Coronavirus Almería El control de precios y las mascarillas llegan a la vez a las farmacias almerienses

Un usuario de una farmacia almeriense, con varias mascarillas recién compradas. Un usuario de una farmacia almeriense, con varias mascarillas recién compradas.

Un usuario de una farmacia almeriense, con varias mascarillas recién compradas. / Javier Alonso

La semana comenzó con pocas farmacias almerienses pudiendo ofrecer mascarillas a los usuarios, tal como pudo constatar este periódico al habla con farmacéuticos de la capital y distintas localidades, y acabará con material suficiente en todas aquellas que deseen tenerlo aunque, eso sí, con sus precios máximos fijados desde este martes por el Gobierno. La quirúrgica, el modelo más extendido actualmente en las boticas que las dispensan y el que se ha repartido masivamente por las instituciones, a los trabajadores y vecinos de muchos municipios, no puede venderse a más de 0,96 euros. Hasta ahora, solo aquellos farmacéuticos que habían buscado proveedores ajenos a las principales cooperativas con las que trabajan en su día a día –que no las ofrecían– , y se habían arriesgado a pagarlas a un precio incluso mayor del anunciado ahora por Sanidad como máximo, disponían de estos elementos de protección individuales para su venta.

Una farmacéutica, con un pedido de mascarillas en la rebotica. Una farmacéutica, con un pedido de mascarillas en la rebotica.

Una farmacéutica, con un pedido de mascarillas en la rebotica. / Javier Alonso

Desde el martes 21 de abril, sin embargo, ya las ofrece uno de los gigantes proveedores de las farmacias, Bidafarma (tercero en importancia a nivel nacional), y un día antes, el lunes 20, el mayor de todos en España –Cofares– anunciaba a todas las farmacias que recuperaba el flujo de stock tras haber adquirido nada menos que 180 millones de unidades.

“Hemos conseguido cerrar con distintos proveedores un flujo continuo de suministros de mascarillas para el Covid-19. Somos conscientes de las dificultades que te ha generado la carestía en la disposición de estos productos en las últimas semanas, y por ello nos es grato compartir contigo esta buena noticia. A partir de hoy mismo podrás realizar tus pedidos de este tipo de material con mayor normalidad”. Así rezaba la comunicación interna remitida este pasado lunes por Cofares a todos sus clientes, que son 19.000 de las 22.000 farmacias que hay en España. En el tiempo, pues, han coincidido ambos hitos: la llegada masiva de mascarillas al circuito ‘ordinario’ del que se nutren las farmacias y la fijación del precio máximo impuesta desde el Gobierno. Nada parece ser casual y todo apunta a que el Gobierno no ha actuado hasta que no ha estado seguro de que habría suministros en las oficinas de farmacia.

Dos farmacéuticos atienden en la botica Waisen de la capital almeriense. Dos farmacéuticos atienden en la botica Waisen de la capital almeriense.

Dos farmacéuticos atienden en la botica Waisen de la capital almeriense. / Javier Alonso

La Farmacia Waisen, en el barrio de Oliveros de la capital, junto a la Biblioteca Pública Francisco Villaespesa, es una de esas a las que el suministro apenas ha llegado hasta ahora, por más que la demanda crecía. Por lo general, los clientes acudían diariamente a por guantes y mascarillas y se iban sin ellos. En ocasiones, disponían de algunas unidades. “Su venta siempre ha estado limitada a un número de unidades determinado por persona con el objetivo de intentar alcanzar el máximo número posible de núcleos familiares”, cuentan desde la botica.

Este miércoles, por fin, llegaron varios centenares de mascarillas quirúrgicas a tr avés de Bidafarma. “Hemos sufrido periodos interminables de total desabastecimiento ya que los distribuidores marcaban unas condiciones de compra que, salvo excepciones, no hemos podido satisfacer”, y añaden que “en todo este tiempo solo un distribuidor con sede en nuestra provincia -al que agradecen su labor- ha podido satisfacer nuestras condiciones”.

Sobre la regulación del precio a 0,96 euros, “sin estar de acuerdo, sí parecía necesaria para evitar cualquier posible especulación” ya que “dada la situación, se han convertido en artículos de primera necesidad para la población”.

Sí se ha normalizado el suministro de gel y soluciones hidroalcohólicas, “aún con limitaciones”, y los precios de compra y venta “se están reajustando a los previos a la situación que nos ocupa”. En cuanto a guantes, “ni están ni se les esperan”. “Desde el inicio de la crisis sanitaria no se ha recepcionado absolutamente nada”, dicen.

También sin stock de guantes están en farmacias de Huércal de Almería. Una vez se agotaron los packs existentes antes del estado de alarma no han llegado nuevos. Mascarillas, “muy pocas”, afirman. Todas quirúrgicas y al precio de costo, más el IVA. Beneficio cero que, con la nueva medida, seguirá siendo así. Además, esta farmacia, como todas las de Huércal de Almería, reparte desde este lunes de forma gratuita y de forma escalonada las mascarillas adquiridas por el Ayuntamiento del municipio, 25.000 en total, repartidas entre los cinco establecimientos existentes. El lunes se hizo una primera entrega de 1.000 por farmacia y este miércoles llegaron 2.000 más a cada una de ellas. La entrega continuará en los próximos días.

Hasta ahora, para un mayor suministro propio, lo habían intentado “por diversos laboratorios y por la cooperativa farmacéutica, pero nada. De todos los pedidos que hacemos, ninguno llega”, añaden desde esta botica del municipio huercalense.

Farmacia Valverde, en Huércal de Almería. Farmacia Valverde, en Huércal de Almería.

Farmacia Valverde, en Huércal de Almería. / Javier Alonso

Todo ello, unido a la exposición a la que se encuentran –“no tenemos medidas de seguridad y lo pasas mal porque la gente viene todos los días, hay mucho aluvión”-, lleva a que la situación sea “muy agotadora; más que cansancio físico, el cansancio es mental”, comenta. “Las farmacias no hemos bajado el rendimiento, es más, yo diría que han subido bastante”, explica.

En la Farmacia de Balerma sólo hay guantes de la talla pequeña, así que la mayoría de usuarios que llegan buscando estos protectores para las manos, se marchan sin ellos. Del último pedido que realizaron “nada sabemos, porque nunca nos llegó”, aseguran. Ahora, con el nuevo escenario tras la regulación de precios, confían en recuperar su posibilidad de venta. Sí han tenido mascarillas quirúrgicas en las últimas semanas, gracias a un proveedor del que se han surtido numerosos ayuntamientos de la provincia, así como empresas de todo tipo y farmacias, por ofrecer un material homologado y a un precio aceptable. 1,50 es el precio al público y, aseguran al unísono los tres profesionales que forman su equipo, “cada día alguien nos llama ladrones”. “Es cierto que hay farmacias que claramente han especulado con los precios, pero en nuestro caso nuestra único interés ha sido que nuestros vecinos pudieran protegerse”. Ahora, a 0,96, el margen que les quedará, aseguran, “será de cero”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios