Tribunales

Siete meses de cárcel por hurtar la recaudación de un supermercado de Roquetas de Mar

  • También se apropió del dinero que había dentro de los bolsos de dos empleadas del establecimiento

Ciudad de la Justicia de Almería.

Ciudad de la Justicia de Almería.

Una juez de Almería ha condenado a siete meses de prisión a un hombre por hurtar la recaudación de un supermercado, así como el dinero de dos empleadas.

La sentencia, que no es firme y puede ser recurrida, considera probados unos hechos que se remontan al 13 de febrero del año pasado. Fue sobre las once de la mañana de dicho día cuando el acusado, un hombre de 27 años, acudió a un supermercado ubicado en la avenida Sabinal de Roquetas de Mar.

Una vez dentro de este establecimiento comercial, el acusado se dirigió a las dependencias reservadas para que los trabajadores del local dejen sus pertenencias.

Tras acceder a dicho lugar, “con intención de obtener un ilícito beneficio”, se apoderó de 80 euros del bolso de una de las empleadas, cogiendo otros 50 euros más del bolso de otra de las trabajadoras del supermercado.

Asimismo, según el fallo, se hizo con un total de 1.000 euros de recaudación de que había dentro de la caja fuerte que el encargado de la tienda tenía dentro del mismo “habitáculo”.

El propio acusado reconoció durante la vista oral que estuvo ese día en una habitación del supermercado en la que había taquillas y dos baños, si bien mantuvo que sólo se había llevado 15 euros del interior de una mochila, subrayando que allí “no había ninguna caja fuerte”.

Sin embargo, la juez contrapone esta declaración a las manifestaciones “espontáneas, sin titubeos ni contradicciones” de las dos empleadas, quienes dijeron haber visto salir a “un muchacho al que no habían visto nunca” de esta habitación, que entraron y encontraron “todo revuelto”, que les habían robado dinero de sus bolsos y que, tras avisar al encargado, este comprobó que alguien había abierto una “pequeña caja fuerte” en la que se encontraban los 1.000 euros.

Además, este último pudo entregar una grabación en la que se observaba al ahora condenado y cuatro días después de los hechos alertó a la Guardia Civil que acudiese al supermercado al percatarse de que el acusado había entrado de nuevo al local.

Del visionado de dicha grabación, la juez concluye que el hombre “tuvo tiempo más que suficiente” para apoderarse del dinero de las trabajadoras y del que había en la caja fuerte.

Por estos hechos, el hombre ha sido condenado a siete meses de prisión por un delito de hurto, por el que también se le impone el pago de indemnizaciones por el valor de las cantidades sustraídas a las empleadas y al negocio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios