ud almería | málaga cf

Un lunes en el que acostarse tarde

  • Tercera prueba de alto nivel para un Almería que necesita dar las primeras muestras de potencial

  • En los graderío habrá también 'partido'

Los jugadores se refrescan en otro entrenamiento marcado por el calor de estos días. Los jugadores se refrescan en otro entrenamiento marcado por el calor de estos días.

Los jugadores se refrescan en otro entrenamiento marcado por el calor de estos días. / Javier Alonso

Si hoy tienen pensado ir al fútbol y mañana tienen que trabajar, que no se les olvide ponen el despertador porque se van a acostar tarde. Las gracias de los horarios de LFP, quieren estadios llenos y ponen todas las trabas a los aficionados. Un duelo de rivalidad vecinal merece disputarse un sábado por la tarde, para que todos los malacitanos que quisieran desplazarse, pudieran hacerlo sin estar mirando el reloj. Sin embargo, este partido con sabor a pasado muy reciente en Primera, no va a arrastrar a toda la gente que debiera.

Aún así, el ambiente va a ser bonito. La hinchada rojiblanca se animó viendo a su equipo pese al empate en Tenerife y le agradeció el esfuerzo y las carreras, pese a que jugadas de calidad hubo pocas. Es el nuevo Almería, el que no va a jugar de tiralíneas, pero tampoco va a dar un balón por perdido. Precisamente eso se le va a pedir esta noche, ante un rival que es muy superior sobre el campo y en cuanto a presupuesto. El dos de dos que llevan los boquerones va a provocar que se desplacen aficionados, por lo que el Mediterráneo rugirá y la noche será animosa.

El míster tendrá que ver el duelo en la grada pues tiene que cumplir dos partidos de sanción

Fran Fernández le ha pedido a su gente que sea el jugador número 12, pues sólo así se vence a los equipos gallitos. Pero esto es la pescadilla que se muerde la cola: si los jugadores quieren que la afición esté volcada, tiene que darle motivos para ello, y si la afición quiere ver victoria, necesita dar aliento a los futbolistas cuando el oxígeno comienza a fallar. Así se vive el fútbol en el Mediterráneo. Lo que está claro es que todavía es pronto para que el Almería muestre de lo que es capaz, pero sí se tiene que empezar a atisbar algo de su potencial.

Hasta el momento, un partido francamente malo en Cádiz y otro de mucha brega ante el Tenerife, que se tuvo controlado incluso con uno menos, pero no se pudo conseguir la victoria por una genialidad canaria. Ahí estriba la diferencia de presupuestos. Esta noche más de lo mismo, aunque con más tiempo de entrenamiento para los rojiblancos, por lo que se tienen que mostrar ya más detalles técnicos, que el esfuerzo y la entrega que se le presupone a cualquier profesional.

Como es habitual en Fran Fernández, hasta hoy no dará la convocatoria, por lo que es una incógnita cómo qué cara va a mostrar el equipo tras la salida de Joaquín y las llegadas de Saveljich y Narváez. Lo normal es que el central sí que juegue, aunque el míster le tiene mucha confianza en Trujillo. La participación del bético sí parece más complicada, sobre todo por el buen rendimiento que dieron Corpas y Rioja el pasado fin de semana. Su desparpajo y sacrificio por banda encendió la mecha de la pasión que necesitaba la afición. Y hoy debe de volver a pasar.

Mientras, con el ánimo reforzado por sus dos victorias seguidas, el Málaga buscará hacer un buen partido y jugar con intensidad y concentración para continuar en su privilegiada posición de líder. El reto es repetir su último resultado en el estadio almeriense, donde ganó por 1-2 en 2015 con ambos equipos en Primera, ya que en el resto de visitas anteriores empató en cuatro ocasiones y perdió en otras dos. Rojiblancos y blanquiazules ya se enfrentaron en la pasada pretemporada en un amistoso que acabó 1-1 y volverán a medirse en la Copa del Rey, dentro de unos días, en La Rosaleda. Ahora, los malaguistas regresan a Almería, pero esta vez en Segunda División y con el técnico Muñiz al frente del equipo, que ha dejado muy buenas sensaciones en el comienzo liguero, sobre todo en su último encuentro contra el Alcorcón en La Rosaleda.

Muñiz tiene la baja del centrocampista Ontiveros, expulsado la pasada jornada, pero podrá contar con varios de los fichajes que no pudieron ser inscritos en las dos últimos partidos por superar el límite salarial. Así, los delanteros Pacheco y el senegalés Kone, y dos centrocampistas, el marroquí Boularoud y el francoargelino Lacen, ya están disponibles para Muñiz, al contrario que los medios Recio, traspasado al Leganés, y el chileno Iturra, que rescindió el contrato.

Alrededor de las once de la noche, el árbitro dará el pitido final y los aficionados se marcharán a su casa. A ver si los lunes dan suerte a este equipo y la gente se levanta mañana cansada, pero satisfecha y feliz por ver ganar a su Almería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios