Almería

Bajo ‘sospecha’ la empresa de las fuentes por negar el vandalismo

  • Da parte solo de dos destrozos y el Ayuntamiento lo descree. Es la concesionaria la que costea este tipo de reparaciones. Está advertida y puede perder el contrato

Reparación de la fuente de la plaza San Pedro, una de las más sonadas por actos vandálicos Reparación de la fuente de la plaza San Pedro, una de las más sonadas por actos vandálicos

Reparación de la fuente de la plaza San Pedro, una de las más sonadas por actos vandálicos

La empresa concesionaria encargada del mantenimiento y conservación de las fuentes ornamentales de la ciudad está bajo sospecha del Ayuntamiento de Almería. Acisa ha recibido una seria advertencia en la que el Consistorio le expone que está a un paso de recibir penalizaciones económicas e incluso que se está jugando el contrato. Todo, por las cifras que la adjudicataria ha facilitado con respecto al número de actos vandálicos registrados a lo largo del año, con una espectacular caída de daños en las fuentes –nulos, prácticamente– que ha encendido las alarmas municipales. No se lo creen.

Las concesionarias del Ayuntamiento facilitan periódicamente el ‘parte’ de sus actuaciones, que son supervisadas por los técnicos municipales. Entre los trabajos anotados por la empresa figura la reparación de dos fuentes objeto de vandalismo. A priori, una comunicación positiva, sobre todo teniendo en cuenta los enormes gastos que este tipo de delincuencia genera a las arcas municipales. Y he aquí la cuestión. Los daños producidos por actos vandálicos en las fuentes de la capital no los paga la Casa Consistorial, sino la empresa.

Asumir su coste sin pasar factura al Ayuntamiento es una de las mejoras de la oferta con las que Acisa se presentó al concurso de licitación. Mejora muy valorada en su momento y, como recuerda en el Ayuntamiento en un acta a la que ha tenido acceso Diario de Almería, es una de las “obligaciones esenciales” de la concesionaria. Apunta el Ayuntamiento en la citada acta su extrañeza ante la prácticamente desaparición de los actos vandálicos desde la entrada en vigor de este nuevo contrato con respecto al periodo anterior. Según la concesionaria, de las 42 fuentes dañadas con las anteriores condiciones, desde que paga los desperfectos, se ha pasado a apenas dos actos vandálicos registrados.

Es tan “drástica la caída” que en el Consistorio no dan crédito, habiendo remitido un escrito a la empresa en el que se le advierte de que puede estar incurriendo en un incumplimiento contractual “grave”, censurado con posibles penalizaciones y hasta la resolución del contrato. Según apuntan, de la bolsa económica reservada por la empresa para este tipo de reparaciones, cerca de 11.000 euros, solo ha empleado 2.670 euros redondeados. Un gasto, además, “sin acreditar”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios