Bienestar animal y playas

El bando de playas prohíbe dar de comer a los gatos del paseo marítimo

  • Lo permite para colonias felinas con autorización municipal, pero todavía no hay ninguna con permiso expreso por parte del Ayuntamiento

Imagen reciente de un hombre dando de comer a los gatos de la colonia del Club de Mar Imagen reciente de un hombre dando de comer a los gatos de la colonia del Club de Mar

Imagen reciente de un hombre dando de comer a los gatos de la colonia del Club de Mar

El gesto de dejar comida a los gatos que pueblan los paseos marítimos y espigones puede ser objeto de sanción. Lo ha recordado el alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco, en el bando emitido con el que el Ayuntamiento regula las normas de convivencia en las playas almerienses para esta temporada estival, que adopta nuevas pautas a raíz de la ordenanza de la limpieza.

Según el texto que difundía el martes la agencia de noticias Europa Press, mediante el bando del alcalde, “el Ayuntamiento prohibe dejar alimentos en el paseo marítimo o en los espigones que puedan atraer a “animales indeseados como roedores o insectos”, como tampoco se permite alimentar a animales vagabundos o abandonados cuando de ello puedan “derivarse molestias, daños o focos de insalubridad”.Matiza el bando la salvedad de que dicha prohibición “no será de aplicación en aquellas zonas donde haya colonias felinas provistas de autorización municipal”. No obstante, ninguna de las colonias existentes en el término municipal cuenta con dicho permiso expreso. Tampoco la del Club de Mar, donde puede decirse que se hace la vista gorda.

Esta prohibición de alimentar a animales en el paseo marítimo es una de las novedades que este año presenta el bando de playas, un edicto que recoge las normas de convivencia que tradicionalmente dicta el Ayuntamiento para su costa y que, a su vez, se embebe de normativas vigentes.

La prohibición de presencia de perros o caballos en las playas no es nuevo, pues se repite cada año en el bando, atendiendo a la legislación andaluza en materia de playas y sanidad. En concreto, el artículo 6 del decreto 194 por el que, en 1998, se aprobó el Reglamento sobre Vigilancia Higiénico-Sanitaria de las Aguas y Zonas de Baño de carácter marítimo, prohibiendo el acceso a animales domésticos a las aguas y zonas de baño, a excepción de actividades autorizadas como pueden ser las carreras de caballos de Sanlúcar de Barrameda.

Una mujer lleva en un carrito a su perro en la costa gaditana Una mujer lleva en un carrito a su perro en la costa gaditana

Una mujer lleva en un carrito a su perro en la costa gaditana

Con respecto al bando del alcalde correspondiente a la pasada temporada estival, el de este verano introduce la prohibición de dejar comida a los animales en los paseos marítimos y espigones. Si bien no es la primera vez que este gesto es mencionado, deja de ser una recomendación” al quedar suprimido el párrafo en el que figuraba que “es aconsejable no dar comida a los gatos sueltos e incontrolados, situados en los espigones de los paseos marítimos, ya que ayudan a la proliferación y propagación de posibles infestaciones y no puede considerarse una buena conducta cívica”.

Está, de hecho, sancionada por la ordenanza municipal de la limpieza, que fue aprobada en 2016, con el malestar de las protectoras de animales, ya que se adelantaba a la nueva ordenanza de tenencia de animales que contempla la legalización de colonias de gatos ferales mediante la introducción del sistema CER (captura, esterilización y retorno), que todavía no ha sido elevada a Pleno para su aprobación definitiva y entrada en vigor, por lo que la excepcionalidad planteada en el bando puede ser considerada como una previsión de futuro.

Aunque la ordenanza de la limpieza fue aprobada hace dos años, el bando de playas no se ha actualizado en su referencia hasta este 2019, introduciendo ya de paso la última modificación que entrará en vigor el día 1 de julio. Es la obligación por parte de los propietarios de retirar las micciones de los perros en los espacios públicos mediante el empleo de agua mezclada con vinagre común.

El bando apunta la obligación de utilizar agua con vinagre para retirar los orines de los animales “cuidando, en todo caso, que no miccionen ni defequen en aceras y otros espacios transitados por personas”. Asimismo, impedirán que éstos depositen sus deyecciones en jardines, paseos o en cualquier lugar específicamente prohibido para su entrada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios