Andalucía

El PSOE riñe a la CEA por "quejarse" y le pide que arrime el hombro ante la crisis

  • Pizarro invita a los empresarios a ser responsables y estar "a la altura de las circunstancias" · La CEA lamenta la "resignación" de los Presupuestos andaluces de 2009 y ve "preocupante" el endeudamiento

Comentarios 7

La sintonía político-empresarial parece guardar una relación directamente proporcional a las etapas de bonanza y de crisis. Y a las puertas de la recesión, las desavenencias entre la patronal andaluza y el PSOE arrecian. La semana pasada, coincidiendo con el anuncio de una nueva rebaja de la previsión de crecimiento económico para 2009, el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Santiago Herrero, y la patronal de la construcción, Fadeco, echaban por tierra la Ley de Vivienda y las medidas anticíclicas del Gobierno y la Junta por "escasas", "tardías" y "perturbadoras". Éso no ha sentado nada bien en el PSOE-A, y así lo dejó ver ayer su vicesecretario general, Luis Pizarro, que riñó a los empresarios y les conminó a que "en vez de quejarse tanto, arrimen el hombro" en la búsqueda de soluciones para frenar la destrucción de empleo.

El daño colateral más inmediato de ese distanciamiento puede ser el VII Acuerdo de Concertación Social, que el Gobierno andaluz quiere resolver "cuanto antes", máxime cuando queda sólo un mes para que prescriba -y en ésto cuenta con el apoyo de los sindicatos CCOO y UGT-. Pero parece complicado, al quedar ahora ya muy lejos el consenso rubricado en 2005, en plena época de vacas gordas. Y ya lo advirtió en agosto la CEA. Ante los primeros síntomas de que la crisis era más grave, Herrero trasladó al presidente andaluz, Manuel Chaves, que lo primero era ver los resultados de las medidas adoptadas y de no ser en el sentido esperado, el pacto quedaría en suspenso. Por el momento, el discurso de la patronal no parece favorable.

Esto preocupa, y mucho, al PSOE. Tras la reunión de la Comisión Ejecutiva Regional, Pizarro admitió que las actuaciones que están en marcha no son recetas "milagrosas", pero sí apeló a la "política con mayúsculas", la que abarca la responsabilidad de todas las administraciones, como la Junta, de la que recordó que desembolsará 8.650 millones en inversión directa al sector productivo, pero también de los empresarios.

De ellos esperó que sepan estar "a la altura de las circunstancias" y abandonen la actitud de "no ayudar a generar tranquilidad y esperanza". Un reproche al que añadió que, precisamente, Fadeco y la CEA den ahora la espalda a acuerdos firmados por ellos mismos, como el Pacto por la Vivienda. "Hay que ser consecuentes y responsables", aconsejó, y cuestionó si la patronal de la construcción está en contra de los 9.500 millones que firmarán mañana la Junta y las entidades financieras andaluzas para que salga adelante este pacto.

Ante estas tensiones, Pizarro apreció que la mejor herramienta para "combatir" el paro, amén de la responsabilidad, es adquirir un "compromiso fuerte y moral del sector político, económico y social".

Pero mientras el PSOE lanzaba este mensaje, en el Parlamento, la CEA daba la puntilla a los Presupuestos andaluces de 2009, de los que lamentó su "resignación" y su falta de "esfuerzo" para contrarrestar las previsiones negativas, y calificó de "preocupante" el nivel de endeudamiento fijado porque "todo lo que sea deuda, son impuestos futuros".

El presidente de la Comisión de Economía de la CEA, Manuel Ángel Martín López, criticó además las modificaciones, muchas veces "sustanciales", que se producen durante la tramitación y posterior ejecución de los presupuestos. De ahí que confesase que a los empresarios les "asalta una cierta incertidumbre" debido a que el presupuesto, que supera los 33.700 millones, se plantea sobre unos parámetros de crecimiento que "no parece que correspondan a las últimas previsiones", y cualquier desviación puede provocar "una verdadera debacle".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios