Ningún mayor solo en Navidad La compañía, el mejor regalo para los mayores

  • Voluntarios de Cruz Roja Almería se convierten en el gran apoyo de las personas mayores de 65 años que viven solas en sus hogares en estas fechas navideñas

Blanca junto a dos voluntarias viendo el Belén que han realizado los mayores Blanca junto a dos voluntarias viendo el Belén que han realizado los mayores

Blanca junto a dos voluntarias viendo el Belén que han realizado los mayores / Rafael González

Una de cada cinco personas mayores pasará sola las navidades. Los datos que reflejan esta cruda realidad, según la última Encuesta continua de hogares del Instituto Nacional de Estadística (INE) indican que el 43% de personas que viven solas en España son mayores de 65 años. Una cifra que ha aumentado un 3,9% con respecto a 2017 y a la que hay que añadir, que el 27% de personas mayores a las que atiende Cruz Roja Española, no reciben visitas nunca o casi nunca y que el 23% no tienen a quien contarle sus problemas.

Blanca Merino vive en Almería. Tiene 91 años y hace 14 que falleció su marido, no tiene hijos, y su familia vive en Ciudad Real. “Vivíamos en Albuñol porque mi marido trabajaba allí, hasta que una riada nos dejó en la calle. Lo trasladaron aquí en 1973 y desde entonces vivo en Almería, me gusta y no me quiero marchar. No hace frío, puedo salir a todos sitios”. La nonagenaria confiesa que vive sola y así quiere continuar, en su casa. “Me levantó a las 8, me arreglo, desayuno, salgo a hacer la compra, unos días voy al Centro de Servicios Sociales Casco Antiguo y otros a Cruz Roja, hago mi comida, recojo la cocina y por la tarde prefiero estar en casa, no me siento en toda la mañana y me apetece descansar”.

Blanca Merino Blanca Merino

Blanca Merino / Rafael González

En sus planes no contempla vivir en una residencia de mayores y con un poco de ayuda de su andador Blanca es la viva imagen de una mujer alegre, fuerte, noble, amiga de sus amigas... Y así lo asegura Rosa Rodríguez, Voluntaria de Cruz Roja: “Me siento amiga de Blanca”. Además de ayudarle como voluntaria y acompañarla al médico, al mercado, en los talleres... ella tiene mi teléfono y la suficiente confianza como para llamarme en el momento en el que ella me necesite, de noche o de día”.

Una amistad que comenzó a través del programa de acompañamiento de mayores de Cruz Roja. “Me encanta ir”, afirma Blanca. “Hablamos mucho, hacemos muchas actividades, tengo amigas que viven cerca y nos vamos siempre juntas a Cruz Roja. O incluso las voluntarias organizan salidas y vamos todos juntos”. “El año pasado me prepararon hasta una fiesta sorpresa por mi cumpleaños “.

José López José López

José López / R.G.

Carmen Sánchez es otra de las personas que de manera totalmente altruista acompañan a los más de 20 usuarios de este programa. “Hace cinco años que empecé acompañando a un matrimonio. Vamos con ellos al médico, a pasear, a hacer sus recados, a tomarnos unas tapas... lo que ellos nos pidan”. Rosa se jubiló hace cinco años y desde entonces asegura que necesita dedicar parte de su tiempo a estar con los mayores. “Yo me encargo de hacer los desplazamientos en coche. Además de todo lo demás junto al resto de voluntarios”. José López tiene 75 años. Su inquietud en este momento es aprender a desenvolverse con las nuevas tecnologías.

Junto a Silvia Díaz, voluntaria del programa de Acompañamiento Digital, Pepe, como así le gusta que le llamen, abre su ordenador y comienza así su aventura con las herramientas del presente y del futuro, como él mismo define. “No quiero aprender nada en concreto. Quiero poder pedir las citas médicas por internet, todo lo del carné, y cualquier procedimiento administrativo que ya todo se hace por esta vía”. Pepe vive solo. “Soy divorciado y tengo hijos, pero yo me apaño. Hago las cosas de mi casa y para la comida hay comedores que están estupendamente”. Le encanta bailar, salir, y continuar aprendiendo. Hace gimnasia y va a la biblioteca a diario.

Carmen Sánchez, voluntaria de Cruz Roja Carmen Sánchez, voluntaria de Cruz Roja

Carmen Sánchez, voluntaria de Cruz Roja / R.G.

 

Rosa Rodríguez, voluntaria de Cruz Roja Rosa Rodríguez, voluntaria de Cruz Roja

Rosa Rodríguez, voluntaria de Cruz Roja / Rafael González

Silvia Diaz Silvia Diaz

Silvia Diaz / R.G.

 

“Llegue a Cruz Roja por casualidad. Una gran amiga había venido a este programa y a través de ella me he animado”. “Y estoy encantado de poder sentarme delante de este aparato. Tenemos que convivir con esto”. “Además de que la voluntaria es excelente. No me ponen fecha límite para manejar todo esto, todo a su tiempo, y además puedo venir a practicar cuando quiera”. Silvia se ha iniciado en el voluntariado recientemente. “Soy docente y actualmente tengo tiempo libre. Me gusta ayudar a los demás, es muy enriquecedor y necesario para todos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios