Almería

Urbanismo aborda la protección de los edificios religiosos de Almería capital

  • Prepara una nueva ampliación del Catálogo de Bienes Protegidos, exclusiva para los templos, entre los que se encuentran la Iglesia de San Roque, de Pescadería, y la de San Antonio de Padua, de Ciudad Jardín 

Iglesia de San Roque

La Iglesia de Las Salinas de Cabo de Gata, pese a ser un icono por su verticalidad y privilegiada situación de Almería, ha permanecido hasta hace no mucho sin la protección de sus valores arquitectónicos e históricos al no estar incluida en el Catálogo de Bienes Protegidos del Ayuntamiento de Almería. Lo hizo el pasado año junto a la Ermita de Torregarcía, pero aún quedan edificios religiosos, de importancia indiscutible, que no gozan de este manto protector, que impide reformas sin contemplaciones y a antojo de la propiedad, o incluso el derribo. La Gerencia de Urbanismo prepara una nueva ampliación del Catálogo, que está dedicada exclusivamente a los lugares de culto de la ciudad que cumplen con la consideración patrimonial debida.

El Ayuntamiento ha efectuado ya dos ampliaciones del Catálogo de Bienes Protegidos, con sendas incorporaciones de 21 y 30 inmuebles con valor arquitectónico e histórico, cuya tramitación concluía en 2020 y el pasado mes de abril, lo que ha abierto otra nueva etapa. Según ha avanzado la concejal de Urbanismo e Infraestructuras, Ana Martlos técnicos municipales están ya trabajando en otra relación de inmuebles a proteger, esta vez, todos ellos, con el denominador común de ser templos.

En esta, como describe Martínez Labella, “tercera entrega”, figuran iglesias tan relevantes como la de San Roque, en el barrio de Pescadería, o la de San Antonio de Padua, en la plaza de España de Ciudad Jardín.

Son dos de los edificios que la edil ha dejado a deslizar a la prensa de esa relación que, cuando esté completa, será dada a conocer a la opinión pública y con la que el Consistorio continúa los pasos de revisión del Catálogo de Bienes Protegidos iniciado en 2017, después de la alarma suscitada por la Casa de Los Góngora.

Ha corrido lo suyo el reloj debido a que el primer informe emitido por la Junta de Andalucía, a través de Cultura, durante la pasada legislatura, supeditó la inclusión de los citados primeros 20 inmuebles a la protección de un listado de 300 que desde el departamento andaluz se hizo llegar al Consistorio. Se decidió entonces ir por “tandas” hasta alcanzar la cifra indicada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios