Almería

La ordenanza de animales de Almería llega a Pleno con luces y sombras

  • Las nuevas normas de bienestar animal se someten a aprobación sin consenso después de más de cuatro años de negociaciones. Las colonias de gatos y los perros potencialmente peligrosos, artículos conflictivos 

La nueva ordenanza limita los paseos de los perros potencialmente peligrosos y endurece los requisitos exigidos. La nueva ordenanza limita los paseos de los perros potencialmente peligrosos y endurece los requisitos exigidos.

La nueva ordenanza limita los paseos de los perros potencialmente peligrosos y endurece los requisitos exigidos.

La nueva ordenanza de bienestar y tenencia de animales aterriza hoy en el macro Pleno del Ayuntamiento de Almería con muchas luces, pero también con sus sombras. Pese a los más de cuatro años que el actual equipo de gobierno y el anterior han dedicado a reuniones con los grupos políticos y las protectoras de animales, lo cierto es que su extenso articulado no goza de la unanimidad esperada con voces críticas que apuntan, como lo hace Ciudadanos, que incluso podría acabar en los juzgados. Las colonias de gatos y los perros de razas potencialmente peligrosas son parte de esos nubarrones con los que el texto se somete esta mañana a su aprobación inicial.

Saldrá adelante al contar el Partido Popular con los votos favorables de Vox y el concejal no adscrito Joaquín Pérez de la Blanca, que rubrican una ordenanza necesaria ante unas normas, las todavía en vigor, desfasadas con la sensibilidad social actual y, por qué no, con la difícil misión de conciliar los intereses y derechos de los amantes de los animales con las personas detractoras, o que no lo son tanto. “Está claro que no podemos paralizar una ordenanza que se hace necesaria y que en nuestro análisis cumple con los objetivos marcados, siempre pudiendo mejorarse en el periodo de alegaciones”, apunta Juan Francisco Rojas, portavoz de Vox.

Pérez de la Blanca apoyará la nueva redacción normativa, puesto que “supondrá un avance y actualización de la ordenanza vigente desde el año 2004, para luchar frente al maltrato y el abandono animal, la implantación del método CER en las colonias de gatos, contemplando también un régimen sancionador con multas de hasta 30.000 euros para aquellos incumplidores, e intenta regular las condiciones para la tenencia y el bienestar animal, para hacer compatible la convivencia entre propietarios y vecinos”.

Pese a estas sanciones máximas contra el maltrato y abandono, la incorporación del sacrificio cero solo como una meta futura, entre otras cuestiones, harán que hoy la portavoz de Podemos levante la mano en contra de esta ordenanza que ha llegado a calificar de “retroceso” social. Aunque legaliza el método CER (captura, esterilización y suelta), para el control de las colonias de gatos y prevé el carnet de personas cuidadoras, los felinos ferales son el gran escollo.

“Todo estaba consensuado en abril de 2019, una ordenanza que incorporaba el CER pero a concretar más adelante con un reglamento, pero la concejal Margarita Cobos cambia de criterio y desarrolla el CER sin contar con nadie, ni siquiera con las protectoras”, critica Miguel Cazorla (Ciudadanos) que se debate entre la abstención y el voto en contra, mientras que el PSOE se reservaba ayer su decisión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios