Coronavirus en Almería La hostelería de Almería se hace oír: "Sin ayudas nos arruinan"

  • Se han manifestado este jueves por las calles de Almería pidiendo un plan de rescate ante la situación provocada por la COVID-19

Las cacerolas han protagonizado este jueves por la mañana la sonora protesta que el sector de la hostelería ha llevado a cabo en Almería. Bajo el lema ‘Sin ayudas nos arruinan’, los hosteleros han clamado, una vez más al unísono en toda España, por un plan de rescate total. “No puede ser que este sector sea la cabeza de turco. No nos pueden demonizar cuando es sabido que los contagios no se están produciendo en nuestros negocios sino en reuniones familiares y fiestas ilegales”, ha comentado Diego García, presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Almería (Ashal).

Los hosteleros han acompañado la movilización con un documento suscrito por todas las organizaciones empresariales que forman parte de Hostelería de España y que han entregado tanto al subdelegado del Gobierno en Almería, Manuel de la Fuente, como a la delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía, Maribel Sánchez.

En el mismo, se recoge la necesidad de poner en marcha un plan de apoyo “con medidas reales" que permitan la supervivencia de los empleos y las empresas. Así proponen desde la aplicación de ayudas directas, a fondo perdido, así como de fondos europeos. De la misma manera, piden definir un Plan Estratégico de la Gastronomía de España, que contemple toda la cadena de valor, “que sea el referente orientador de las acciones y aplicaciones de fondos, evitando las duplicidades y asegurando eficiencias en la aplicación de recursos, en los niveles estatal, autonómico y local” y otro, de formación específico para la mejora de la gestión económica y la profesionalización del sector.

Modificar la regulación de alquileres que contemple las circunstancias de estado de alarma, toque de queda o regulación asimilada, y pandemia así como derogar la cláusula de los ERTE con relación al mantenimiento del empleo en los seis meses siguientes a la reanudación de la actividad, son otras de sus propuestas.

Para reactivar la demanda, plantean una bajada de impuestos al consumo, IVA al 5%, no subir impuestos directos o indirectos “que lastren la capacidad de reactivación y la competitividad internacional de nuestra industria” o “invertir recursos en bonos y ayudas directos a familias y empresas, aplicables al consumo directo en hostelería”.

Diego García ha recordado la potencia que tiene el sector de la hostelería en España con más de 300.000 establecimientos que dan trabajo a 1,7 millones de personas, con un volumen de ventas de 123.612 millones de euros y que aporta un 6,2% al PIB de la economía. “Salvar el sector es salvar el empleo de muchas personas tanto de forma directa como indirecta por lo que las administraciones deben tomar muy en serio nuestro papel y promover medidas que sean eficaces para evitar la destrucción de empresas”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios