Almería

Un total de 392 profesores se incorporarán a los centros educativos al inicio del curso

  • La 'vuelta al cole' será presencial y la Junta garantiza la seguridad

Rueda de prensa organizada por la Junta para presentar las medidas del inicio de curso Rueda de prensa organizada por la Junta para presentar las medidas del inicio de curso

Rueda de prensa organizada por la Junta para presentar las medidas del inicio de curso / D.A.

¿Será posible este año la vuelta a las aulas? Esta mañana el delegado territorial de Educación, Deporte, Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación en Almería, Antonio Jiménez, ha presentado las medidas para el inicio del primer curso de la era postcovid.

El delegado ha querido transmitir un mensaje de tranquilidad y ha asegurado que el objetivo es ofrecer una enseñanza presencial, responsable y segura. Para ello, y después de varias reuniones con los equipos directivos de los centros, Educación ha elaborado un decálogo en el que se da respuesta a las dudas y preguntas sobre la nueva normativa en las clases. Asimismo, estas instrucciones irán acompañadas de una batería de recursos. En cuanto al capital humano, se incorporarán 392 profesionales, de los cuales, 15 serán monitores para aulas de necesidades educativas especiales. Del resto, 197 serán refuerzos para Primaria; y 180 para la Secundaria. Además, saldrán adelante 99 proyectos que pretenden mejorar las infraestructuras de 83 centros de la provincia. Y junto con la Consejería de Salud, se pondrán a disposición de los colegios y los institutos, 270.000 mascarillas y 30. 000 litros de hidrogel. A lo que se añadirá, los más de trece mil test que se realizarán a los docentes, tanto de los centros públicos como de los concertados. Medidas, que según ha aseverado Jiménez, se toman para garantizar una enseñanza presencial segura.
Respecto a la brecha digital, el delegado ha asegurado que se aportarán, a nivel autonómico, 150.000 dispositivos electrónicos entre docentes y alumnos. Para que “en el momento de cierre de un centro o de las aulas”, esos treinta mil alumnos que ya estuvieron desconectados durante el confinamiento, no vuelvan a quedarse sin medios y puedan aprender desde casa. A lo que se suma los acuerdos llevados a cabo con Microsoft y Google, para proporcionar a los docentes las herramientas necesarias para impartir su docencia. Y según palabras de Jiménez, “ningún alumno ni alumna se va a quedar atrás”. Es por eso, que en septiembre comenzará un programa de refuerzo integral. Con el que se pretende que los alumnos puedan adquirir enseñanzas no aprendidas durante la pandemia. Igualmente, el delegado ha insistido en que la vuelta presencial a las aulas es posible. Jiménez ha argumentado, que previamente,  ya se han llevado a cabo varios actos educativos in situ. Como por ejemplo ocurrió, con el programa de refuerzo estival;o con las pruebas de la EBAU.  Pues según ha declarado el delegado, en ambos casos, se guardaron las medidas de seguridad y “no hubo ningún caso positivo”.
Y gracias a la labor de coordinación y responsabilidad de todas las administraciones, se va a ofrecer “una educación de calidad, envuelta en una burbuja de seguridad”; ha explicado Antonio Jiménez. Ya que en todos los centros educativos, habrá un coordinador covid, que será el encargado de avisar a la Consejería de Salud, en caso de que se produzca un contagio o una sospecha. A partir de ahí, ya sería la Junta quien tendría la potestad de decidir si hay que cerrar un aula, el centro entero o a quién se realizarían los test.
Sobre bajar la ratio de las clases, Jiménez ha aclarado que desde la Consejería de Salud, se decidió que no era necesario. Y en lugar de ello, dispusieron trabajar en los grupos de convivencia escolar, para intentar disminuir la movilidad y controlar los contactos de los asistentes a los centros educativos. El delegado ha explicado que para conseguirlo se procurará dar todas las clases en el mismo aula, reduciendo así los desplazamientos por el centro; o que un profesor imparta varias asignaturas de un mismo bloque, con el objetivo de reducir las posibilidades de contagio.

En definitiva, lo que se pretende es que los alumnos vuelvan a sentarse en los pupitres, a correr por el patio o a resolver problemas matemáticos en la pizarra. Volver a los centros, pero cumpliendo con la seguridad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios