Coronavirus en Almería Los hosteleros de Almería prevén una pérdida de ingresos del 70% en Semana Santa

  • Los hoteles son los más afectados por el cierre perimetral y retrasarán su apertura a junio

  • Los bares y restaurantes también verán mermadas sus ganancias

Terrazas de Almería en mayo del año pasado.

Terrazas de Almería en mayo del año pasado. / Rafael González

La hostelería de Almería se encuentra muy pesimista ante la próxima Semana Santa, según ha constatado la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Almería (Ashal). “Ya sabemos que no hay prevista la apertura del cierre perimetral de la comunidad y todavía está por ver si al menos se permitirá la movilidad entre provincias. Nuestro sector depende del turismo nacional así que en este contexto es muy difícil tener confianza en una recuperación en estas fechas”, explican desde la patronal.

Estas circunstancias están llevando a muchos hoteles de la provincia a aplazar su apertura para el mes de junio, a la espera de que la situación y la vacunación permitan abrir fronteras. “Hasta ahora, la Semana Santa era una fecha clave pues nos daba los parámetros de cómo se esperaba el verano. El sector sólo dependía del factor meteorológico a la hora de hacer sus previsiones, pero en estas circunstancias, hoteles y alojamientos, en general, no miran ni el tiempo, por muy bueno que vaya a ser si las personas no van a poder desplazarse es imposible hablar de ocupación, por ello muchos ni van a abrir y quienes están abiertos reconocen que no hay reservas y se muestran muy pesimistas de cara a estas fechas”.

De esta manera, únicamente los hosteleros, bares y restaurantes, van a tener actividad pero también se van a ver afectados por las restricciones con lo que sus ingresos se esperan muy limitados. “Es verdad que la población local está respondiendo muy bien cada vez que se produce la apertura de bares después de un cierre, pero la nueva situación no permite a los establecimientos más que mantenerse sin apenas margen de negocio”.

Ashal estima una caída de ingresos en torno al  70% por lo que pide a las administraciones que empiecen a trabajar ya para impulsar a un sector “que se ha demonizado y sin ser el problema está sufriendo como ninguno las consecuencias de esta pandemia. Necesitamos que nos dejen trabajar, poniendo todas las medidas que haga falta para garantizar la seguridad de trabajadores y clientes, pero hay que empezar a ver la luz. Si esta Semana Santa ya la damos por perdida al menos que se empiecen a dar pasos firmes para una reactivación en verano. Entendemos que la vacuna es fundamental y ya se debería estar trabajando para que ésta llegue a los trabajadores de este sector para trasladar seguridad al turismo que pueda visitarnos este verano”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios