Andalucía

La Airef pide a la Junta que aplace las rebajas de impuestos previstas para 2020

  • La Autoridad Independiente de Responsabilidad fiscal considera "factible" que Andalucía logre el equilibrio presupuestario en 2020, pero alerta sobre un incumplimiento de la regla de gasto.

El consejero Juan Bravo, entre Juan Marín y Elías Bendodo. El consejero Juan Bravo, entre Juan Marín y Elías Bendodo.

El consejero Juan Bravo, entre Juan Marín y Elías Bendodo. / Juan Carlos Muñoz

Cara y cruz en el informe que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) ha elaborado para analizar las líneas fundamentales de los Presupuestos de la Junta para 2020. La entidad que dirige José Luis Escrivá considera "factible" que la comunidad alcance el equilibrio financiero, como está previsto en las cuentas proyectadas por Juan Bravo y su equipo. Pero también recomienda que se aplacen las rebajas de impuestos previstas para 2020 para contener un posible desvío en la regla de gasto.

Antes de hacerse público el proyecto del Presupuestos, que se aprobará definitivamente la semana próxima en el Parlamento, el propio titular de Hacienda, Industria y Energía reconoció que tendría dificultades para poner en marcha "una revolución fiscal". La "bajada masiva de impuestos" con la que Juanma Moreno hizo campaña antes de llegar a la Junta tendría que esperar. 

A pesar de los rumores, que apuntaban incluso al Impuesto del Patrimonio, la bajada de impuestos incluida en las cuentas regionales de 2020 se quedó en pequeños retoques en los impuestos de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentales. La merma de ingresos prevista está cifrada en 30 millones de euros. A ello hay que sumar las práctica desaparición del impuesto de Sucesiones y Donaciones, lo que, según la Airef, tendrá un impacto de 61,5 millones de euros.

La autoridad fiscal no incluye en su análisis la reducción gradual del IRPF aprobada por el Gobierno andaluz, ya que sus efectos en la recaudación no empezarán a notarse hasta 2021. Sí tienen en cuenta otras mermas en los ingresos, como el abandono de la subasta de medicamentos, que supone un agujero de 67 millones de euros. Hacienda prevé equilibrar la situación con el cobro de reintegros de subvenciones por un valor de 68 millones y con la venta de patrimonio.

Según la Airef, la Junta espera ingresar “220 millones más que el año anterior”, pero lo cierto es que el Presupuesto de 2020 incluye una partida de 320 millones, la misma que ya figuraba en las cuentas de 2019 y que, como reconoció Juan Bravo, quedó desierta. Esta semana se ha hecho público el resultado de la primera subasta de activos, con ofertas de 51 millones de euros por tres inmuebles, pero también con otros 19 sin oferta alguna.

Este es uno de los factores que pueden provocar un incumplimiento en la regla de gasto. Se trata de una de las medias fiscales que el Ministerio de Hacienda obliga a atender desde que se redoblaron los controles financieros, con motivo de la crisis económica. Bajo los mandatos socialistas, la regla de gasto no llegó a cumplirse nunca, lo que provocó duras críticas del PP, entonces en la oposición.

Juan Bravo se enfrenta ahora a un problema similar, por lo que la Airef le recomienda aplazar las bajadas de impuestos ya previstas, una de las banderas del Gobierno de populares y Ciudadanos, o plantear "otras actuaciones" que permitan paliar el impacto de la pérdida de ingresos que provocarán las rebajas fiscales y otras medidas como la eliminación de la subasta de medicamentos.

En su análisis, la Airef es optimista sobre la posibilidad de que la Junta alcance el objetivo de déficit que se propone Juan Bravo. Es el pactado entre el Gobierno central y Bruselas, el equilibrio presupuestario, pero la autoridad fiscal considera que tanto los gastos como los ingresos proyectados en las cuentas de 2020 están sobredimensionados.

Según la Junta, los ingresos crecerán por encima del 9% respecto a este año, mientras que los gastos subirán más de un 8%. El organismo independiente rebaja el aumento al 6% y al 4%, respectivamente, lo que permite, en principio, la consecución del equilibrio financiero a final de 2020. Y hay que tener en cuenta que la Airef es más pesimista que la propia Administración y considera que la Andalucía partirá de un déficit del 0,3% del PIB al final de 2019, frente al 0,1% que pronostica la Junta en sus Presupuestos.

La postura de la Airef en materia de gastos supone un matiz a una de las tesis más repetidas por los dirigentes del PP y Ciudadanos, aquella que sostiene que una reducción fiscal permite aumentar los gastos. Según la entidad fiscal, el crecimiento en ingresos respecto a 2019 procederá, sobre todo, del aumento de las entregas a cuenta del sistema de financiación autonómica, que crecerán en torno al 8%. El resto de recursos subirán un 1%, lastrados por la rebaja fiscal y el final de la subasta de medicamentos, pero también por la evolución positiva, pero “más limitada”, de los fondos europeos,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios