Tribunales

La fiscal mantiene se petición de 18 años al acusado intentar matar expareja y su compañera de piso en Almería

  • Presuntamente intentó acabar con la vida de ambas cortando manguitos de freno de sus vehículos en diferentes ocasiones

La fiscal mantiene se petición de 18 años al acusado intentar matar expareja y su compañera de piso en Almería La fiscal mantiene se petición de 18 años al acusado intentar matar expareja y su compañera de piso en Almería

La fiscal mantiene se petición de 18 años al acusado intentar matar expareja y su compañera de piso en Almería

La Fiscalía ha elevado hoy a definitiva su petición de penas que suman 18 años de prisión para un vecino de la provincia de Almería que presuntamente intentó matar a su exesposa y la compañera de piso de ésta, cortando manguitos de freno de sus vehículos en diferentes ocasiones.

Tras la última sesión de la vista oral celebrada esta mañana ante la Sección Tercera de la Audiencia provincia, la fiscal únicamente ha modificado su calificación provisional para añadir en dos ocasiones que, al actuar de dicha forma, puso "así en grave riesgo su vida -la de cada víctima-, no llegando a materializar su propósito por causas independientes a su voluntad.

La calificación de la fiscal, a la que ha tenido acceso Efe, señala que el acusado ha venido "increpando y atemorizando" desde julio de 2017 a la mujer con la que ha estado casado durante 30 años y tiene dos hijos, mayores de edad, en común.

"No vales para nada, si no fuera por mí te morirías de asco (...) Si yo tengo que salir de casa, alguien va a salir con los pies por delante", son algunas de las expresiones que le manifestaba a la que había sido su compañera, según el Ministerio Público.

El 8 de marzo de 2019 se produjo una discusión entre ambos en el domicilio familiar, en mitad de la cual el hombre le dijo, con "ánimo de amedrentarla", que "él no salía de su casa", insistiendo en que si tenía que hacerlo, lo haría otra persona con "los pies por delante", todo ello en presencia de uno de los hijos.

La fiscal sostiene, por otro lado, que sobre las diez y media de la mañana del 16 de julio del año pasado, con "ánimo de acabar con la vida" de la compañera de piso de su exesposa, se introdujo en un aparcamiento de Vícar (Almería) y cortó un manguito del freno del vehículo de la mujer, provocando daños valorados en 318,27 euros.

Seis días después, sobre las siete de la tarde, el acusado se encontraba en un cortijo propiedad de su exmujer para recoger pertenencias, cada uno había llegado en su vehículo yo una vez allí se originó una nueva discusión en la que presuntamente intentó amedrentar a la mujer diciéndole que "el vino era suyo y que si no se lo daba, algo iba a pasar".

Más tarde y también con "ánimo de acabar con la vida" de la mujer, aprovechó un momento en el que ella no se encontraba presente mientras recogía sus cosas para cortar el manguito del turismo de ésta con una tijera de podar, provocando daños por 164,47 euros.

La fiscal mantiene también que en algún momento de agosto del año pasado, para atemorizar a su expareja, introdujo un serpiente en dicho cortijo, siendo encontrado el ofidio por la víctima debajo de una cama, lo que le creó un "gran temor y angustia".

Por estos presuntos hechos, la fiscal acusa al hombre por un delito continuado de amenazas en el ámbito de la violencia de género por el que solicita un año de prisión y la prohibición de comunicarse y aproximarse a menos de 500 metros a su exmujer durante dos años.

También lo acusa por dos delitos de homicidio en grado de tentativa por los que reclama penas de siete y diez años de prisión, al concurrir la agravante de parentesco en uno de ellos, así como sendas órdenes de alejamiento respecto a su exesposa y la compañera de piso de ésta.

Durante la segunda sesión de la vista, dos psicólogas que participaron en el informe forense del acusado y su expareja han insistido en que "no había ningún indicador de violencia de género" y que la mujer únicamente mostraba un "estado de ansiedad y tristeza" por lo ocurrido. Han coincidido con dos médicos forenses en que el hombre reconoció haber alterado los vehículos, pero asegurando que lo hizo para que su ex "no se pudiese ir" de dicho cortijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios