Almería

El coronavirus cobra letalidad: diez nuevas muertes y 33 hospitalizados más en Almería

  • La provincia tiene la tasa más alta de Andalucía con 867,9 casos por cada 100.000 habitantes 

  • En una semana se ha pasado de 137 a 232 hospitalizados y las UCI de 41 a 54 pacientes

  • 28 municipios se mantienen por encima de la incidencia acumulada del millar de contagios

Acceso de Urgencias del Hospital de Poniente en El Ejido Acceso de Urgencias del Hospital de Poniente en El Ejido

Acceso de Urgencias del Hospital de Poniente en El Ejido / Javier Alonso

La Consejería de Salud y Familias ha notificado este martes 10 nuevas defunciones a consecuencia de la infección por SARS-CoV-2 en la provincia, el peor registro de la evolución almeriense de la crisis sanitaria igualando el dato del pasado 27 de octubre. La pandemia se ha cobrado ya la vida de 336 personas en la provincia, 17 en la última semana, un duro peaje que se cimenta en una estadística contundente: uno de cada tres pacientes que entra en la Unidad de Cuidados Intensivo acaba falleciendo. Y en la actualidad son más de medio centenar los contagiados ingresados en estados críticos de la enfermedad en la UCI en su mayoría con ventilación mecánica por insuficiencia respiratoria unida a otras complicaciones. Los fallecidos confirmados este martes corresponden a la capital (2), Níjar (2), Benahadux, Carboneras, Huércal de Almería, Viator, Vélez-Blanco y Laujar de Andarax.

Los hospitales almerienses soportan en esta tercera ola la mayor presión asistencial de la crisis sanitaria y desde hace unos días cuentan con las cifras más altas de ingresos. El martes pasado eran 137 las personas hospitalizadas, 41 en la UCI. Una semana después, según el informe de la Junta remitido hoy, son 232 los que permanecen ingresados, de los que 54 luchan por sobrevivir a la infección en la Unidad de Cuidados Intensivos. Hoy se ha informado de 33 hospitalizaciones y tres ingresos en UCI. En los últimos siete días han sido 80 los hospitalizados, de los que diez pasaron a la UCI. “Vamos a sufrir la peor ola de todas desde marzo", advertía la delegada en la última reunión con las autoridades sanitarias. Ayer mismo el delegado territorial, Juan de la Cruz Belmonte, reconocía su preocupación ante la "sangría de positivos" de la cuesta de enero: "Estamos asustados, viene una temporada muy dura, como no hemos conocido antes". La administración andaluza ya es consciente de que la tercera ola apunta a maremoto y, a pesar de las nuevas restricciones, es consciente de la que se avecina y los hospitales se preparan para su peor escenario.

En base a una secuencia estándar de las enfermedades infecciosas que se repite ola tras ola, primero llega el pico de contagios, luego el de hospitalizados y finalmente el de fallecidos. Así que la explosión de positivos de enero, a la espera de que la curva deje de crecer, ya está derivando en una presión asistencial más intensa que nunca antes e irremediablemente dará lugar a un fuerte tirón de la estadística de víctimas mortales.

Este martes han sido 562 nuevos positivos a través de las Pruebas Diagnósticas de Infección Activa (PDIA), confirmados por técnica PCR o test rápidos de antígenos, con los que continúa subiendo la incidencia acumulada a 14 días a 867,9 casos por cada 100.000 habitantes, la mayor tasa de Andalucía con desigual reparto en la distribución geográfica provincial. El distrito sanitario Levante-Alto Almanzora arroja la incidencia de la COVID-19 más preocupante con 1.237 casos por cada 100.000 habitantes seguido por el de Almería con 978,4 con la capital de provincia con peores registros (871). El distrito sanitario Poniente presenta la tasa acumulada más baja, de 528,8, si bien no ha dejado de crecer en los últimos días.

Atendiendo a este indicador de referencia que permite calibrar el crecimiento de la curva epidemiológica se mantienen 28 municipios en la lista negra de los que están encima del millar de casos por cada cien mil habitantes, una tasa que los incorpora al nivel de alerta 4 grado 2 por el que se restringe toda actividad que no sea esencial, además del cierre perimetral. Las 28 localidades con las cifras de contagio reciente más preocupantes son Alhama (1.345), Benahadux (1.232), Carboneras (2.848,6), Fiñana (2.557,7), Gádor (1.726), Níjar (1.183), Pechina (1.783), Sorbas (2.261), Tabernas (1.111), Viator (1.036), Albox (2.397), Antas (2.797), Arboleas (1.022), Chirivel (4.212), Cóbdar (4.093), Cuevas (1.384), Fines (1.250), Los Gallardos (1.395), María (2.665), Mojácar (1.686), Oria (1.689), Partaloa (2.072), Purchena (1.236), Taberno (1.837), Vélez-Blanco (2.048), Vélez-Rubio (2.532), Vera (1.300) y Adra (1.065).

Cinco municipios han sobrepasado este martes los 500 casos por cada 100.000 habitantes, pero aún no tendrán que sufrir un confinamiento perimetral a la espera de cómo evolucionen de cara a su revisión este jueves por el Comité Territorial de alerta de Salud Pública Alto Impacto de la provincia. Son Padules, con una tasa de 731,7 casos, Santa Cruz de Marchena (961,5), Serón (587,9), Urrácal (857,1) y Lucainena (743,5), siendo esta última localidad una de las diez que habían permanecido libres de COVID durante toda la pandemia. Las medidas de cierre perimetral que entran en vigor a las 0:00 horas del miércoles se aplicarán a un total de 49 localidades de Almería, de las que 21 cuentan con una tasa de más de 500 casos por cada 100.000 habitantes mientras que otras 28 superan la tasa del millar. En esta últimas, además del cierre perimetral, también se decreta el cierre de toda actividad no esencial durante toda la jornada y no solo a partir de las 18,00 horas. 

La provincia superó ayer la barrera de los 28.000 confirmados desde el inicio de la pandemia y hoy esa estadística crece hasta los 28.653. En sólo tres días (de sábado a lunes) se han diagnosticado más casos que en los cinco primeros meses de la pandemia (hasta el 5 de agosto se confirmaron 1.820 contagios) y en las dos últimas semanas se han superado los 6.000 contagios, casi el doble de los contabilizados en todo el mes de agosto (3423), septiembre (3219) y octubre (3620). Una tendencia al alza y desproporcionada que supera con creces cualquier registro anterior a la espera de que llegue la pronta meseta de la tercera ola. Los casos activos son ya 8.884 en la provincia y también crecen los curados, aunque a mucho menor ritmo, siendo un total 19.433 los que han dejado atrás la enfermedad con los 19 que se han notificado hoy.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios