Coronavirus Almería "Nos hemos dado cuenta de que no estábamos preparados ni teníamos los medios adecuados"

  • El doctor Enrique Moyano, primer sanitario vacunado y médico de Urgencias en el hospital de Poniente,  reconoce el gran esfuerzo de los profesionales con “niveles de agotamiento y estrés importantes” y lamenta que no se haya protegido a las personas más vulnerables 

El doctor Enrique Moyano fue el primer sanitario vacunado en el hospital de Poniente

El doctor Enrique Moyano fue el primer sanitario vacunado en el hospital de Poniente

– Entiendo que ha sido un alivio recibir las dos dosis para personas que están tan expuestas al coronavirus como los sanitarios. ¿Qué sensaciones y sentimientos han tenido al completar la inmunidad?

– Después de la segunda vacunación a nivel físico solo he tenido un leve dolor e hinchazón en la zona de inoculación de la vacuna, que me duró unas 24 horas. No he notado ningún otro efecto secundario. Cuando tenemos molestias, estos signos son normales y nos indican que el organismo está generando inmunidad, varía mucho de unos individuos a otros y suele durar 3 días. Y como sentimiento se podría decir que he sentido una gran euforia por completar la vacunación y empezar la protección contra el COVID-19, y que este sea el punto de partida para recobrar nuestra vida anterior. También se puede decir que tengo un sentimiento de prudencia con los resultados a largo plazo de la vacunación y una preocupación sincera por el tiempo que vamos a tardar en vacunar a toda la población. De todas maneras, esta vacuna es la forma más segura de generar protección para todos y es la herramienta más importante para frenar la pandemia, de esto no hay dudas al respecto. 

–Las medidas de prevención se mantendrán hasta que no esté inmunizada al menos un 70% de la población, pero ya son inmunes a la infección. ¿Han cambiado en algo sus hábitos de vida y de trabajo? ¿Vuelven a casa con mayor tranquilidad y menos miedo?

– Todos hemos cambiado nuestros hábitos de vida en este último año y no conocemos en qué momento retomaremos nuestra “normalidad”. Tras la vacunación que conlleva el aumento de la inmunización frente al COVID-19, vendrán días mejores, sería un error relajar las restricciones de forma inmediata, ya que se tardará en llegar a conseguir la inmunidad de grupo que tanto ansiamos. No nos podemos olvidar de las medidas ya conocidas tanto individuales como colectivas. En cuanto a mi trabajo como pediatra de urgencias, sigo ejerciendo mi labor profesional sin bajar la guardia. En urgencias se ha notado la disminución del número de pacientes que acuden a estas y así los médicos tenemos más tiempo para ver los enfermos graves. Hemos mejorados todas las medidas de diagnóstico y tratamiento frente al COVID-19, se han aumentado las medidas de prevención de contagios, existe más unión entre los profesionales sanitarios y nos ha servido para aprender a trabajar en equipo. Estamos dando lo mejor de cada uno.

"Las crisis son oportunidades para crecer y realizar ajustes. Tenemos que potenciar la sanidad pública y dotarla de recursos necesarios"

– Los hospitales han tenido más presión que nunca en la tercera ola, de manera que la vacunación permite ver luz al final del túnel. ¿Cómo valoran las situaciones y retos a los que se han enfrentado en su trabajo en la pandemia?

–Durante la pandemia han surgido nuevos retos y situaciones que no se habían contemplado con anterioridad. Todo el personal hospitalario y en especial los sanitarios hemos padecido todo el peso de la pandemia con niveles de agotamiento y estrés importantes. Nos hemos dado cuenta de que el Sistema de Salud está sobrecargado y hay una gran falta de recursos. Con todo esto hemos tenido que cambiar nuestra praxis médica con nuevos circuitos de urgencias, nuevas técnicas diagnósticas y hacer malabares con los recursos que tenemos en el hospital. Nos hemos adaptado a las circunstancias de cada servicio, adquiriendo la formación adecuada y utilizando nuevos métodos de consulta y diagnóstico como la Telemedicina, los análisis PCR, etc. Debido a la rapidez, gravedad y alteración social y económica que ha producido la pandemia del COVID-19, hace falta que todos estemos unidos y aportemos soluciones. Todavía nos queda mucho por hacer y todos esperamos superar este reto pronto para salir más fortalecidos. 

– Intensivistas, internistas, neumólogos, personal de Urgencias... el colectivo está verdaderamente agotado por el esfuerzo sin precedentes. ¿Qué han aprendido de todo esto y qué lecciones les ha dado esta crisis a los profesionales del sistema sanitario público en el que trabajan?

–Las crisis son oportunidades para crecer, desarrollarse y emerger con nuevas medidas más complejas, realizar ajustes en las pautas de comportamiento y las dinámicas institucionales. La pandemia ha suscitado cambios importantes en el Sistema Sanitario Público, cuyas consecuencias son impredecibles y han establecido patrones nuevos de cooperación internacional y mejoras del medio ambiente. Tenemos que potenciar la Sanidad Pública y dotarla de todos los recursos necesarios y una tecnología actualizada para luchar contra la pandemia. Formar a los profesionales y proveerlos de todo el material que necesiten. Reconocer el gran esfuerzo que se está realizando y apelar a la cooperación ciudadana, con la realización de las medidas de prevención que ya conocemos. En este tiempo nos hemos dado cuenta de que no estábamos preparados, no teníamos los medios adecuados y no hemos protegido a las personas más vulnerables. Como punto positivo, el usuario ha aprendido a recurrir a las urgencias hospitalarias cuando es necesario, hemos aumentado nuestros conocimientos en cuanto a prevención y nuestra capacidad de adaptación, se ha mejorado la coordinación multidisciplinar y han avanzado en el conocimiento científico del COVID-19. Reconocer el gran esfuerzo que se está realizando por parte de los sanitarios que la están dando todo con aumento de guardias, trabajando más horas, trabajando para mejorar la asistencia, etc. Hay dos puntos que quiero resaltar, como son fomentar más la investigación y luchar contra a desinformación. Tenemos que seguir remando juntos, sanitarios y población general, para disminuir los factores de riesgo y evitar la prolongación de esta pandemia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios