DIARIO DE ALMERÍA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Almería

Un equipo de perros lucha contra los cebos ilegales

  • Desde la Junta se busca que el campo almeriense esté libre de esta práctica y evitar la muerte de animales por veneno

La Junta de Andalucía está llevando a cabo los trabajos necesarios para erradicar el uso de cebos envenenados en el campo en Almería a fin de evitar riesgos a los seres humanos y a los animales. Para luchar contra estas prácticas, la Junta, a través de la Consejería de Medio Ambiente, cuenta con personal y todo un protocolo de actuación, denominado Estrategia para la erradicación del uso ilegal de cebos envenenados que enlaza con los diversos programas de conservación de especies animales y de prevención de riesgos a personas que lleva a cabo el Gobierno autonómico.

El delegado provincial de la Consejería de Medio Ambiente en Almería, Clemente García, ha destacado, al respecto, que "el uso de cebos envenenados es una de las principales amenazas para la conservación de muchas especies de fauna silvestre en Almería y también para personas, en especial, niños que pueden acceder a estos cebos". "De hecho, se han dado casos de cebos camuflados en forma de dulces, como magdalenas, que han sido hallados en algunos puntos de la provincia".

"Por ello, la Junta de Andalucía trabaja intensamente para evitar este tipo de cebos", ha subrayado.

García ha hecho hincapié, también, en que "estamos hablando de una práctica peligrosa, pero que está perfectamente controlada con las actuaciones que realiza la Junta de Andalucía".

El delegado ha incidido, asimismo, en que "el objetivo de nuestro trabajo es que este tipo de prácticas desaparezca del monte almeriense, a fin de que el campo esté abierto, y sin riesgos para nadie, de modo que puedan disfrutar de él todos aquellos que quieran, bien en usos cinegéticos, con actividades como la caza, bien en otros usos de ocio, como senderismo y actividades en la naturaleza".

La presencia de cebos envenenados es un peligro que es muy acuciante para la supervivencia de especies animales. En cuanto a las más amenazadas por este tipo de uso de cebos, son especies que actualmente están en riesgo y cuya pérdida es un serio revés a la diversidad ambiental. Es el caso del águila imperial ibérica, el buitre negro, el alimoche o el quebrantahuesos.

Con respecto al protocolo de actuaciones, éste consta de varias herramientas, como un Centro de Análisis y Diagnóstico, en el que se analizan las muestras de cebos encontradas en el campo para ver si son de veneno o no, un Centro de Recuperación de Especies Amenazadas (CREA) en Vélez Blanco, donde son llevados los ejemplares de animales intoxicados para que sean curados y devueltos a la naturaleza, la actuación eficaz de los Agentes de Medio Ambiente y equipos caninos de rastreo.

Precisamente, este equipo canino es el que se pone en marcha en cuanto hay sospecha de la presencia de cebos envenenados en el campo.

La Junta cuenta en la actualidad con 13 perros adiestrados específicamente para detectar cebos envenenados. Son de cinco razas: perro de aguas español, pastor alemán, pastor belga, labrador retriever y golden. Todos estos perros forman parte del Equipo Canino de la Junta, que está dispuesto a actuar en cualquier momento.

De hecho, este Equipo Canino suele realizar inspecciones de forma periódica, para detectar posibles cebos envenenados, y también cuando se ha localizado algún supuesto cebo o cadáver envenenado.

Entonces, los Agentes de Medio Ambiente de la Junta requieren la presencia de este Equipo canino y se inicia todo un plan de trabajo.

Después de rastrear la zona y en el caso de que los perros encuentren veneno, los Agentes de Medio Ambiente señalizan el lugar de hallazgo, mediante un sistema de GPS, y toman muestras que son enviadas al Centro de Análisis que tiene la Consejería de Medio Ambiente para su examen.

En este centro se realiza un análisis de las muestras y se remiten los resultados a la Delegación Provincial de Almería, donde se toman las medidas administrativas correspondientes.

El equipo canino se pone en marcha a iniciativa de la delegación, pero también si así lo solicita la Guardia Civil o como consecuencia de la denuncia de un particular.

En lo que va de año se han llevado a a cabo 25 inspecciones, resultando 8 de ellas positivas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios