Consejo de Gobierno

La Junta mete el decreto de sequía en el cajón

  • El conjunto de los embalses de la comunidad se encuentra ahora al 50,9% 

El embalse del Gergal, en Guillena, aliviando agua. El embalse  del Gergal, en Guillena, aliviando agua.

El embalse del Gergal, en Guillena, aliviando agua. / Antonio Pizarro

La Consejería de Medio Ambiente ha terminado por meter en un cajón el decreto de declaración del estado de sequía en Andalucía. La última oleada de borrascas ha dejado una medio de precipitaciones de 150 litros por metro cuadrado en la cuenca mediterránea y de 300 litros, en la occidental. En muchas poblaciones se han registrado hasta ahora hasta 500 litros y Grazalema, uno de los pueblos más lluviosos de España, suma 1.206 hasta el día de hoy. Aunque los embalses aún tienen menos agua que el año pasado por estas fechas, el bache de la sequía se ha superado, por lo que no se prevén restricciones ni en consumo humano ni en la agricultura. Sólo las cuencas de la Viñuela-Axarquía, en Málaga, y el Levante almeriense presentan problemas de escasez grave.

José Fiscal. José Fiscal.

José Fiscal. / EFE

Los embalses andaluces, que son los gestionados por la Junta más los del Guadalquivir, dependiente del Gobierno central, se encuentran al 50,9% de su capacidad, almacenan 6.071 hectómetros cúbicos, suficientes para garantizar el consumo, al menos, tres años. El trienio asegurado es la marca que distingue la escasez a la bonanza. En término medio, Andalucía se encuentra ya en la zona de abundancia, aunque la extensión de la comunidad hace necesario las matizaciones. Hay que considerar que frente a los más de 1.000 litros medidos en Grazalema se enfrentan los 64,3 recogidos en Huércal-Overa. El Levante almeriense aún está muy afectado, pero en esta zona buena parte del abastecimiento proviene de aguas subterráneas y de los trasvases Tajo-Segura y Negratín-Almazora. Este último se reabrió el pasado 10 de marzo. La zona de la Viñuela-Axarquía ha ganado 15 hectómetros cúbicos, se mantiene en riesgo, pero se ha conjurado lo peor, y es que Medio Ambiente iba a comenzar a regar de modo extraordinario ante la evidencia de que muchos árboles frutales se podían perder.

A excepción de estas dos zonas, las lluvias han dejado agua suficiente en los pantanos. En la provincia de Cádiz, por ejemplo, el trasvase Guadiaro-Majaceite se abrió ayer por la tarde debido al excedente de caudal en este río de la cuenca mediterránea. Los embalses de esta amplia zona han ganado 165 hectómetros cúbicos en las primeras semanas de marzo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios