Almería

Un homenaje a los labriegos

  • La Junta Local de La Aldeílla construye una zona de esparcimiento, una Era, para recuperar antiguas tradiciones como la trilla · Se dotará de almendros y olivos

Evocar recuerdos a los antiguos labriegos y dar a conocer a los jóvenes las raíces de su historia. Ese es el eje sobre el que se ha construido en el segundo núcleo de población más grande de El Ejido, Santa María del Águila, una nueva zona de esparcimiento, una Era. Un proyecto impulsado por la Junta Local que a corto plazo se ha hecho realidad, "ya que las obras arrancaron en el mes de julio. Y el objetivo es que sea punto de encuentro para recuperar fiestas y actividades antiguas que pertenecen a los mayores", afirmaba el presidente de la Junta Local del núcleo ejidense, Juan Carlos Bravezo. La trilla de cereales, especialmente de trigo y cebada, desde antaño han estado muy extendidas por la localidad, donde los cultivos de secano junto a los del parral y de hortalizas al aire libre se constituían como los principales pilares de una economía agrícola, cuya dureza queda reflejada en las manos y la mente de las personas que la trabajaron. Por ello, "es un homenaje a nuestros mayores, de hecho su construcción era una petición vecinal. Ver cómo al verla hecha realidad su mirada retrocede 40 años atrás con nostalgia, eso no tiene precio", matizaba Bravezo. Este espacio, de amplias dimensiones, concretamente de 20 metros de radio, "lo que da cabida a unos cinco mulos trillando juntos", añadía, se ubica en el que hasta ahora era un solar lleno de rastrojos. Un terreno propiedad del Ayuntamiento que ahora evoca al pasado mostrando a los jóvenes tradiciones de otras décadas. Por ello, además de la trilla, "el objetivo es que en fechas señaladas como Navidad se recupere una gran tradición, la matanza. Así como el baile cortijero, verbenas, rondallas, trovo. Las tradiciones que han marcado nuestro presente para que no caigan en el olvido jamás", aseguraba el presidente de la Junta Local.

Una construcción que ha tenido un coste mínimo ya que "el núcleo se ha volcado. Ha sido una gran colaboración entre vecinos, que son conscientes de la crítica situación económica del Ayuntamiento, por ello, la hemos construido desde la propia Junta Local". Como anécdota, en esta línea, Bravezo añadía que "nada más comenzar su construcción, cada día varios de nuestros mayores se acercaban a la zona y eran auténticos "arquitectos, índicándonos cómo era o no entonces la Era para que al finalizar la obra fuera un fiel reflejo de la realidad". Ya son muchos los mayores que a diario se congregan por las tardes en los alrededores para recordar tiempos pasados.

El concejal de Cultural del Ayuntamiento de El Ejido, José Andrés Cano, manifestaba que es "una buena herramienta para que no se pierdan nuestras tradiciones, y también para que nuestros mayores se sientan arropados por una sociedad que, a pesar de las prisas, no suelta de la mano a quienes les facilitaron el camino para poder transformar las cosas y el medio en el que vivimos".

Las antiguas cortijadas no sólo estaban compuestas, además de por la casa, por la Era, sino que había otros elementos que facilitaban el día a día. "En los alrededores de esta Era vamos a construir además un lavadero antiguo, con el que queremos enseñar a los niños a hacer jabón, como lo hacían nuestras abuelas. Así como un horno de leña y un aljibe", afirmaba Juan Carlos Bravezo. Un espacio, que contará con sombreado, para lo que "se van a plantar olivos y almendros, a fin de que la gente pueda visitar la zona y reunirse incluso en verano", añadía. Un espacio único en la zona que estará abierto a la visita de cualquier vecino, de dentro y fuera del municipio. De hecho, durante su construcción, incluso "vecinos de otros pueblos nos preguntaban".

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios