Andalucía

Ciudadanos quiere sumar, pero sin Suma

  • El PSOE andaluz está convencido de que habrá nuevas elecciones generales, porque no será posible un acuerdo con ERC

Pablo Casado y Juanma Moreno, durante la campaña electoral de las andaluzas en Granada. Pablo Casado y Juanma Moreno, durante la campaña electoral de las andaluzas en Granada.

Pablo Casado y Juanma Moreno, durante la campaña electoral de las andaluzas en Granada. / Carlos Gil.

Comentarios 0

Ciudadanos y PP acudirán por separado a las elecciones generales del 10 de noviembre, en el caso de que Pedro Sánchez no vuelva a presentarse a una sesión de investidura. Los naranjas rechazan esa opción, a pesar de que al PP le gustaría que, al menos, al Senado fuesen unidos. Tampoco Vox prevé promover listas conjuntas en Andalucía; en todo caso, esa fórmula se quedaría, si fuese posible, para las circunscripciones más pequeñas, ninguna en el sur. Pero los de Rivera también rechazan esa opción.

Tanto el PP como Ciudadanos en Andalucía aún consideran posible que se produzca el acuerdo entre las izquierdas para evitar la repetición. Sin embargo, en el PSOE pocos confían ya en el acuerdo con Unidas Podemos, el partido se prepara para otra cita con las urnas.

El problema de Pedro Sánchez no es tanto Unidas Podemos, sino Esquerra Republicana (ERC). Ésa es la conclusión a la que el presidente del Gobierno en funciones llegó este verano; durante su corta estancia en Doñana la había madurado bastante, sólo volvería a presentar su candidatura en el Congreso si se aseguraba apoyos suficientes para aprobar los Presupuestos y encarar una legislatura duradera. Y se contabilicen como se contabilicen, Sánchez necesitaría a ERC para su investidura y para sacar adelante unas cuentas. A falta de una semana de contactos entre los partidos de izquierdas, España irá a unas nuevas elecciones generales el 10 de noviembre

El PSOE andaluz repetirá las listas de 2019, como el PP, mientras que Ciudadanos está a la espera de que se confirme la falta de acuerdo y que la dirección nacional tome una decisión sobre ello. Unidas Podemos en Andalucía acudirá a estos comicios con la misma fórmula, no se pondrá en marcha todavía la posible escisión que promueve Teresa Rodríguez.

Rechazo a la corrupción

Ciudadanos, PP y Vox volverán a intentar gobernar mediante la fórmula andaluza, pero el líder de los naranjas, Albert Rivera, ha descartado la fórmula de Suma Navarra para el conjunto nacional. La razón que se explica desde Ciudadanos es que su electorado rechaza al PP por los casos de corrupción que arrastra, un efecto que ha tomado aún mayor relevancia después de las imputaciones de las ex presidentas madrileñas Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes. Los de Juan Marín no irán juntos con el PP en ninguna de las provincias de Andalucía, aunque la sintonía entre ambos partidos en el Gobierno es mayor si cabe que cuando invistieron a Juanma Moreno. Este verano, Marín y el consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, han compartido algunos días de vacaciones.

Porque el objetivo de Rivera y del líder nacional del PP, Pablo Casado, sigue siendo el mismo: sumar para gobernar, en eso no hay cambios, los naranjas han roto, defintivamente, con su pasado de bisagra. Los pactos de gobierno en las comunidades autónomas han seguido, con matices, la vía utilizada en Andalucía. Lo mismo cabe decir de Vox, los de Santiago Abascal se presentarán a las elecciones por separado.

A pesar de que los dirigentes del PSOE que ha venido consultando este medio durante este verano han dado siempre por hecho la repetición, lo que no se atreven a vaticinar es cómo le irá el resultado electoral del 10 de noviembre. Es una cita complicada. Todos los sondeos indican que los socialistas pueden subir algunos escaños, pero también el PP. El objetivo de los socialistas es ganar un poco más para que, con Unidas Podemos y el PNV, superen la cifra de los 176 diputados. Es decir, que tras las elecciones del 10-N, Sánchez tendría que volver a negociar con Pablo Iglesias una investidura.

Listas socialistas

El PSOE andaluz no cambiará las listas en las provincias andaluzas. La dirección susanistas tuvo problemas con Ferraz con la elaboración de los carteles en varias provincias, cuando las cúpulas de Jaén, Huelva y Granada optaron por negociar directamente con Madrid. Aunque Susana Díaz y Pedro Sánchez han abierto una tregua, la dirección susanista ha devuelto a estas provincias el golpe de esa supuesta traición. Los parlamentarios onubenses Mario Jiménez y María Márquez han salido de la primera fila de la Cámara andaluza, así como la jiennense Ángeles Férriz y se espera algunos movimientos contra algunos notables granadinos.

Salvada esta circunstancia interna, el PSOE andaluz llevará en sus listas a los ministros de Sánchez. Sí hay una circunstancia que puede alterar la campaña, y es que la sentencia del caso de los ERE puede estar acabada antes del 10 de noviembre. El tribunal trabaja para tenerla redactada a finales de octubre, aunque si sigue el criterio del Poder Judicial la retrasaría hasta después de la cita electoral. Esta pieza de los ERE es la más política, la que ha encausado a los ex presidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán.   

  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios