Almería

Los extranjeros compensan la pérdida de población en el interior

  • Es el único saldo migratorio positivo en las localidades pequeñas

  • Municipios como Bédar recibieron a casi 70 ciudadanos procedentes del extranjero

  • La capital lidera el ranking

En 66 de los 103 municipios de la provincia muere más gente de la que nace. En 2016, en una treintena de pueblos hubo menos de dos nacimientos y en la mayoría los saldos migratorios son negativos con respecto a Andalucía y al resto de España. El interior de la provincia está languidece desde hace décadas. Es un fenómeno demográfico a la baja que se ha tornado en progresivo. Sin embargo, el rasgo no se cumple con las migraciones con el exterior. La provincia tiene un saldo migratorio positivo de 1.259 individuos en 2017 según los datos proporcionados por el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía. En cuanto a los movimientos con la comunidad, el balance es positivo (540) y con el resto de España negativo (-986).

El interior de la provincia y la zona del Levante llevan muchos años llamando la atención de la población extranjera y son más los que llegan que los que se van. También es cierto que durante los últimos años hay muchos españoles que en su momento emigraron y están regresando a casa. Aunque este aspecto apenas supone el 20% de este intercambio en la provincia.

Municipios como Chercos, que pierden habitantes, ganaron tres personas llegadas desde el extranjero en 2017. Alcolea 4, Antas 25, Fines 13, Fiñana 12, Olula de Castro 4, Purchena 39, Rioja 4 y localidades del Almanzora como Serón, cuatro.

Entre los que más saldo migratorio exterior positivo tienen se encuentran localidades como Mojácar (274), Pulpí (407), Vera (207), Huércal-Overa (174), Cuevas del Almanzora (197) y la capital, líder en este sentido, con un saldo positivo de 845 personas. Cabe destacar los rasgos negativos de Roquetas de Mar y El Ejido en las migraciones con el extranjero, el primer municipio con -60 habitantes y el segundo 2.351, siendo el que más pierde de toda la provincia almeriense.

En cuanto a las migraciones con el resto de España, son los municipios de mayor envergadura los que más habitantes pierden. La capital dejó ir 303 habitantes en este sentido durante 2017. El Ejido 242 y Roquetas de Mar 74.

La población almeriense, al igual que la del resto del mundo, está destinada a vivir pegada a la costa. Así lo indica la evolución demográfica de los últimos años. De hecho, ahora, estos municipios linderos con la costa se enfrentan a un nuevo problema: dónde meter toda la población que suman y suman. Roquetas de Mar es la localidad con mayor densidad de población de la provincia. Cuenta con 1.195 habitantes por kilómetro cuadrado. Le siguen Garrucha, con 1.031; y Almería, que cuenta con 630 habitantes en dicho espacio. Huércal de Almería, El Ejido, La Mojonera y Vícar, todos costeros, les siguen en la lista.

Si la provincia almeriense ha crecido en 200.000 habitantes durante los últimos 20 años, se lo debe al área Metropolitana y al Poniente. Entre estas dos zonas suma casi el 80% de todos los habitantes que se han ganado en estas dos décadas.

Tan solo el municipio de Roquetas de Mar ha sumado 54.000 ciudadanos desde 1996. Más de la mitad de su población, que ya se ha superado los 90.000 habitantes situándose como el segundo municipio con más población de la provincia. En este mismo espacio de tiempo, El Ejido ha sumado 41.000 habitantes y Almería capital 24.000. A este crecimiento también han ayudado La Mojonera o Vícar, pero también los municipios costeros de El Levante como Mojácar, Vera, Carboneras o Pulpí, todos ellos experimentando grandes crecimientos de población gracias a su apuesta por el turismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios