Almería

El Gobierno no renuncia a un acuerdo con EEUU para la limpiar Palomares

  •  La zona suma más de medio siglo con nueve kilos de plutonio bajo los pies

Vecinos y soldados realizaron la limpieza de Palomares. Vecinos y soldados realizaron la limpieza de Palomares.

Vecinos y soldados realizaron la limpieza de Palomares.

Palomares sigue siendo secreto de Estado, pero también dejación de funciones. Es secreto de Estado, el Gobierno lo dejó bien claro ante preguntas pasadas de la oposición. Así que poco o nada sabemos y sabremos en España de la realidad del desastre nuclear de Palomares.

Aunque bien es cierto, que en Estados Unidos sí hay avances. De hecho, esta en juego el juicio que permitirá a los soldados que enfermaron en Palomares reclamar indemnizaciones tras sufrir decenas de casos de cáncer y otras enfermedades derivadas de la radiación.

El senador de Compromís Carlos Mulet explicó en el Congreso que Estados Unidos aún no ha cumplido su compromiso de limpiar y rehabilitar el entorno de Palomares de residuos nucleares como se acordó en 2015, como reconoce el Gobierno en una pregunta parlamentaria.

Así se desprende de la respuesta por escrito a una pregunta del senador quien se interesaba por “¿qué requerimientos se han hecho para exigir al Gobierno de EE.UU. asuma sus obligaciones con esta zona después de la contaminación por plutonio 239?”.

En respuesta, el Ejecutivo explica que España “no renuncia” a lograr una acuerdo con Estados Unidos que permita la “rehabilitación integral” de la pedanía almeriense de Palomares como se acordó en el acuerdo entre ambos países de 2015. Mulet se interesaba así por la ‘Declaración de Intenciones sobre la Rehabilitación del Entorno de Palomares’, suscrita por España y Estados Unidos en octubre de 2015, por la que el Gobierno estadounidense se comprometía a limpiar de radioactividad la zona afectada por la caída accidental de cuatro bombas nucleares, cuyos restos se esparcieron sobre cientos de hectáreas en el litoral y el mar de la zona en 1966.

Tres de las bombas fueron localizadas en tierra -una se encontraba intacta y las otras dos habían sufrido daños y liberado carga; la cuarta, fue sacada del mar un mes después de que el entonces ministro de Información y Turismo, Manuel Fraga, se bañara en la playa de Palomares para intentar despejar sospechas sobre la contaminación radioactiva de la costa.

Medio siglo más tarde, España y Estados Unidos firmaron el acuerdo y “desde el momento mismo de su firma” el Ministerio de Exteriores “mantiene el objetivo de lograr un acuerdo jurídicamente vinculante que permita la rehabilitación integral de la zona, y ha trasladado a las autoridades de EE.UU. que no renuncia a dicho propósito”, afirma el Gobierno en su respuesta a Mulet.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios