Investigación

Control de plagas en algodón y tomate de industria

  • Cuatro centros del Ifapa desarrollan alternativas para evitar la aparición de insectos depredadores en cultivos al aire libre. El proyecto está subvencionado con 240.000 euros de fondos Fede

La problemática de la falta de herramientas de control frente plagas en algodón y tomate de industria al aire libre está en el origen de uno de los proyectos más ambiciosos que tiene en cartera el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa). El estudio, dotado con 240.000 euros procedentes de fondos Feder, se titula 'Alternativas para el manejo de plagas del algodón y tomate para industria en el bajo Guadalquivir', y tiene su base en la utilización de técnicas como la instalación de trampas de luz y el empleo de fauna auxiliar, con el objetivo de establecer estrategias que suministren herramientas dirigidas a reducir la necesidad de los productos químicos que actualmente se emplean.

Además de evaluar este tipo de procedimientos, el proyecto prevé una segunda fase en la que se enseñará a los productores y técnicos cómo utilizar estas nuevas herramientas. Este último objetivo se persigue mediante cursos especializados que se realizarán en la región y serán impartidos por los técnicos-especialistas del Centro de La Mojonera (Almería), apoyándose, además, en demostraciones de los ensayos en campo.

"Desde hace años los cultivos de algodón en el Bajo Guadalquivir sufren ataques por el gusano del algodón, Heliothis armigera. Otros cultivos, como el tomate para transformado industrial tienen problemas similares, como la reciente aparición de la Tuta absoluta", explica el responsable del proyecto e investigador en el centro Ifapa de La Mojonera, Dirk Janssen. El estudio, prosigue, está en línea con la creciente transformación de los cultivos hacia manejos más respetuosos con el medio ambiente, y la incorporación de estrategias de control integrado.  

Para llevar a cabo el estudio se han establecido dos subproyectos. El primero se desarrolla en parcelas de Lebrija y de Los Palacios. Su objetivo es evaluar la efectividad e impacto sobre las poblaciones de lepidópteros que tienen las trampas de luz automáticas, así como conocer  la diversidad de fauna auxiliar asociada a la instalación de setos vegetales. En cada localidad se dispone de una superficie de 6 hectáreas, divididas en subparcelas dedicadas al cultivo del algodón y al de tomate para trasformado industrial. 

En el segundo subproyecto se evalúa la suelta de dos organismos de control biológico, Nesidiocoris tenuis y Trichogramma achaeae, como técnica a emplear en el manejo integrado de lepidópteros la plaga en tomate para transformado industrial al aire libre.  Para su desarrollo se han utilizado las instalaciones y terrenos del Ifapa en Chipiona y Sevilla.

En las parcelas experimentales se realizan diferentes ensayos con el objetivo de buscar la mejor forma para que ls insectos auxiliares pasen de las plantas reservorios hacia el cultivo de tomate. "Resulta interesante comparar la colocación de los setos, central o periférico", apunta Janssen.

La investigación se encuentra actualmente en su segundo año de sarrollo. Ya hay datos de la eficacia de los distintos tratamientos en los cultivos, pero el responsable del estudio prefiere no adelantar los resultados. Solo da una pista "se demostrará que es perfectamente posible cultivar al aire libre, controlando plagas tan temidas como la Tuta y sin la necesidad de recurrir a productos químicos cuyo uso está siendo desautorizado".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios