Almería

Las olimpiadas del terror

  • Almerienses. Antonio Garcia y Juan Francisco Rodriguez en boxeo y Manuel Soriano Nieto junto a Antonio Ortiz en atletismo vivieron en primera persona los acontecimientos

Las olimpiadas del terror Las olimpiadas del terror

Las olimpiadas del terror

Cuatro deportistas almerienses participantes en los Juegos Olimpicos de Munich en 1972 fueron testigos directos del brutal atentado cometido por el grupo terrorista palestino "Septiembre Negro", que el 5 de septiembre de 1972 atacó la delegacion israeli causando la muerte de once atletas judíos falleciendo así mismo durante el enfrentamiento un oficial de la policía alemana y cinco terroristas.

Los terroristas utilizando potentes armas de fuego tomaron los apartamentos judios de la villa olimpica exigían la liberación de 200 prisioneros árabes en Israel.Finalmente fueron abatidos cuando intentaban huir con nueve de los once rehenes que componian el equipo olimpico. La tragedia se dio a conocer a todo el mundo a través de la television contemplado por casi 900 millones de epectadores.

El presidente del COI dijo que los terroristas no condicionarían la celebración del evento

Los deportistas almerienses, Antonio Garcia y Juan Francisco Rodriguez en boxeo y Manuel Soriano Nieto junto a Antonio Ortiz en atletismo, presentes en esta Olimpiada y que vivieron en primera persona los acontecimientos, ha sido la mayor representatividad que ha tenido la provincia de Almería en la historia de los Juegos Olimpicos. Afortunadamente para el resto de los atletas participantes, la acción terrorista solo iba dirigida contra Israel.

La delegacion española, concretamente el apartamento donde se alojaban los cuatro almerienses se hallaba situada a poco mas de cincuenta metros del lugar en que se ocurrió el atentado. Juan Francisco Rodriguez Márquez, nuestro más destacado boxeador conoció la magnitud de lo ocurrido a la mañana siguiente cuando iba a entrenar y un ferreo control policial le impedió el paso exigiéndole su distintivo de identificación. Esa noche pese al fragor de los disparos, Rodriguez afirma que durmió a pierna suelta y no se apercibió de nada.

Manuel Soriano Nieto fue quinto en la carrera de 400 metros valla, siendo eliminado en la primera prueba. Por su parte Antonio Fernandez Ortiz, natural de Abla llevaba una marca situada entre las quince mejores del mundo como campeón de España en la prueba de los 800 metros. Pese a no obtener recompensa tuvo una brillante actuación.

El boxeador Antonio Garcia, en la categoría de peso mosca, gano con claridad su primer combate aunque el segundo lo perdió a los puntos contra el veterano pugil de Mongolia,Batsuren. Por ultimo, Juan Francisco Rodriguez Márquez en la categoría del peso gallo estuvo a punto de obtener medalla. Ganó claramento a los puntos a Luis Ávila de Panamá, con contundencia a Aldo Cosentino de Francia y al pugil coreano Keuh Koh Sang perdiendo en los cuartos de final contra el pugil mexicano Alfonso Zamora. Juan Francisco Rodriguez volvería a estar presente cuatro años mas tarde en la olimpiada de Montreal. Recordemos que el almeriense durante su trayectoria deportiva estuvo tambien presente en otros eventos deportivos de caracter mundial, logrando ademas entre otros titulos tales como los campeonatos de Europa de 1971 del peso gallo y mosca.

Tras el brutal atentado sorprendentemente, la competición olímpica solo se suspendió por un día-el 5 de septiembre- a pesar de que diferentes personalidades del comité organizador pidieron su suspensión. Participaron en el evento un total de 7.134 atletas (6.075 hombres y 1.059 mujeres) de 121 países, compitiendo en 23 deportes y 195 especialidades. Por primera vez en la historia olímpica una mujer, la alemana Heidi Schueller, hizo el juramento de los atletasy f ueron los primeros Juegos Olímpicos en adoptar una mascota: Waldi, un perro dachshund. En lo deportivo estacó el nadador estadounidense Mark Spitz con 7 medallas de oro y La final de baloncesto entre EU y la URSS terminó 50-49 a favor de EU. Sin embargo, debido a una protesta soviética, los árbitros concedieron una jugada más en la que la URSS encestó ganado 51-50. Los americanos no se presentaron a la premiación y las medallas de plata están todavía en Suiza en custodia del COI.

Tras el funesto atentado, el presidente del COI decidió que los terroristas no podían condicionar la celebración de los juegos. Al día siguiente se celebró en el estadio olímpico un memorial por los fallecidos al que asistieron 80.000 espectadores y 3.000 atletas. Avery Brundage no hizo ninguna referencia a los deportistas asesinados durante su discurso, en que elogiaba la fuerza del movimiento olímpico. Este hecho enojó a los israelíes y a muchas de las personas que estaban allí presentes.

Como muestra de duelo, durante el acto, la bandera olímpica se izó a media asta junto con la mayoría de las banderas nacionales de los países presentes en los juegos, a excepción de los países árabes, los cuales exigieron que sus enseñas ondeasen en lo alto del mástil. Las naciones árabes de donde eran los terroristas lo veían como una claudicación frente a Israel. El 5 de septiembre el equipo olímpico israelí anunció que abandonaba Múnich, siendo especialmente protegidos por las fuerzas de seguridad. El equipo egipcio dejó los juegos el 7 de septiembre, temiendo posibles represalias.

Los familiares de las víctimas solicitaron al COI levantar un monumento permanente en memoria de los atletas fallecidos, pero éstos declinaron la petición, alegando que el hecho de hacer una referencia explícita a las víctimas podría enojar al resto de la comunidad olímpica. El episodio, sin embargo, no terminó allí. Un comando judío salió diez días después desde Tel Aviv con la misión de ejecutar a los responsables. La venganza llevaría más de un decenio de victimas y caerían en ella perseguidos y perseguidores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios