Almería

Sólo el equipo directivo y 15 funcionarios atienden a los internos de El Acebuche

  • La prisión vive una nueva jornada de bloqueo y huelga.

  • Nadie entra ni nadie sale de El Acebuche.

Los funcionarios de prisiones posan con una pancarta a modo de protesta. Los funcionarios de prisiones posan con una pancarta a modo de protesta.

Los funcionarios de prisiones posan con una pancarta a modo de protesta. / D. A. (Almeria)

La prisión vive una nueva jornada de bloqueo y huelga. Nadie entra ni nadie sale de El Acebuche. UGT, Acaip, CCOO, CSIF y CIC, junto al movimiento 'Tu abandono me puede matar' mantienen el centro penitenciario bajo un particular ‘arresto domiciliario” que ha hecho que sólo 15 funcionarios y el equipo directivo atiendan a los cientos de personas que conforman la población reclusa de la cárcel de Almería.

Antonio Pérez, de ‘Tu abandono me puede matar’, explica a Diario de Almería que incluso se han llegado a instalar unos particulares puestos fronterizos en llamas para impedir que “la Policía y los servicios mínimos puedan entrar”. “No se están realizando diligencias, ni se han podido celebrar algunos juicios, los permisos de fin de semana que tenían que entrar a las nueve aún siguen fuera”, dice. Asegura que son los mandos con los funcionarios del turno de noche los que tendrán que realizar labores como bajar a los presos, controlar los suministros de medicación o metadona, e incluso repartir la comida.

“Continuamos con las mismas medidas de presión para que la administración dé su brazo a torcer y convoquen a los sindicatos. No nos cabe en la cabeza que no sean capaces de llamarnos”.Afirma que el cien por cien de los funcionarios que tienen derecho a la huelga la han secundado y que en Almería “no pasa nada porque Dios no quiere”. “No ha habido incidentes pero en otras prisiones está habiendo cargas importantes de Policía y Guardia Civil para que entren los servicios mínimos”.Señala que son 23.000 funcionarios de este tipo los que hay en España, una cantidad “ínfima” comparada con los, por ejemplo, más de 140 agentes de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. “En octubre a esos cuerpos se les ha pagado los atrasos de enero a dicho mes, unos 1.300 euros para cada uno, lo que nos da una cifra de unos 185 millones de euros, sólo ese mes. Nosotros sólo pedimos 120 millones de euros a dos años para empezar a negociar”, indica.

El delegado de los funcionarios de prisiones de FeSP UGT Almería, Antonio Juárez, coincide. “No ha entrado ni salido nadie, la puerta sigue cerrada”, insiste, señalando a su vez que el turno de noche únicamente está formado por menos de la mitad de funcionarios que habitualmente prestan servicio en El Acebuche. “No ha habido comunicaciones, camiones que accedan o talleres, los internos de permiso siguen sentados fuera sin poder pasar”, reitera.

Protestas en la puerta de la cárcel de El Acebuche. Protestas en la puerta de la cárcel de El Acebuche.

Protestas en la puerta de la cárcel de El Acebuche. / (Almeria)

Lamenta que la administración siga “sorda” y sin hacer nada por los funcionarios de prisiones. “Un abandono como éste no se ha vivido en prisiones en dos décadas. Qué menos que escucharnos, pero nada de nada. Toda empresa en la que haya una huelga, un conflicto, hay reuniones con la patronal, con la intermedicación de la administración y a nosotros no se nos ofrece nada. No entendemos un desprecio tan absoluto”, añade.

El conflicto laboral en Instituciones Penitenciarias continúa ante la falta de respuesta de la Administración Penitenciaria, y del Ministerio del Interior, a las reivindicaciones del colectivo. La necesidad de apertura de un nuevo del proceso de negociación, tras la retirada de la propuesta realizada por la Administración, se vuelve una necesidad.

Según los sindicatos, el déficit estructural de personal, tanto de personal laboral como funcionario, con unas vacantes que alcanzan las 3.400 plazas sin cubrir, el envejecimiento de las plantillas y la falta de respuesta ante la pandemia de las agresiones, las cuales deben ser abordadas desde un plan integral, afrontando las causas, y desde la prevención de riesgos laborales, junto con la brecha salarial existente hacen la situación insostenible, siendo necesario abordar estas cuestiones sin más demora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios