Expulsión de la parlamentaria almeriense

VOX apaga la Luz

  • La formación de Santiago Abascal contrataca y pide el acta de diputada tras la denuncia de acoso laboral. La Ejecutiva Nacional esgrime su “falta de compromiso”. El portavoz del grupo descalifica su comportamiento y calidad humana después de conocer que se marchaba del partido 

VOX apaga la Luz y expulsa a la parlamentaria almeriense VOX apaga la Luz y expulsa a la parlamentaria almeriense

VOX apaga la Luz y expulsa a la parlamentaria almeriense

Decía Sun Tzu, en El arte de la guerra, que la mejor defensa es un buen ataque y así lo entendió ayer el portavoz de Vox en Andalucía, Alejandro Hernández, a la hora de valorar las severas críticas con las que un día antes anunciaba su marcha del grupo parlamentario Luz Belinda Rodríguez a través de las páginas de Diario de Almería. La almeriense cargó duramente contra la situación de acoso que viene padeciendo en el trabajo desde mediados del pasado año e hizo público que el martes hizo las maletas y recogió todas sus pertenencias del despacho para pasar al grupo de no adscritos.

Y ayer recibió una respuesta contundente del partido, repleta de ataques personales, tanto de la dirección regional como del Comité Ejecutivo Nacional. Pero, sin duda, el más incisivo fue el portavoz con declaraciones en las que menospreció el trabajo de Luz Belinda Rodríguez cuando era portavoz adjunta y también el desempeño de su escaño en el grupo de Vox en el Parlamento de Andalucía.

Alejandro Hernández, portavoz de Vox en el Parlamento Alejandro Hernández, portavoz de Vox en el Parlamento

Alejandro Hernández, portavoz de Vox en el Parlamento

Lejos de apaciguar las hostilidades, Hernández señaló que “se ha ido un segundo antes de que fuera expulsada”, al estar inmersa en un procedimiento en el Comité de Garantías por una “serie de razones” que no llegó a desgranar, si bien repitió que no supone una pérdida importante para la formación liderada por Santiago Abascal. Una hostilidad casi instintiva la del portavoz que olvida por completo el papel que ha desempeñado Luz Belinda en la estructura provincial de Vox en Almería siendo la coordinadora y artífice del partido en Roquetas y la cabeza de lista provincial en las elecciones que cambiaron su historia.

Alejandro Hernández fue uno de los precursores a mediados del pasado año, junto a Manuel Gavira y Rodrigo Alonso, de un relevo en la portavocía adjunta por el que empezó el calvario de la diputada almeriense. De ahí que ayer valoraba abiertamente en declaraciones a Canal Sur que “ni cualitativamente aportaba un trabajo importante y cuantitativamente tampoco era una persona que destacara por su entrega, por su trabajo y por su dedicación al grupo parlamentario”. Y llegó incluso a declarar, evidenciando la antipatía irreflexiva que siente hacia su compañera de partido, que “si a eso le añadimos que su calidad humana dejaba mucho que desear, no lo contemplamos como una pérdida importante”.

Vox la acusa de “medrar” y de “comportamientos anómalos”, además de absentismo profesional en el Parlamento

En este sentido, desgranó que es una situación enquistada, que venía larvada desde hace tiempo, y repitió que la marcha de Luz Belinda Rodríguez no va a alterar en ningún caso ni las mayorías ni los equilibrios parlamentarios. Vox se queda con doce menos uno en el antiguo hospital de las Cinco Llagas, si bien esta controversia también debilita la organización provincial con un serio desgaste a la gestora que encabeza Rodrigo Alonso, precisamente el que la relevó en la portavocía adjunta del grupo parlamentario, y al feudo roquetero, sin olvidar que ayer mismo se conocía que el concejal Rafael Ruda de Vícar, amigo de la parlamentaria, también anuncia su salida de Vox por la decepción y descontento con el rumbo de la organización en Andalucía. En la provincia sería la enésima crisis de la formación después del cese de dos concejales de Roquetas, la rebelión del portavoz en El Ejido que se intentó quedar con el acta de diputado provincial frente a la decisión estatal o la candidatura fallida del conocido como coronel Denuncias en la capital.

Horas más tarde de conocerse el ataque del portavoz regional, la dirección nacional de Vox no quiso bajar el listó y acusó a Luz Belinda Rodríguez en una nota de usar las instituciones públicas “para su medro personal”. Llegan a plantear un “comportamiento anómalo” por el que habría sido advertida en los últimos meses que desemboca en la expulsión de ayer. El Comité Ejecutivo de Vox, presidido por Abascal, tomó la decisión el pasado día 16 de enero de solicitar la dimisión de la parlamentaria almeriense para que su acta de diputada pasara al siguiente candidato dándole de margen para la devolución de su credencial político hasta la una del mediodía de ayer martes. Vox advierte de que no está dispuesto a admitir que sus cargos electos hagan “un uso de las instituciones para su medro personal” y llega a cuestionar el compromiso de Luz con los votantes almerienses, una versión que contrasta con la de la diputada que señaló que fruto de su acoso laboral no podía ejercer sus responsabilidades ni trabajar para lo que había sido elegida.

El concejal de Vox de Vícar Rafael Ruda también deja la formación descontento con la dirección regional

El partido considera que “ha forzado un enfrentamiento” con el resto de sus compañeros en el grupo parlamentario y sitúan el epicentro en la denuncia que la almeriense interpuso contra un empleado por abrirle las cartas y correspondencia personal. Otro de los aspectos polémicos que se saca a relucir en la respuesta de Vox a las acusaciones de Belinda Rodríguez aparece que estaba valorando su situación y la posible continuidad con la “única pretensión de extorsionar al partido”.

La diputada autonómica planteó en su entrevista con este periódico que le ofrecieron repetir como cabeza de lista al Parlamento de Andalucía por Almería en las próximas elecciones y recuperar la portavocía adjunta en la negociación que mantuvo con cargos de Vox a cambio de retirar la denuncia. En esta línea, le afean a que no haya “dudado” en denunciar a uno de los administrativos del grupo, “precisamente el más joven, con la única intención de amedrentar” al conjunto y, según añade, “prepararse una excusa para retener el acta de diputado, traicionando de esta manera a los votantes de Vox en Almería”.

La parlamentaria almeriense en una de sus primeras intervenciones La parlamentaria almeriense en una de sus primeras intervenciones

La parlamentaria almeriense en una de sus primeras intervenciones

La dirección nacional asegura que la expulsión del partido está más que justificada en su falta de compromiso y plantean que se ha negado a intervenir en el pleno de la cámara andaluza en diferentes ocasiones después de haber sido designada por el grupo. Además, exponen que ha presentado iniciativas “contrarias al ideario y el programa de esta formación” y ha gestionado “bajas médicas sin comunicación pero no ha dudado en conceder entrevistas durante esos periodos en los que supuestamente no podía trabajar”. También plantean enfrentamientos de Luz Belinda con los tres coordinadores de Vox en la cámara autonómica y el uso de sus redes sociales para dañar el partido. La portavoz adjunta de Vox en el Parlamento, Ángela Mulas, lamentó en su cuenta en Twitter, las “graves acusaciones” lanzadas por Rodríguez contra sus compañeros del grupo y precisó que “yo como mujer jamás he sentido el más mínimo desprecio por parte de mis compañeros, todo lo contrario, nunca me había sentido tan bien respaldada y representada”.

Las peleas intestinas del grupo han sido valoradas por el resto de formaciones. Adelante Andalucía trasladó toda su “sororidad” a la diputada de Vox por Almería. A través de redes sociales, la portavoz de la confluencia de Podemos e IU, Inmaculada Nieto, avisó de que “debe ser duro comprobar en primera persona que el proyecto político que representabas es tan machista, autoritario y contrario a la igualdad como se dice de él”.

También se pronunció la portavoz adjunta de Adelante, Ángela Aguilera, quien ve “normal” la reacción de Belinda Rodríguez porque “Vox construye su partido a imagen y semejanza de la sociedad a la que aspira construir: machista, homófoba, en blanco y negro”. “¿Vamos a dejar que hagan esto con nuestra tierra? ¿Este es el modelo de Juanma Moreno y Juan Marín?”, ha preguntado al presidente y vicepresidente de la Junta. Por último, el portavoz adjunto del PSOE y parlamentario por esta provincia, Rodrigo Sánchez Haro, ha considerado que si se “confirma” que la diputada está sufriendo acoso laboral por parte de la dirección de su grupo, como ha denunciado públicamente a través de Diario de Almería, sería “una aberración”.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios