente a la antigua barraquilla de Pescadería como consecuencia de la salida del barranco Crespi. Toneladas de piedras y cascotes se acumularon en la carretera de Málaga impidiendo el trafico rodado por lo que la comunicación hacia Aguadulce se interrumpió durante bastantes horas.

La salida de la rambla de Belén arrastró el teatro portátil "Las Vegas" de la empresa Gómez Cabeza cuya estrella estelar era la cantante Carmen Morell. Las perdidas se evaluaron en unos dos millones de pesetas. Se perdieron vestuarios, equipos de sonido y mobiliario que quedaron flotando sobre las aguas de la dársena del puerto. El teatro no estaba asegurado y llevaba 45 empleados.

La rambla se desbordó y la tromba de agua caída causó numerosos desperfectos en distintas barriadas de la capital principalmente en Los Molinos, la Vega, Pescadería, La Fuentecica, Quemadero y La Cañada de San Urbano. En la zona de La Parra la fuerte tormenta causó numerosos daños y la carretera de acceso al Palmer quedó prácticamente destrozada.

La tromba afectó a las comunicaciones eléctricas y durante veinticuatro horas Almería se quedó sin emisiones de televisión por una avería en el poste repetidor a causa de la lluvia. Los habitantes de las cuevas de La Chanca fueron desalojados y acogidos en centros municipales. No hay que olvidar que hace treinta años las infraestructuras en estas barriadas de la capital eran escasas y los servicios públicos muy deficientes. Lo barrios más humildes fueron tristemente los más perjudicados por los efectos de la tormenta y las labores de reconstrucción se prolongaron durante bastantes meses pese al esfuerzo de las autoridades municipales en reparar lo antes posible las múltiples deficiencias originadas por la tromba de agua. Hasta la fecha, afortunadamente no han vuelto a producirse riadas de tanta intensidad en la capital ni de consecuencias tan nefastas aunque sí en la provincia. Fueron las inundaciones de 1.973 durante los días 18 y 19 de octubre a causa de la gota fría que dejaron un trágico balance de catorce personas muertas victimas de las torrenciales lluvias. En conjunto los municipios que sufrieron en mayor o menor medidas los efectos de la tromba de agua fueron Berja, Laujar, Fondón, Zurgena, Albox, Macael, Huércal Overa, Cuevas del Almanzora, Oria, Vélez Rubio, Cantoria y Vera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios