economía

Unicaja Banco destina 77,5 millones a reservas y reduce su capital social un 1,89 %

  • Los accionistas han refrendado la reducción del capital social, a través de la amortización de 30,5 millones de acciones propias en autocartera, que fueron adquiridas en el programa de recompra de acciones que se canceló siguiendo las recomendaciones del supervisor

Unicaja destina 77,5 millones a reservas y reduce su capital social un 1,89 % Unicaja destina 77,5 millones a reservas y reduce su capital social un 1,89 %

Unicaja destina 77,5 millones a reservas y reduce su capital social un 1,89 % / M. H.

La junta general ordinaria de accionistas de Unicaja Banco, celebrada este miércoles de forma telemática, ha aprobado destinar 77,52 millones de euros a reservas voluntarias y reducir su capital social en el 1,89 por ciento para amortizar las acciones en autocartera.

La cifra destinada a reservas voluntarias era la prevista inicialmente para destinar a dividendos con cargo al ejercicio 2019, con lo que se ha seguido la recomendación del Banco Central Europeo (BCE) al sector de no repartir dividendos antes del 1 de enero de 2021, ha informado Unicaja Banco en un comunicado.

Las acciones propias en autocartera que serán amortizadas fueron adquiridas en el marco del programa de recompra de acciones que fue cancelado siguiendo las recomendaciones del BCE, y esta amortización no tendrá impacto a efectos de solvencia, dado que la entidad mantenía estas acciones en autocartera.

El presidente de Unicaja Banco, Manuel Azuaga, ha manifestado durante su intervención en la junta que "la calidad de balance y los niveles de solvencia" de la entidad permiten mantener su intención de "reanudar lo antes posible la retribución a los accionistas mediante el pago de dividendos en efectivo y programas de recompra".

Azuaga ha resaltado que la actual es “una situación sanitaria, económica y social sin precedentes” y ha añadido que el papel del sector financiero en la pandemia “ha sido y sigue siendo crucial, confirmándose como parte de la solución a esta crisis”, por lo que es “importante que las entidades, dentro de un marco de seguridad jurídica, puedan preservar unos niveles adecuados de solvencia, liquidez, eficiencia y rentabilidad”.

Sobre Unicaja Banco, ha dicho que afronta la situación "desde una posición de fortaleza financiera, asentada en una trayectoria de gestión y de desempeño colectivo que le ha permitido superar crisis pasadas, lo que es especialmente relevante en momentos de gran incertidumbre como los actuales”.

Ha recordado que la entidad confirmó el pasado 5 de octubre a la CNMV la existencia de "contactos preliminares" con Liberbank para analizar "potenciales oportunidades de inversión u operaciones corporativas que pudieran resultar de interés para los accionistas", y el 8 de octubre se informó de la designación de asesores para esta posible operación.

El presidente de la entidad con sede en Málaga ha confirmado que "los contactos continúan, así como la realización de los correspondientes análisis, aunque en la actualidad los consejos no han adoptado ningún acuerdo al respecto".

Por otra parte, ha apuntado que la situación derivada de la pandemia ha obligado a revisar el Plan Estratégico y de Transformación 2020-2022 de Unicaja Banco, “poniendo el foco en la transformación digital, pero manteniendo todos los valores que caracterizan a esta entidad y, especialmente, la cercanía y confianza en el servicio a nuestros clientes y el compromiso con la sociedad”.

Azuaga ha explicado que los seis primeros meses del ejercicio se han caracterizado por la capacidad de generación de resultados, que permite compensar el impacto negativo transitorio de la COVID-19 en los ingresos básicos y el crecimiento de la actividad a pesar de las dificultades del entorno.

También ha resaltado la reducción continuada de los gastos de explotación y de los activos no productivos, que mantienen elevadas coberturas, así como los altos niveles de solvencia y liquidez, y el refuerzo de las ratios de capital.

Entre los aspectos que ha citado Azuaga figura el beneficio, que, sin las provisiones extraordinarias efectuadas en el contexto de la pandemia, habría ascendido a 133 millones de euros, un 14,8 por ciento superior al del mismo período del año anterior.

Un beneficio de 61 millones

El beneficio neto se elevó a 61 millones, tras dotar provisiones extraordinarias por 103 millones, para afrontar posibles impactos futuros como consecuencia de la pandemia.

En relación con las cifras, ha apuntado que los resultados correspondientes al tercer trimestre del ejercicio serán presentados el próximo 3 de noviembre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios