DIARIO DE ALMERÍA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

El lado oscuro de Almería

La coca llega a Almería

  • Tráfico de drogas. La buena comunicación por mar de la provincia con respecto al narcotráfico hace se sucedan los casos e investigaciones para perseguir todos estos delitos

La coca llega a Almería La coca llega a Almería

La coca llega a Almería / D.A.

No hace mucho se supo que el buque OVT Challenger, el mercante finlandesa que estaba atracado en el puerto de Almería desde 2005 iba por fin ser desguazado por una empresa de Cadiz. En este buque, con mas de 22 años de antigüedad y de 64 metros de eslora, el 15 de febrero de 2007 fue capturado en una operación conjunta entre la Policía Nacional y Vigilancia Aduanera transportando cuatro toneladas de cocaína escondidas en el tanque de agua potable, En ese deposito se hallaron mas de un centenar de fardos de cocaína. La Policía Nacional arrestó a siete tripulantes de origen griego e italiano. Según se pudo determinar entonces el final del destino era un puerto de Croacia.

Anteriormente y de forma cronológica, en la provincia de Almería se han llevado a cabo importantes aprehensiones de cocaína, todas ellas transportadas en buques mercantes.

2008

El 15 de octubre de 2008 la Policía Nacional intercepta frente a las costas de Almería un velero de bandera de la República de Vanuatu que transportaba 103 kilos de cocaína. El estupefaciente se encontraba oculto en la cocina del barco debajo de los acumuladores de energía, por lo que fue necesario para su rescate la intervención del Grupo Operativo de Intervenciones Técnicas (GOIT) para localizarlo. Fueron detenidos sus dos tripulantes de nacionalidad checa y rusa. La droga incautada habría alcanzado en “el mercado negro” un valor de 3.500.000 de euros en la venta al por mayor y de 6.500.000 en su distribución para el “menudeo”.

La investigación fue realizada por la Brigada Central de Estupefacientes de la UDYCO Central quienes, con la coordinación del Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado (CICO) y el apoyo de Vigilancia Aduanera (DAVA).

A finales del mes de mayo la Brigada Central de Estupefacientes inició una investigación en base a una información recibida por parte de la Agregaduría de Interior en Budapest alertando sobre la existencia de una organización criminal asentada en España que iba a efectuar un inminente transporte por vía marítima de unos 100 kilos de cocaína a España procedente de algún punto del Caribe.

Para ello contarían con la colaboración de un ciudadano checo conocido por su vinculación con el mundo del narcotráfico .Este sujeto ya había sido detenido en el año 2006 por su relación con la incautación de un velero que transportaba 343 kilos de cocaína cerca de la Isla Guadalupe.

La Policía pudo confirmar que esta persona se había desplazado meses atrás a una isla desconocida de la zona del Caribe, posiblemente en las Antillas Francesas haciéndose cargo de un velero de pequeño tamaño, de nombre “Martín” con bandera de la República de Vanuatu y que llevaría en su interior oculto el estupefaciente. Después inició la travesía hasta las islas Azores, donde realizó una parada con la finalidad de resolver algunos problemas técnicos para posteriormente proseguir su viaje hacia costas Españolas.

Una vez que se confirmó que la droga se encontraba en el barco, se solicitó a través del CICO el apoyo marítimo por parte de Vigilancia Aduanera para detectar, identificar y abordar, en su caso, la embarcación. La embarcación fue interceptada en las proximidades de la costa de Almería y se trasladó hasta el puerto pesquero de dicha ciudad. Se trataba de un velero de dos palos y unos 16 metros de eslora cuya sustancia no se pudo localizar a simple vista por lo que se requirió la intervención del GOIT de la Policía Nacional que, tras una exhaustiva inspección, la encontró oculta en la cocina bajo los acumuladores de energía siendo detenidos sus dos tripulantes

2005

Hace ocho años, el 5 de septiembre de 2005 y ante el juzgado de instrucción numero 2 de Vera, esa mañana, prestaron declaración los dieciocho tripulantes del buque chipriota “Cape Kass” después que dos días antes, la Guardia Civil de Almería y el Servicio de Vigilancia Aduanera en una intervención conjunta, localizaran un total de 260 kilos de cocaína de gran pureza unas horas después que la embarcación procedente de Colombia atracase en el puerto comercial de Carboneras. La droga, envasada en 212 paquete recubiertos de plástico y de un peso aproximado de unos 250 gramos cada uno, viajaba oculta en unas cavidades metálicas tipo “torpedo” adheridas en el casco debajo de la línea de flotación del buque. El carguero llevaba a bordo una tripulación de 18 personas y su capitán, un ciudadano de nacionalidad ucraniana fue detenido, y el resto de los marineros imputados. El buque se encontraba desde hacía unos meses bajo control de las autoridades antidroga de varios países, entre ellos España, sospechoso de que pudiera estar dedicándose a labores de narcotráfico. La tripulación del mercante, la formaban catorce ciudadanos ucranianos, tres rusos y uno de Azerbaiyán en edades comprendidas entre los 30 y 48 años. El “Cape Kass” que transportaba una carga de ciento sesenta mil toneladas de carbón, procedente de Colombia, llegó a las costas almerienses en torno a las once de la mañana para efectuar la descarga de mercancía en el puerto que la central térmica de Endesa tiene en Carboneras. A su llegada, tanto la Guardia Civil como Vigilancia Aduanera ya tenían establecido un dispositivo especial. A la una de la tarde, con una información ya contrastada al máximo, de que el buque transportaba la droga se activó la denominada “Operación Bolívar”por lo que se inicio la inspección del buque cuyas labores concluyeron pasadas las siete de la tarde.

Efectivos de los GEAS, buzos de la Guardia Civil, desplazados desde Cartagena junto a submarinistas y personal de la central térmica examinaron minuciosamente el buque durante unas seis horas y bajando a profundidades de más de veinte metros.

Las inmersiones se vieron dificultadas por la envergadura del mercante, un buque de 300 metros de eslora y 45 de manga. Los submarinistas localizaron la cocaína introducida en dos torpedos cilíndricos adheridos a la parte exterior del buque donde se ubican los estabilizadores para pasar desapercibidos.

El sistema era nuevo en España, aunque ya en otros países se habían detectado estos artilugios en otras embarcaciones. Los “torpedos” se construyen especialmente para este tipo de envíos, utilizando acero de gran resistencia a los que adosan al casco del buque mediante unos sistemas de gatos hidráulicos que los aseguran plenamente dejándolos estancados e inmóviles ante cualquier tipo de emergencia marina durante la navegación.

Esta aprehensión de cocaína fue hasta entonces la más importante llevada a cabo en Andalucía Oriental en toda la historia y por supuesto en Almería. En nuestra provincia solo ha habido otras dos operaciones de envergadura contra la cocaína, ambas precisamente también en Carboneras.

1998

El 20 de abril de 1998 la Guardia Civil logró incautarse de otros 160 kilos de cocaína en el interior del buque “Timawara” frente a Carboneras procedente del puerto colombiano Prodeco de Santa Marta. La droga venia oculta en el eje del timón.

La “operación Bolívar” se mantuvo abierta varios meses para analizar los movimientos que tuvo este barco que unos meses antes había salido del puerto de Gijón rumbo a Colombia para transportar una carga de carbón con destino al puerto de Carboneras.

1987

Doce años antes, en 1987 la Policía se incautó de 77 kilos de esta misma sustancia que venia oculta entre el hueco del ancla del buque panameño “Anadria” que estaba fondeado frente al puerto de Carboneras para cargar yeso y en cuya operación fueron detenidas catorce personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios