Almería

La solidaridad de República Dominicana y la incredulidad de la familia de la detenida

El embajador Olivo Rodríguez. El embajador Olivo Rodríguez.

El embajador Olivo Rodríguez. / efe

El embajador de República Dominicana en Madrid, Olivo Rodríguez Huertas, expresó ayer su profunda consternación y solidaridad con España por el asesinato del niño Gabriel Cruz, cometido presuntamente por la pareja de su padre, Ana Julia Quezada, de origen dominicano, e hizo un llamado a la comunidad dominicana a la reflexión. En declaraciones a Efe en Santo Domingo, el embajador dominicano señaló que es tiempo de que la comunidad dominicana se siente a "pensar, a reflexionar, a llorar con la familia de Gabriel y con toda España". Este hecho no "refleja el verdadero sentimiento y el verdadero comportamiento de nuestra comunidad y, por eso, ese llamado que estemos en profunda reflexión y en profunda expresión de la solidaridad", añadió. El embajador informó de que ha enviado una carta a los padres de Gabriel en nombre del gobierno dominicano y de toda la comunidad en la que se expresa su congoja y tristeza. También señaló que anoche conversó con el presidente dominicano, Danilo Medina, quien expresó su pesar y el inmenso dolor que siente ante este suceso.

Por su parte, Julia Quezada, madre de Ana Julia y ocho hijos más, expresó ayer su consternación y angustia tras conocer el crimen y afirmó que no la educó para que hiciera algo así. En este sentido, precisó que de confimarse que ha sido la autora del crimen debió ser que "el demonio la indujo a cometer el hecho". La progenitora dijo que si su hija hizo eso "fue por un estado de locura", aunque no se cortó al señalar a medios locales que si era culpable tenía que pagar por sus hechos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios