Coronavirus Almería

Los niños saharauis se quedan sin vacaciones en paz este verano en Almería

  • La pandemia de la COVID-19 frustra el sueño de 65 menores de pasar este verano en la provincia

Los niños saharauis que el año pasado llegaron a pasar el verano en Almería durante la bienvenida que recibieron en la Diputación Provincial Los niños saharauis que el año pasado llegaron a pasar el verano en Almería durante la bienvenida que recibieron en la Diputación Provincial

Los niños saharauis que el año pasado llegaron a pasar el verano en Almería durante la bienvenida que recibieron en la Diputación Provincial

Más de medio centenar de niños saharauis que contaban los días y soñaban con el momento de volver a Almería para pasar sus vacaciones en paz lloran ahora por no poder viajar y huir de las altas temperaturas que soportan en sus campamentos. No solo no pueden venir este año a la provincia, sino que no irán a ninguna localidad de España este verano debido a la pandemia. La COVID-19 ha frustrado sus sueños y los de muchas familias. El programa de acogida, en el que participan las autoridades saharauis y las asociaciones solidarias españolas, se canceló hace unos meses ante el riesgo que suponía para estos menores la expansión del coronavirus.

Los niños saharauis que el año pasado llegaron a pasar el verano en Almería durante la bienvenida que recibieron en la Diputación Provincial en la que también participaron las familias de acogida Los niños saharauis que el año pasado llegaron a pasar el verano en Almería durante la bienvenida que recibieron en la Diputación Provincial en la que también participaron las familias de acogida

Los niños saharauis que el año pasado llegaron a pasar el verano en Almería durante la bienvenida que recibieron en la Diputación Provincial en la que también participaron las familias de acogida / Javier Alonso (Almería)

Como anunciaron las autoridades, “ha sido una decisión responsable, pero no fácil”, como reconoció el delegado del Frente Polisario en España, Abdulah Arabi, quien explicó que la decisión “afecta a un proyecto vital para la parte más vulnerable de nuestro pueblo, que son las niñas y los niños”.

A principios del mes de julio desde hace 21 años era habitual que los niños que venían a la provincia de Almería para quedarse la temporada estival con familias de aquí se reunieran en la Diputación Provincial de Almería para iniciar sus vacaciones en paz. Este año, como en todos los ámbitos, todo será diferente.Esta suspensión ha dejado una sensación de frustración tanto en las asociaciones solidarias con el Sáhara como en los propios niños que se beneficiaban del programa. Y también en las familias que los esperaban con los brazos abiertos un verano más.

El programa Vacaciones en Paz se inició en España en el verano de 1979, con un grupo reducido de niño. Las mujeres saharauis promovieron este proyecto a mediados de los años 80 al ver la esperanza de vida que podía reportarle a sus hijos un par de meses con una dieta equilibrada, variada y asistencia sanitaria para resolver problemas de salud, a la par que conocer otro mundo fuera del campamento de refugiados, otra cultura y huir de los 50 o 60 grados de temperatura que se registran en el desierto.

El Programa Vacaciones en Paz, está coordinado por la federación de las Asociaciones andaluzas de amistad con el Pueblo Saharaui. Viene funcionando, como tal en Andalucía desde 1993 , aunque a Almería llegaron los primeros niños en el verano de 1999. Durante estos años, unos 2.445 niños y niñas saharauis han sido acogidos por familias almerienses, con el propósito de sacarlos de una zona en conflicto, de un espacio desértico y hostil como es el de Tindouf (Argelia), donde están ubicados sus campamentos de refugiados.

La estancia en la provincia con las familias

La estancia de estos menores en Almería y pueblos de su provincia se realiza cada año con familias que de forma voluntaria se prestan a acogerlos en sus casas, la estancia es en régimen de acogimiento temporal y las familias se responsabilizan del alojamiento, la manutención y parte de la educación de los niños. Estos pequeños cuando llegan a Almería y durante su estancia, reciben una asistencia sanitaria que permite conocer su situación de salud. Generalmente presentan anemias debidas a la mala y monótona alimentación que reciben, determinadas patologías derivadas del agua que consumen, problemas dermatológicos y otro tipo de afecciones de mayor o menor consideración; pero tras el verano se recuperan, toman peso, mejoran su aspecto y prueban por primera vez productos frescos. Precisamente, el objetivo de Vacaciones en Paz es darles un respiro de las condiciones de vida tan duras en las que se encuentran y que disfruten de dos meses de vacaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios