Almería

Tres espacios vacíos en la cartelería de los desfiles de Moros y Cristianos

  • De los 26 años desde que se recuperó esta fiesta de interés Turística concretamente faltan los de los años 1989, 1990 y 1992

Según los expertos en comunicación audiovisual y así figura en todos los manuales consultados, el cartel es una técnica de difusión de la información que permite llegar a gran cantidad de público, sin necesidad de invertir grandes recursos. Sus posibilidades comunicativas dependen en gran medida de su calidad técnica y estética y de su adecuada ubicación. El diseño de un cartel publicitario o un poster es uno de los retos más atractivos que un diseñador puede encontrar. Un cartel o un poster están hechos para captar la atención a las personas mientras, éstas, se encuentran en movimiento y para que sean visibles desde grandes distancias e impactantes por su gran dimensión. Entre las características de los carteles o posters, un cartel debe presentar un correcto equilibrio de todos los elementos que contiene. Las imágenes, gráficos, fotos y textos deben representar una línea de comunicación que permita al ojo humano (y al cerebro) dirigirse de un punto de información a otro. Esto crea movimiento y dinamismo. Los puntos de información no son colocados por casualidad, sino que son creados por el diseñador para influir en el lector.

No hay acto, fiesta, o evento de cualquier índole, que no tenga su cartel anunciador. Sin embargo y como curiosidad, faltan 3 de los 26 carteles que cada año simbolizan la fiesta de Moros y Cristianos de Mojácar, concretamente los de los años 1989, 1990 y 1992. No hay rastro de ellos. ¿Si hicieron y no se pusieron? ¿No se hicieron? No tiene la mayor importancia, al margen de lo que opinen los coleccionistas, que los hay. Al fin y al cabo esta es una anécdota más que alimenta la leyenda festiva de Moros y Cristianos. La evidencia de estos vacíos en la cartelería de Moros y Cristianos pudo visualizarse el pasado año en la edición especial que publicó Diario de Almería con motivo del 25 aniversario de la fiesta, único documento que recoge las singularidades de cada año y que obligó a un cambio en su diseño por la dichosa falta de los tres carteles susodichos. Si en alguna ocasión se dedica un Museo a Moros y Cristianos, quedarán tres huecos en memoria de los carteles que fueron pero no se vieron, o no se vieron porque no fueron.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios