Andalucía

Moreno se desliza al centro y abraza el verde

  • El presidente promete "una revolución verde", un plan forestal de 200 millones de euros y luchar contra el cambio climático, otra de las obsesiones negacionistas de Vox

Juanma Moreno, este jueves en el Parlamento. Juanma Moreno, este jueves en el Parlamento.

Juanma Moreno, este jueves en el Parlamento. / EFE

Lo extraño en el PP es migrar hacia la derecha, que fue lo que Pablo Casado perpetró en las pasadas elecciones con la foto trinitaria de la plaza de Colón. Todos los sondeos que se manejan en San Telmo indican que la impresión que los andaluces tienen del presidente de la Junta, Juanma Moreno, es más centrada que la del PP. Se percibe al partido como una formación, nítidamente, de derechas, entre Ciudadanos y Vox, mientras que Moreno se acerca hacia el cinco que define el centro. Pero esta semana, el presidente ha sorprendido con lo que es un giro ideológico en su partido, el desplazamiento hacia el verde, que se materializará en un plan forestal andaluz, en la inversión de 800 millones de euros en depuración y en una estrategia activa contra el cambio climático.

El Consejo de Gobierno del próximo martes se celebrará en Doñana. Hasta ahora, el PP ha sido el defensor de los sectores económicos que tensionan el espacio natural. En la pasada campaña, Juanma Moreno rescató el proyecto de autovía entre Cádiz y Huelva, una carretera que sólo ha interesado durante decenios a la Confederación de Empresarios de Andalucía. Aunque el proyecto figurará en el plan de infraestructuras que comenzará a aplicarse en 2021, no pasará de ser un esbozo. Bruselas nunca autorizará ese trazado. Quien lo sabe es la consejera de Agricultura y Medio Ambiente, Carmen Crespo, que fue delegada del Gobierno mientras se trataba de tramitar el dragado del Guadalquivir, otro proyecto tumbado por su repercusión en Doñana.

Preocupación forestal

Lo cierto es que Juanma Moreno estaba allí, no hay impostura en ese desplazamiento hacia el verde. Mucho antes de convertirse en presidente de la Junta, el entonces candidato sin fortuna del PP explicó a este periódico el problema singular que el calentamiento global tendrá sobre Andalucía. Ciudades donde en verano se sobrepasarán los 45 grados de temperatura en verano, descenso continuado del régimen de lluvias en la zona oriental y afectación sobre las masas forestales. El presidente es de los que creen que a las capitales andaluzas les faltan árboles y que a los pocos que hay se les da un tratamiento propio del inmobiliario urbano.

El portavoz parlamentario del PP, José Antonio Nieto, otro que ya estaba en el centro, pues proviene del CDS de Adolfo Suárez, ha rescatado la estrategia de fomento de la economía circular que se confeccionó durante la anterior administración. Lo que defendió el jueves en el Parlamento es que la izquierda no está más legitimada que la derecha para abrazar la defensa del medio ambiente. En el PP no dejan de señalar el plan de 50.000 millones de euros que Angela Merkell ha iniciado en Alemania para meter dinero en una economía estancada con inversiones para reducir las emisiones de gases invernaderos. Bien es verdad que en el Gobierno alemán también hay ministros socialdemócratas. 

Juanma Moreno rescatará la tradición andaluza de los planes forestales. El Gobierno de José Rodríguez de la Borbolla (otro que si no es ecologista, es naturalista) fue el primero de los autonómicos españoles en dotarse de un amplio proyecto de reforestación y conservación de las masas arbóreas; en aquella ocasión, lo hizo de la mano de los ecologistas y de organizaciones jornaleras. Moreno va a dotar al siguiente plan de 200 millones de euros, aunque aún no ha detallado los objetivos finales en cuanto a número de hectáreas. Hasta finales de la legislatura, la Consejería de Carmen Crespo invertirá, además, unos 800 millones en depuración de las aguas.

En el Parlamento, Juanma Moreno expresó un compromiso de su Gobierno contra el cambio climático, y lo hizo delante de sus aliados parlamentarios de Vox. El grupo que ahora lidera Alejandro Hernández niega que el calentamiento global esté relacionado con la actividad humana. Vox es así, es uno de los partidos más ideologizados del arco parlamentario español y mantiene una cruzada léxica contra la violencia de género y el cambio climático. El único senador andaluz de Vox, Francisco José Alcaraz, se negó a firmar una declaración institucional sobre los incendios forestales de Canarias porque se los relacionaba con el fenómeno negado. No parece que el PP vaya a hacer concesiones a Vox en cuanto al cambio climático.

El PP busca un segundo puesto

Más allá de los sondeos, las elecciones generales del 10 de noviembre suponen una prueba real para el PP andaluz y Juanma Moreno. En las pasadas elecciones generales, Ciudadanos superó en votos al PP, en lo que fue un sorpasso por la derecha por parte de los naranjas. La dirección de la calle de San Fernando cree que ahora volverán a situarse en segunda posición en la comunidad, por detrás de los socialistas, que seguirían en cabeza.

En las pasadas elecciones generales, Casado hizo unas malas listas en Andalucía, puso a Juan José Cortés de cabeza de nómina en Huelva, donde no le quieren ni en el PP ni entre los votantes conservadores. El alcalde de Palos, que iba en la lista del Senado, dobló en votos a Cortés. Finalmente, Moreno ha conseguido que Casado acepte el cambio, al que se ha resistido porque lo de Cortés fue un compromiso personal. Los populares confían en obtener de tres a cinco escaños más por Andalucía.

El centro es el único campo por el que el PP de Juanma Moreno puede crecer, porque Vox, aunque menguando, no va a desaparecer y se va a hacer fuerte en sus extremos, hasta el punto de que los sondeos indican que los de Santiago Abascal aguantarán el tipo. Lejos de ser un problema –se explica desde el PP andaluz, es una ventaja, porque le permite a Moreno practicar un discurso centrado, sin necesidad de hacer guiños a quienes niegan el cambio climático o la violencia de género.

 

 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios