Almería

El alcalde pasa la noche en la Delegación de Empleo

  • Protesta así por la deuda de 316.000 euros que la Junta tiene con el Consistorio por una ayuda de un taller, pero como adeuda 43.000 el pago está bloqueado

A la hora de cierre de la edición de este periódico, el alcalde de Turre, Arturo Grima, aún no había sido desalojado por la Policía Nacional de las dependencias de la delegación de Empleo ubicadas en el barrio de Oliveros de la capital. Sus familiares y concejales del equipo de gobierno estuvieron esperando en la puerta su salida e informaron a este diario pasadas las doce de la noche que el regidor iba a la noche en el inmueble de la administración autonómica tal y como había amenazado días antes.

Desde las ocho de la tarde que se dio el aviso de que iba a ser desalojado, un gran número de fotógrafos y periodistas se agolparon en las puertas de la delegación de Empleo de la Junta pero la Policía Nacional no dio la orden y según ha podido saber Diario de Almería, Grima no quiso abandonar en ningún momento el inmueble de la Junta de forma voluntaria. Estuvo en todo momento en comunicación por teléfono móvil con sus familiares y ediles pero no atendió las llamadas de los periodistas que vigilaban las puertas del inmueble de la administración autonómica.

La historia comenzó mucho antes, a eso de las doce del mediodía. Sin titubear, con semblante serio y con una gran pancarta que rezaba "Junta paga, 60 familias de Turre depende de vosotros", aunque sin una mochila en la que portaba alimentos y ropa para cambiarse por impedimento de la seguridad de la Junta se presentaba Grima en la Delegación de Empleo para exigir que la administración autonómica le abonase una subvención de 316.000 euros para pagar las nóminas de los 24 trabajadores de un taller de empleo que se desarrolla en la localidad y a los 36 empleados municipales. "Mi principal obligación como alcalde es pagar las nóminas y los salarios de los trabajadores y con lo que se nos adeuda, que afecta a 60 familias, éstas podrán comer", lamentaba el regidor.

El martes ya amenazó con realizar el encierro en las dependencias de la Junta hasta que ésta abonase lo que le adeuda y ha asegurado que "dormiré esta noche -por ayer- si es necesario hasta que nos paguen lo que es nuestro".

Como ya advirtiera hace unos días la delegada de Empleo de la Junta, Francisca Pérez Laborda, esta partida económica que se le debe al Consistorio de Turre no se hará efectiva hasta que éste devuelva a Empleo 43.000 euros de distintas partidas. Grima ha detallado que la Junta le ha remitido recientemente 40.000 euros procedentes de retratos del Plan Memta, de forma que, según él, desde la administración autonómica se le ha detallado que aporte 3.000 euros más para saldar la deuda lo que desbloquearía la ayuda de 316.000 euros para la escuela taller.

En este sentido, el regidor de Turre ha explicado, rodeado de medios de comunicación, que el anterior equipo de gobierno del PSOE dejó una deuda de más de 280.000 euros al gastar una subvención destinada a la construcción de un pabellón deportivo en otros servicios por lo que ha informado de que ha mantenido una reunión con el delegado de Hacienda, Juan Cáceres, para devolver la ayuda "en un periodo de cinco o seis años".

Además, Grima ha denunciado que el PSOE realizó un pago de 108.000 euros a proveedores y personal municipal un día antes de la toma de posesión por lo que se va a realizar una auditoría para esclarecer los hechos. Según señala, "todos los ingresos percibidos hasta el momento han servido para cubrir este descubierto económico".

Ante esta situación, ha solicitado realizar un pago fraccionado de toda la deuda a la Junta de Andalucía para solventar el problema.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios