Coronavirus en Almería Los sanitarios que han pasado la COVID avisan: "Es una enfermedad muy seria y traumática"

  • El Hospital Universitario de Torrecárdenas comparte vídeos con la experiencia de sus profesionales que ya han superado el coronavirus

Antonio Duarte, jefe del Servicio de Urgencias del Hospital Universitario de Torrecárdenas. Antonio Duarte, jefe del Servicio de Urgencias del Hospital Universitario de Torrecárdenas.

Antonio Duarte, jefe del Servicio de Urgencias del Hospital Universitario de Torrecárdenas. / Diario de Almería

El Hospital Universitario de Torrecárdenas ha puesto en marcha una iniciativa a través de las redes sociales para concienciar a los sanitarios y los almerienses en general sobre la importancia que tiene seguir las normas para el control de la pandemia por COVID-19. Lo hace a través de las relatos de algunos de sus profesionales que han pasado la enfermedad y cuentan de primera mano cómo han vivido el tener la COVID-19.

Por el momento han compartido dos vídeos con la experiencia de una técnica de Cuidados Auxiliares de Enfermería y del jefe del Servicio de Urgencias. La intención es continuar con la campaña en las próximas semanas y que más profesionales del hospital almeriense cuenten sus vivencias con la enfermedad provocada por el coronavirus.

Según fuentes sanitarias, unos 200 profesionales de Torrecárdenas se han contagiado desde que comenzó la pandemia. Uno de ellos es Antonio Duarte, el jefe del Servicio de Urgencias. Cuenta que 48 horas antes de saber que estaba infectado había visitando a su familia. "Hacía meses que no los veía, precisamente para protegerlos. Me provocó ansiedad el pensar que pudiera haberle pegado el coronavirus a mi madre, de 83 años y con una enfermedad crónica".

En su caso pasó la enfermedad con pocos síntomas. "Mi principal complicación fue el pensar en mi madre; y además se la pegué a mi hija", relata el doctor Duarte. Pero como jefe de Urgencias ha visto la peor cara de la COVID-19. "Es una enfermedad muy seria que puede ser muy traumática para la familia y que puede causar verdaderas tragedias, como hemos visto de matrimonios que han fallecido, o que los familiares no puedan despedirse de ellos por estar infectados todos". Apostilla que "es una enfermedad que aunque mucha población la pase de forma banal, pero en cierta población, sobre todo de riesgo, puede ser una tragedia".

Por ello, Antonio Duarte insiste en las claves para luchar contra la pandemia: "Guardar la distancia de seguridad, usar mascarillas y el lavado de manos. Y sobre todo evitar las zonas comunes y las reuniones sociales".

Otra de los profesionales de Torrecárdenas que ha pasado la enfermedad es María del Carmen Álvarez, técnica de Cuidados Auxiliares de Enfermería. En su caso desarrolló algunos de los síntomas clásicos de la COVID-19: "Tuve dolor de cabeza, dolor muscular, carraspera en la garganta. También estuve un par de días con fiebre, con 37,8º". Cuando ya llevaba unos días enferma notó que había pedido el olfato. "Aún no lo he recuperado del todo", cuenta María del Carmen.

Cuando supo que tenía el coronavirus se aisló en una habitación de su casa, con un baño propio. "Por suerte mi marido no se contagió. Tenía miedo por él, porque es broncópata", dice la técnica de Enfermería. "Hemos respectado a rajatabla la separación, porque esto es muy serio".

María del Carmen reconoce que ha pasado mucho miedo trabajando en el hospital. "Cuando empezó la pandemia, nadie conocíamos esto. Pasamos mucho miedo y estrés y llegué a adelgazar por ello. Una vez que te dicen que eres positivo piensas, cómo lo pasaré yo. Con tanta gente que ha habido en las UCI...".

Por eso, esta técnica de Torrecárdenas tiene claro el mensaje que quiere lanzar a sus compañeros: "Les pediría que siempre guarden la distancia, que se pongan el EPI cada vez que sea necesario, que extremen el lavado de manos y que no se quiten la mascarilla para nada".

Cuando alguien vive en su día a día esta dura enfermedad, como es su caso, se hace muy difícil entender la actitud de aquellas personas que no respetan las normas. "No hay cosa que más rabia de me dé que ir por la calle y ver gente con la nariz por fuera de la mascarilla o hablando por teléfono sin mascarilla. No lo entiendo, porque se puede hablar perfectamente con ella puesta", asegura. "La mayoría de la gente está concienciada, pero hay muchos que pasan de todo: no sé si es que no se dan cuenta de la gravedad". Por ello, desde el Hospital Universitario de Torrecárdenas están poniendo de su parte para que la gente conozca la realidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios