Almería

Los Molinos: dos meses con dos de los accesos al barrio cortados

  • Los vecinos de la zona no han podido hacer uso del servicio de autobuses durante más de tres días

Obras en la redonda que une las calles Instinción y Níjar con la Carrera del Mamí en el barrio de Los Molinos. Obras en la redonda que une las calles Instinción y Níjar con la Carrera del Mamí en el barrio de Los Molinos.

Obras en la redonda que une las calles Instinción y Níjar con la Carrera del Mamí en el barrio de Los Molinos. / Rafael González

La paciencia se les ha acabado a los vecinos del barrio de Los Molinos. Hace poco más de dos meses supieron que se iban a realizar unas obras en la redonda en la que confluyen las calles Instinción y Níjar con la Carrera del Mamí. Según lo previsto, el próximo 6 de octubre la reforma debe llegar a su fin, pero a día de hoy los escasos avances y las palpables consecuencias provocadas por las obras comienzan a generar desconfianza entre los vecinos.

Los accesos al barrio por la Carrera del Mamí y la calle Níjar han estado totalmente cortados desde el pasado lunes hasta esta misma mañana, impidiendo el paso regular de las líneas de autobús que comunican el barrio con otros puntos de la ciudad. Ante las quejas de los vecinos, los accesos se reabrieron de forma parcial durante la mañana de ayer para que el servicio de autobuses vuelva a operar con regularidad.

Desde el inicio de las obras, el pasado 6 de junio, los trabajos se han basado en la apertura de zanjas para la sustitución de tuberías y otras tareas. Los vecinos aseguran que no han visto a más de cuatro obreros trabajando de forma simultánea. Asimismo, explican que los avances, en el ecuador del plazo establecido para la realización de las obras, son insuficientes, ya que la reforma de la redonda aún no se ha iniciado.

El corte de los accesos en el barrio de Los Molinos se suma a las obras del soterramiento en El Puche, dejando esta vía de entrada a la capital prácticamente inutilizada. La planificación de la reforma del corazón neurálgico de Los Molinos parece no haber tenido en cuenta estas consecuencias, que están dificultando el día a día de los vecinos del barrio. Además, se trata de una zona repleta de comercios de todo tipo. En la propia redonda se emplaza un supermercado, una frutería, una cafetería, una administración de lotería y otros negocios.

Ramón es el gerente de la administración de lotería afectada por las obras. Ramón es el gerente de la administración de lotería afectada por las obras.

Ramón es el gerente de la administración de lotería afectada por las obras. / Diario de Almería

Juan, gerente de la frutería, subraya que “las obras no van a acabar en octubre”. La entrada de su negocio se encuentra en el epicentro de la reforma y denuncia que “los operarios mueven tierra y no la riegan, por lo que se levanta y nos ensucia la tienda”. A escasos metros de este negocio Ramón regenta su administración de lotería. Es testigo directo de los trabajos en la redonda de su barrio y asegura que “están paralizados sin apenas avances”. Las ventas han caído en picado en esta administración desde el inicio de la obras. Ramón lamenta que “han perjudicado a todos los negocios y tienen al barrio paralizado”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios